LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 9. Marzo 2011 – Septiembre 2020.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Argentina.
Panamá.



     
 
LatinPress®. 12 / 9 / 2020. LatinPress.es
   

Los países de bajos ingresos se exponen a perder una década de progreso

 



Latinpress.es 12 / 9 / 2020.
Tres especialistas del FMI, Daniel Gurara, Stefanía Fabrizio y Johannes Wiegand, han advertido que aunque la crisis de la COVID-19 está sacudiendo el mundo entero, los países en desarrollo de bajo ingreso (PDBI) tienen especial dificultad para hacerle frente.

Estos PDBI están experimentando graves contracciones internas a raíz de la propagación del virus y las medidas de confinamiento, al mismo tiempo las limitaciones de recursos y la debilitad de las instituciones restringen la capacidad de sus gobiernos para apuntalar la economía.

El fuerte varapalo de múltiples shocks


Antes de la crisis de la COVID-19, los PDBI ya se encontraban en situación de vulnerabilidad, la mitad de ellos tenían elevados niveles de deuda pública, ahora y desde marzo se han visto golpeados por una drástica contracción de las exportaciones reales; la caída de los precios de las exportaciones, sobre todo el petróleo; menos capital y entradas de remesas; y disminución de los ingresos correspondientes al turismo.

Las remesas, por ejemplo, superaron 5% del PIB en 30 (de 59) PDBI en 2019, pero entre abril y mayo, retrocedieron un 18% en Bangladesh, y un 39% en la República Kirguisa, en comparación con el año anterior. 

En cuanto al impacto interno, si bien la pandemia ha evolucionado con más lentitud en los PDBI que en otras partes del mundo, está infligiendo daños considerables en la actividad económica. Muchos PBDI se apresuraron a contener la propagación. A partir de mediados de marzo, cuando las infecciones declaradas aún eran escasas, aplicaron medidas de contención como controles a los viajes internacionales, cierre de escuelas, cancelación de eventos públicos y restricciones a los encuentros en persona.

Resolver difíciles disyuntivas con escasos recursos


La mayoría de los PDBI no pueden sustentar medidas de contención estrictas durante mucho tiempo, ya que amplios segmentos de la población viven prácticamente en niveles de subsistencia.

Los extensos sectores informales, la débil capacidad institucional y el hecho de que los registros de los pobres están incompletos dificultan la tarea de llegar a los necesitados. Además, los gobiernos tienen apenas limitados recursos fiscales para brindarles apoyo.

Encuestas recientes en 20 países africanos revelan que más de 70% de los participantes corren el riesgo de quedarse sin alimentos durante un confinamiento de más de dos semanas de duración.

Ante esas restricciones, la imposición inmediata —breve pero decisiva— de medidas de contención cumplió un objetivo crítico: aplanar la curva de infección y ganar simultáneamente tiempo para reforzar la capacidad del sector sanitario. Muchos PDBI han seguido esa trayectoria: aunque no dedicaron tanto apoyo fiscal a sus economías como las economías avanzadas o los mercados emergentes, la proporción de gasto adicional dedicado a la salud es mayor.

Por ejemplo, es crítico proteger la educación para que la pandemia no cree una generación COVID que no reciba enseñanza y pierda oportunidades para siempre.

Si existe la infraestructura necesaria, la tecnología a veces puede aprovecharse de manera novedosa. Por ejemplo, para limitar la propagación del virus, Rwanda está explotando la infraestructura financiera digital a fin de desalentar el uso de efectivo. Togo emplea la base de datos de inscripción de votantes para canalizar asistencia hacia grupos vulnerables.

Una década de progreso en peligro


A pesar de todos los esfuerzos de los gobiernos de PDBI, parece imposible evitar daños duraderos a falta de más apoyo internacional. La «cicatrización» a largo plazo —es decir, la pérdida permanente de capacidad productiva— es una posibilidad particularmente preocupante.

La cicatrización es el legado de otras pandemias: mortalidad; peores niveles de salud y educación que deprimen los ingresos futuros; agotamiento de ahorros y activos que obliga a las empresas —sobre todo las pequeñas, que no tienen acceso al crédito— a cerrar las puertas y causa trastornos irrevocables en la producción; y sobreendeudamiento que restringe el crédito al sector privado. Por ejemplo, tras la pandemia de Ébola de 2013, la economía de Sierra Leona nunca retomó la trayectoria de crecimiento previa a la crisis.

La cicatrización produciría fuertes reveses en términos del desarrollo de los PDBI, deshaciendo los avances logrados contra la pobreza en los últimos 7-10 años y exacerbando la desigualdad, por ejemplo en cuanto a la situación de la mujer.

Los PDBI no pueden salir adelante solos


El respaldo de la comunidad internacional es clave para permitirles a los PDBI afrontar la pandemia y recuperarse con fuerza. Entre las prioridades, caben mencionar: 1) garantizar suministros sanitarios esenciales curas y vacunas cuando se las descubra; 2) proteger cadenas de alimentos y medicamentos; 3) evitar medidas proteccionistas; 4) asegurar que las economías en desarrollo puedan financiar gasto crítico mediante donaciones y financiamiento concesionario; 5) asegurar que los PDBI puedan atender sus necesidades de liquidez internacional, para lo cual las instituciones financieras internacionales deben contar con suficientes recursos; 6) re-perfilar y reestructurar la deuda para restablecer la sostenibilidad, y 7) no perder de vista los ODG de las Naciones Unidas, entre otras cosas reevaluando las necesidades cuando ceda la crisis.


 
 

 

 

Trabajo en España, Empleo en España

 

Instituto Internacional de
Investigación de Paz de Estocolmo

 





 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 9. Marzo 2011 – Septiembre 2020.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies