LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 
LatinPress®. 5 / 7 / 2018. LatinPress.es
   

Obrador, el Revolucionario del Siglo XXI

 


Peña Nieto y López Obrador en el Palacio Nacional. Fuente: Cuartoscuro


Latinpress. 5 / 7 / 2018.
Hace un poco más de un siglo, la Revolución mexicana llegaba a su fin después de más de siete años de guerra civil, el causante principal de esta lucha brutal por el poder político fue la desigualdad social que produjo las políticas económicas del dictador Porfirio Díaz, presidente de México entre 1876 y 1911.

El día domingo primero de julio, los mexicanos nuevamente se sublevaron contra las injusticias de su gobierno, especialmente contra la maquinaria política del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Acción Nacional (PAN); contra los grupos de interés económicos, los ejes de corrupción y unas políticas neoliberales que, desde 1982 hasta hoy, profundizaron las diferencias económicas entre los que tienen y los que apenas tienen para sobrevivir.

Sin embargo, esta vez, los mexicanos no optaron por la lucha armada, sino que recurrieron a las urnas electorales para realizar cambios en la sociedad. 

De acuerdo al conteo rápido del Instituto Nacional Electoral, un poco más del 53% decidió darle apoyo a Andrés López Obrador, candidato de la izquierda Morena.

Durante el periodo del Porfiriato, nos comenta el sociólogo sueco Göran Therbon, la población de los sectores económicos más afectados “se encogió” debido a la escases de comida y a la constante explotación laboral por parte caciques y empleadores inescrupulosos.   Mientras tanto, las elites económicas locales y los inversionistas extranjeros lograron jugosas ganancias.

Hoy, los pobres de México no se encogieron, pero han sufrido los vejámenes del neoliberalismo salvaje.  Desde Salinas de Gortari hasta el gobierno de Peña Nieto, tuvieron que soportar políticas neoliberales que profundizaron sus males económicos.

Durante este periodo de desregulación, la sociedad mexicana se vio diezmada por los problemas sociales.  Hubo un proceso migratorio desde el campo hacia las zonas urbanas debido a que el capital extranjero y local raras veces invierte en las áreas rurales.

Después de conocerse los datos del conteo rápido, Manuel López Obrador expresó que la propiedad privada de los grupos económicos está garantizada; no va a haber ningún tipo de nacionalizaciones ni mucho menos un golpe al proceso democrático de México.  También dijo que el Banco de México mantendría su autonomía.

López Obrador se comprometió a pelear contra los delitos de cuello blanco, al tiempo que aseveró que ningún corrupto será protegido por el Estado.  Si sus partidarios políticos cometen algunos ilícitos, también serán procesados como cualquier ciudadano.

Cuando estuvo de jefe de gobierno de la Ciudad de México, López Obrador demostró ser un administrador eficaz. 

“Quiero que la historia me juzgue y me recuerde como un presidente bueno”, dijo al concluir su discurso.  López Obrador es el revolucionario del Siglo XXI.


Humberto Caspa.


 
 





 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies