LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 26 / 4 / 2018. México. Blanca Nieves Palacios Barreda.

Promesas y Juramento


 

   

Con ese sentimiento deidificador que nos caracteriza a los mexicanos, -aunque por fortuna, no nos lleva, como a miembros de otras religiones, a matar o sacrificarnos en “nombre de Dios”-, en estos tiempos electorales, en el que los candidatos a ocupar la silla presidencial de ésta República, en el desarrollo de sus campañas  andan como dijeran las abuelitas. “ofreciendo las perlas de la virgen”.

En  una pre campaña de varios meses, avalada por el Instituto Nacional Electoral (INE),   aparecieron en el escenario político tres candidatos, respaldados por Partidos políticos y tres candidatos independientes; Andrés Manuel López Obrador, con el  lema de campaña: “Juntos haremos historia” respaldado por los Partidos: Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), del Trabajo y Encuentro Social.

Ricardo Anaya Cortés, bajo el lema: “Por México al frente” con el Partido de Acción Nacional, (PAN), Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano.

José Antonio Meade Kuribreña, con el lema “Todos por México” en alianza con el  Partido Verde Ecologista de México (PAVEM), y Nueva Alianza (PANAL).

Los Independientes, obligados a recabar y presentar ante el INE, más de un millón de firmas de simpatizantes mexicanos con su candidatura, fueron: María de Jesús Patricio Martínez;  Margarita Ester Zavala del Campo, Armando Ríos Peter y Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, estos dos últimos Senador y Gobernador, respectivamente, quienes sin haber concluido con la responsabilidad adquirida,  solicitaron “licencia”, para retirarse del cargo, de ahí que si pierden, vuelven a sus puestos muy tranquilos, suponemos con algo de frustración.

Al haberse dado oficialmente inicio las campañas, se desató la locura, tanto por parte de las Instituciones encargadas de estos procesos electorales, INE y Tribunal Electoral del Poder de la Federación (TEPJF, más conocido como TRIFE), cómo por los candidatos y por supuesto de la ciudadanía, parte esencial –se supone-, en este evento democrático.

En principio se dio un enfrentamiento entre el INE y el TRIFE, debido a que los candidatos independientes: Margarita Zavala, Jaime H. Rodríguez y Ríos Piter, entregaron una cantidad menor a la establecida y muchas de ellas, eran falsas; al dar a conocer ésta “irregularidad” el INE, Zavala y Rodríguez, acudieron al TRIFE, quien falló a su favor y el INE, se vio en la obligación de aceptarlos como candidatos, no así a Ríos Piter, ni a Patricio Martínez, quien debido a un accidente  automovilístico de funestas consecuencias, sufrido durante su campaña, suspendió la recolección de firmas.

Las denuncias mutuas entre los candidatos, a las que ya nos tienen acostumbrados, no han cesado, sobre todo en lo relacionado a actos de corrupción cometidos durante el tiempo en el que han ocupado cargos públicos; nos preguntamos, ¿por qué tales señalamientos de robos, fraudes, desvíos de cantidades millonarias al erario público, no habían sido denunciadas?; ¿por qué las autoridades electorales permitieron desde un inicio el registro a personas sobre la que pesan serias dudas sobre su honorabilidad?.

Con todo esto, nos encontramos que los ciudadanos no aprenden, y eso es lo peor que le puede ocurrir a un país, que se siga dando crédito a promesas tan recurrentes como incumplidas: “que terminarán con la corrupción”; “que la seguridad será prioridad”; “que la educación es su mayor preocupación”, “que se combatirá con toda la fuerza del Estado a la delincuencia”;  “los niños, los ancianos y las madres solteras tendrán seguridad económica”; “se terminará con la pobreza”.

Incluso, el candidato priista, ha prometido “acabar con la corrupción mediante la confiscación de dinero, propiedades y bienes de quienes hayan cometido actos de corrupción” (sic); tendrá que empezar con el actual Presidente, Enrique Peña Nieto y quien fuera Secretario de Hacienda y Crédito Público y actual Secretario de Relaciones Exteriores,  Luis  Videgaray y Rosario Robles, quien es señalada como presunta responsable de un desvío de más de mil millones de pesos cuando se desempeñó como Secretaria de Desarrollo Social.

Aun así, usted puede ver al tumulto de ciudadanos que acuden a los mítines de los candidatos, pidiéndoles con singular entusiasmo un “selfy”, y se pelean por estar cerca de ellos, abrazarlos, tocarlos y hasta besarlos.

Nos queda por escuchar, tras la elección del futuro Presidente de México, el 1° de Julio de éste 2018,  el Juramento Presidencial ante Senadores y Diputados,  plasmado en el artículo 87 de nuestra Constitución que señala: “ Prometo guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la República que el pueblo me ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión; y si así no lo hiciere que la Nación me lo demande”.

Creo que los presidentes que han hecho éste juramento durante más de 9 décadas, no han entendido a cabalidad que significa: “mirando por el bien y prosperidad de la Unión”, cómo tampoco parecen entender aquello de: “si así no lo hiciere, que la Nación me lo demande”; ni los ciudadanos mexicanos tampoco, al parecer. 
bnpb146@hotmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 7. Marzo 2011 – Abril 2018.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies