LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 3 / 3 / 2018. México. Blanca Nieves Palacios Barreda.

En México se izó la bandera al revés


 

   

Ningún mexicano ignora que, el llamado “Glorioso” Ejército Mexicano -que de glorioso no tiene nada-, ha ocultado de siempre  un cúmulo de información a la sociedad  y,  ha tenido al frente a dos personajes: el Comandante en Jefe y al Secretario de la Defensa Nacional; el primero, el Presidente de la República;  el segundo, un General; ninguno de estos personajes destacan por su honorabilidad y amor a su Patria; actualmente desempeñan esos cargos, Enrique Peña Nieto y el General Salvador Cienfuegos Zepeda.

El Ejército Mexicano, está conformado por aproximadamente 271 mil 548 elementos, más la reserva nacional,  que se compone de 750 mil jóvenes, denominados conscriptos, que son los que realizan su servicio militar, más obligados que por voluntad propia, pues para cualquier trámite se les exige su “cartilla militar”, misma que se puede conseguir de diversas maneras;  cabe aclarar que los jóvenes al cumplir sus 18 año, que acuden a realizar éste compromiso,  no se les enseña  a manejar  ningún tipo de arma.

Las fuerzas castrenses cuentan con alrededor de 541 Generales, muchos de esos grados no son ganados por su participación en batallas, guerras o enfrentamientos con algún enemigo, que ponga en peligro la seguridad de nuestro territorio, son otorgados por el Presidente de la República con el propósito de mantener estrecha relación con los altos mandos del ejército y saberse protegido durante su sexenio; llevan pues tales ascensos un tinte meramente político.

Los Grados en el Ejército son: Tropa (Soldado raso, Soldado de primera, Cabo, Sargento segundo y Sargento primero); Oficiales (Subteniente, Teniente, Capitán segundo,  Capitán primero); Jefes (Mayor, Teniente Coronel, Coronel); Generales (Brigadier, de Brigada y de División).

La Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), se vio beneficiada en su presupuesto,  con un incremento  de un 18%, 102 mil millones de pesos para éste 2018, contrariamente a los presupuestos destinados a: educación, salud, campo y cultura, reducidos como en años anteriores.

De éste enorme presupuesto que siempre goza la SEDENA, los principales beneficiarios son los Generales y Coroneles, que disfrutan de sueldos superiores a los 200 mil pesos, más un cúmulo de beneficios; el resto tiene que cumplir una serie de requisitos  para poder obtener mayores Grados en su carrera militar, para que se vea reflejado en sus salarios.

Aún,  cuando la disciplina militar es férrea en todos los sentidos y, severamente castigados cuando se da alguna infiltración informativa,  trasciende la inconformidad cuando a todas luces lo que impera al interior del Ejército, es el autoritarismo, la desigualdad, el abuso de  los altos mandos, en perjuicio de militares de rangos menores.

Para los ciudadanos comunes, nos resulta inexplicable cómo es posible que los altos mandos de ese Glorioso Ejército, en aras de una servil “disciplina”,  permitan que se  trastoque  la dignidad y el respeto a nuestra Nación,  por parte de un solo hombre, el Presidente de la República en turno.

Con estupefacción hemos visto los mexicanos,  en no pocas ocasiones en éste sexenio, que en eventos de relevante importancia, izan la Bandera rota, o se cae, o  como ocurrió éste 24 de febrero, fecha en la que se festeja el día de nuestra  Bandera. Los militares, diestros en el conocimiento del manejo de nuestro lábaro patrio, la izaron al revés, en el Campo Marte, y en presencia del Comandante en Jefe, Enrique Peña Nieto y de altos mandos militares, sucediéndose en varios Estados de la República ésta acción.

Cómo detiene ello el interpretar las señales del malestar ciudadano y de los mismos militares y, de reconocer la inconformidad y el rechazo hacia la persona y el hartazgo de los mexicanos, militares o civiles, sobre Peña Nieto, o simplemente nos ignora, ante éste hecho de la bandera al revés, dijo tras el acto: “Se retiró la Bandera porque fue mal colocada e izada, al final de cuentas estamos hoy aquí, en éste esplendido escenario con muchas banderas, con éste símbolo que nos da identidad, no importa si está al revés o al derecho, hacia atrás o adelante, la Bandera es el símbolo que nos da sentido de identidad  y pertenencia” (sic).

Al parecer, la supina ignorancia del “Comandante en Jefe”,  no le permite saber que, una Bandera izada al revés, el protocolo internacional reconoce como  una acción  de legítima protesta, de rendición, denuncia de secuestro o terrorismo; el Gral. Cienfuegos Zepeda,  que si debe conocer el significado de ésta acción, nada dice al respecto, no menciona si fue error, fue protesta y, ¿qué ha ocurrido con los militares encargados de izar la Bandera?; como en otros muchos casos, de desapariciones, violaciones  y asesinatos en los que  él Ejército está involucrado… el secreto militar, es la respuesta.


bnpb146@hotmail.com
 Colaboración especial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 7. Marzo 2011 – Marzo 2018.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies