LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 9. Marzo 2011 – Abril 2020.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Humberto Caspa
Estados Unidos

   
   
 

LatinPress®. 25 / 4 / 2020. Humberto Caspa. Estados Unidos

   

It´s the virus, idiot!

 

El problema que está haciendo tambalear a la economía nacional no son los inmigrantes, tampoco es el acoso de los pequeños barcos armados iraníes a las naves norteamericanas en el norte del Golfo Pérsico, menos es la ineptitud de Nicolás Maduro en Venezuela.  El problema es el virus, ¡idiota!

Desde el primer momento en que escuchó el coronavirus, Donald Trump simplemente lo ignoró. 

No quiso entender las consecuencias biológicas que causan estos organismos microscópicos cuando atacan a las células dentro del aparato respiratorio. 

Se reproducen rápidamente, deterioran al pulmón, dejándolo casi sin funcionamiento.

Recientemente se registraron más de 46.000 personas muertas en Estados Unidos a causa de los efectos de este mal, mientras que alrededor del mundo esa cifra ascendió a más de 186.000.

Los efectos del coronavirus en el pulmón es el inicio de un proceso que va más allá de la biología.  Inicialmente genera desasosiego en la sociedad, desestabiliza al gobierno, paraliza el trajín de los autos en las calles y el movimiento de la gente en los centros comerciales. 

La población se queda, por voluntad propia o por restricciones gubernamentales, metidas en sus casas.

Algunos simpatizantes de Trump, los más retrógrados e irracionales, se apostaron en tumulto en las calles de varias ciudades, exigiendo la reanudación de las actividades laborales y condenaron el “autoritarismo” de los gobiernos locales. 

Si el virus fuera un organismo viviente con ojos, seguramente estaría mirando con ansiedad la insensatez de esta gente.

El coronavirus, como otros virus que abundan en la tierra, son parásitos invisibles al ojo humano. 

No se transportan por sí solos, sino que son movidos involuntariamente de un lugar a otro por personas, animales, e incluso objetos.

En este sentido, los virus no conocen barreras fronterizas, no les importa si una persona es blanca o negra, o si es latino, asiático o americano indígena. 

Tanto un joven como una persona mayor pueden contagiarse, aunque en los adultos la infección que produce puede ser letal.

Al coronavirus no le importa que Donald Trump firme una orden ejecutiva que reduce la llegada de migrantes a nuestro país. 

Esta orden no impedirá que los visitantes de las playas de Miami o Jacksonville o los centros comerciales de Atlanta, Georgia, se contagien.

El coronavirus es el elemento desestabilizador y el que ha causado reacciones secundarias en la economía, la política y la sociedad. 

Lo demás son ingenuidades: como la recompensa impuesta por la cabeza de Nicolas Maduro o la reciente censura de Trump a los pequeños barcos armados iraníes que aparentemente causaron malestar a las gigantes naves norteamericanas por incursionar muy cerca de su espacio náutico.  It´s the virus, idiot.


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es hcletters@yahoo.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies