LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 9. Marzo 2011 – Octubre 2020.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.
     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 22 / 10 / 2020. México. Blanca Nieves Palacios Barreda

Dilema de las cocas


 

   

Bolivia ha tenido como cultivo milenario, la coca. Un producto agrícola que es utilizada con fines medicinales y culturales; debido a esta tradicional utilización está contemplado el cultivo de esta planta de hojas de coca en su Constitución.

Se dice que, “cuando el diablo llega y mete la cola la cosa se descompone” de ahí que, de haberse venido sembrando aproximadamente, 12,000 has. para el uso interno del país boliviano, la cantidad iba ascendiendo, para llegar al 2019, a una extensión sembrada de 25,000 has., al desviar gran parte de la producción a los cárteles del narcotráfico para fabricar la cocaína.

El uso ancestral que a la hoja de coca los campesinos bolivianos le ha han dado, es masticarla, al reconocerle propiedades energizantes; tras masticarla e ir haciendo una bolita es escupida.

Muy diferente al uso que, tras su comercial ilegal en otros países, se le ha venido dando, reconocida como, cocaína o polvo blanco que, además de producir enormes cantidades de dólares, por sus agregados, resulta sumamente adictiva y, consecuentemente dañina para el organismo, al provocar: incremento del ritmo cardíaco; presión sanguínea y temperatura corporal; estrechamiento de vasos sanguíneos; incremento del ritmo respiratorio; pupilas dilatadas, nauseas; hiperestimulación; comportamientos extraños y violentos; alucinaciones; irritabilidad; euforia intensa; ansiedad; paranoia; depresión; destrucción del tabique nasal; propensión a infartos cardíacos y derrames cerebrales y, poca excitación sexual.

La cocaína, a la que se le ha llamado, “droga de fiesta”, derivado por la utilización en esos eventos; al  ingerir bebidas embriagantes y tras aspirar el también denominado, “mágico polvo blanco”,  se recupera la estabilidad, aunque por corto período, que puede ser de, 5 a 90 minutos, lo que socialmente hace aparecer, ante los ojos de sus acompañantes como: “muy aguantador para tomar”.

Tras develarse el “secreto” de tal aguante, se ha socializado de tal manera, que hoy se utiliza en todos los sectores de la sociedad, abarcando a hombres y mujeres, viejos y jóvenes, buscando esa “euforia” y “aguante”, sin considerar, por el desconocimiento, el enorme daño que se auto ocasionan, así como el alto grado de adicción que les produce.

En relación con la sabrosa y refrescante bebida, conocida mundialmente como, la Coca Cola, igualmente, por el desconocimiento de su fórmula que, por décadas ha estado guardada como el más importante secreto del mundo en Atlanta y, bajo resguardo en una bóveda de seguridad inexpugnables de dos personas, es un refresco que llega a vender hasta, ¡1,900 millones al día en el mundo!, obteniendo ganancias entre, ¡30 y 40 billones anuales!

El origen de este refresco data de 1886, cuando en Atlanta, un farmacéutico, John S. Pamberton, empieza a vender un jarabe que, era un digestivo, con cualidades, energéticas, mismo que elaboraba con hojas de coca, nuez de coca y agua de soda; sus ventas apenas alcanzaban la docena al día.

Para 1888 Pamberton, vendió su fórmula a, Asa Grigg Candler; el destacado empresario Candler, junto con su hermano, John S. Candler y su contador, Frank Robinson; para 1891 surge lo que conocemos en la actualidad como: The Coca Cola Company; la aceptación de esta bebida era anunciada como un, “elixir efectivo para el cerebro y los nervios”.

Para 1897, traspasó las fronteras estadounidenses, contando a principio del siglo XX con 400 plantas entre, EE.UU., Panamá, Cuba, y Canadá.

Gracias a los soldados americanos, participantes en la II guerra mundial, la Coca Cola fue ampliamente difundida, y de ser un envase de cristal, se pasó a envasar en lata, por su resistencia y, serían entre la marihuana, la Coca Cola y el extracto de amapola, lo que, “ayudaron” a estos jóvenes a soportar los horrores de la guerra y cometer crímenes de lesa humanidad, aún sin castigo por Cortes Internacionales.

El secreto más guardado por la compañía cocacolera, fue dado a conocer por, Mark Pendergrast, en su libro: “Dios, Patria y Coca Cola.

La historia prohibida de la bebida más famosa del mundo”; señala en su texto que, la Coca Cola contiene: “citrato de cafeína, extracto de vainilla, aromatizante, extracto fluido de coca, (obtenida ésta legalmente de la empresa, Stepan Chemical de Chicago, con permiso del Depto. De Justicia de E.U., transportada desde Perú)”, los otros son: los llamados Álcali, con similares propiedades a las mencionadas, y son: sosa, amoníaco y potasio.

Alejandro Calvillo Unna, delegado de la organización “El poder del Consumidor, declara que: “las autoridades sanitarias de México, defienden la “colaboración” de esta empresa refresquera, por sus campañas que aparentan promover la salud”; “por su parte el Dr. Enrique Gómez, de la Asociación de Cardiología de México, declaró que: “150 mil personas mueren al año por enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares”, agregando que: “en la última década se incrementó en un 100% casos de diabetes tipo A, relacionadas con el consumo de esta bebida.

 


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es bnpb146@hotmail.com Colaboraciónespecial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 9. Marzo 2011 – Octubre 2020.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies