LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 
LatinPress®. 25 / 5 / 2018. LatinPress.es
   

En Nigeria hay mujeres con hambre y violadas por soldados

 


Amnistía Internacional


Latinpress. 25 / 5 / 2018.
Miles de mujeres y niñas que han sobrevivido a la dominación brutal del grupo armado Boko Haram han sido sometidas después a abusos por las fuerzas de seguridad nigerianas que afirman estar rescatándolas, ha manifestado Amnistía Internacional (AI) en un nuevo informe publicado ayer jueves.

Con el título de "They betrayed us" (“Nos han traicionado”), el informe revela cómo el ejército nigeriano y la Fuerza Especial Conjunta Civil, milicia que colabora con él, han separado a mujeres de sus esposos y las han confinado en remotos “campos satélite”, donde las han violado, a veces a cambio de comida.

AI ha recopilado datos que prueban que miles de personas han muerto de inanición en los campos de acogida de Borno, estado del nordeste de Nigeria, desde 2015

Osai Ojigho, directora de Amnistía Internacional Nigeria: “En vez de recibir protección de las autoridades, las mujeres y las niñas han sido obligadas a someterse a la violación para no morir de hambre”. En algunos casos, los abusos parecen ser parte de una campaña de persecución de toda persona que parezca tener algo que ver con Boko Haram. Las mujeres afirmaban haber sido golpeadas y llamadas “esposas de Boko Haram” por los agentes de los servicios de seguridad al denunciar el trato que habían recibido.

A medida que el ejército de Nigeria fue arrebatando territorio al grupo armado en 2015, ordenó a los habitantes de las zonas rurales trasladarse a campos satélite, matando a veces indiscriminadamente a quienes se quedaban en sus casas. Centenares de miles de personas huyeron o fueron obligadas a salir de esas zonas.

El ejército inspeccionaba a todas las que llegaban a los campos satélite y, en algunos, detenía a los hombres y los niños de entre 14 y 40 años, así como a las mujeres que no iban acompañadas por sus esposos. La detención de tantos hombres ha hecho que las mujeres tengan que cuidar solas de sus familias.

Violación de mujeres afectadas por el hambre y explotación sexual


Decenas de mujeres han descrito cómo los soldados y los miembros de la Fuerza Especial Conjunta Civil se valían de la fuerza y de amenazas para violarlas en los campos satélites, en muchos casos aprovechándose del hambre para obligarlas a ser sus “novias”, lo que suponía estar sexualmente a su disposición en todo momento.

Cinco mujeres contaron a Amnistía Internacional que habían sido violadas a finales de 2015 y principios de 2016 en el campo del hospital de Bama, donde prevalecían condiciones de hambruna.

Las mujeres han declarado que la explotación sexual se ajusta a un sistema organizado, en el que los soldados acuden abiertamente al campo en busca de sexo y los miembros de la Fuerza Especial Conjunta Civil eligen a las mujeres y las niñas que son “guapas” para llevárselas a los soldados que esperan fuera.

Osai Ojigho ha añadido que el sexo en estas circunstancias tan sumamente coercitivas es siempre violación, incluso si no se utiliza la fuerza física, pero a los soldados y los miembros de la Fuerza Especial Conjunta Civil nigerianos les da igual porque no les pasa nada.

Muertes a causa del hambre


Las personas confinadas en los campos satélite sufrieron una grave falta de alimentos desde principios de 2015 hasta mediados de 2016, cuando aumentó la asistencia humanitaria.

Sólo en el campo del hospital de Bama murieron centenares, como mínimo, aunque posiblemente fueran miles, durante ese tiempo. Las personas entrevistadas coincidían en explicar que durante esos meses se producían de 15 a 30 muertes diarias por hambre y enfermedad. Las imágenes de satélite muestran cómo se fue ampliando rápidamente el cementerio del campo durante ese tiempo. Se producían también muertes a diario en otros campos satélite, como los de Banki y Dikwa.

Incluso cuando el gobierno y las ONG internacionales distribuyen alimentos, la corrupción en gran escala impide a muchas personas acceder a ellos.

Mujeres recluidas en el cuartel de Giwa


La investigación de Amnistía Internacional revela además que, desde 2015, se ha recluido a centenares de mujeres, junto con sus hijos e hijas, en el centro de detención del cuartel de Giwa. Aunque las mayoría han sido puestas en libertad, un número no determinado continúan bajo custodia militar.

Muchas de las mujeres detenidas desde 2015 habían sido víctimas de secuestro o matrimonio forzado a manos de Boko Haram y, en vez de rescatarlas, el ejército las detuvo por ser “esposas de Boko Haram”.

Amnistía Internacional recibió cinco informes de violencia sexual en el cuartel de Giwa, y siete mujeres dijeron que habían dado a luz sin asistencia médica en sus sucios calabozos, donde estaban hacinadas. Al menos 32 niños y niñas, incluidos bebés, y 5 mujeres habían muerto bajo custodia desde 2016.

Abusos de Boko Haram


En muchos casos, las mujeres entrevistadas habían pasado meses o años viviendo bajo la represiva dominación de Boko Haram. Algunas afirmaban haber sido obligadas a casarse con miembros del grupo armado o azotadas por incumplir sus estrictas normas. Siete dijeron que habían presenciado la ejecución de familiares o vecinas suyas que habían intentado escapar.


 
 





 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies