LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 9. Marzo 2011 – Junio 2020.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Humberto Caspa
Estados Unidos

   
   
 

LatinPress®. 6 / 6 / 2020. Humberto Caspa. Estados Unidos

   

Racismo sistémico y racismo estructural

 

La administración Trump oficialmente reconoció que no existe racismo sistémico dentro del cuerpo policial de Estados Unidos. 

Robert O´Brien, Consejero de Seguridad Nacional, aseguró a Jake Tapper, conductor de la cadena CNN, que el racismo en la policía es de tipo individual y no sistémico.  Tenemos unas “manzanas podridas” en la policía”, concluyó O´Brien.

El supuesto hecho de que hay solo malos policías y no es el sistema el que está corroído por el racismo es un insulto a George Floyd y a todos los que hemos sentido el racismo por parte de algunos miembros de la policía.

Todos sabemos que los policías actúan –por decisión propia o condicionados por su sistema y estructura— en forma selectiva contra algunos miembros de la comunidad.

En el caso de Floyd nos enseña muchas cosas, especialmente la existencia del racismo sistémico y el racismo estructural.

Dereck Chauvin, el policía euro-estadounidense (blanco) que terminó alevosamente con la vida de un ciudadano afroamericano, es una persona que practica el racismo a nivel personal y su comportamiento está condicionado, a la vez, por una cultura racista.

Ahora bien, no todos los que cometen violaciones raciales contra miembros de los grupos minoritarios son policías euro-estadounidenses, sino también hay policías que pertenecen a grupos étnico-nacionales minoritarios, como policías latino-estadounidenses, asiáticos-estadounidenses e incluso policías afroamericanos.

Uno pensaría que el racismo de los policías de grupos minoritarios es hacia miembros de la población mayoritaria euro-estadounidense, pero no es así. 

El racismo de estos policías se dirige hacia miembros de su propia gente.  ¿Por qué ocurre así?

El policía estadounidense trabaja dentro de una institución que opera bajo normas que discriminan a miembros pertenecientes a los grupos minoritarios. 

En este sentido, un/una policía puede no ser racista y puede que en su vida privada exprese simpatía por los grupos minoritarios.  Empero, cuando desarrolla sus labores dentro de una institución racista, su comportamiento es fiel reflejo a las características de su institución de trabajo.

El comportamiento de Tou Thao y Alexander Kueng, los otros dos policías que participaron en la matanza de George Floyd, ilustran claramente este tipo de efectos. 

No solamente condescendieron con la actitud brutal de Dereck Chauvin, sino que le ayudaron a cometer el crimen.

Lo anterior significa que Thao y Kueng trabajan dentro de una estructura (cultura laboral, ideología, costumbres, etc.) racista, cuyo sistema es operado por la intolerancia.

Así, para reducir estos niveles de racismo en la policía se requiere de normas, leyes y una cultura tolerante a los grupos minoritarios.  Cualquier otro tipo de solución es superficial y no atenta contra el problema real de la policía: racismo sistémico y estructural.


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es hcletters@yahoo.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies