LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 9 / 8 / 2018. México. Blanca Nieves Palacios Barreda.

Mentiras y Traiciones


 

   

Pasado los tiempos de campañas electorales; el esperado día de las elecciones; la euforia de millones de mexicanos, ese mismo 1° de julio pasado, al enterarse del reconocimiento de que el ganador había sido el Lic. Andrés Manuel López Obrador (AMLO), dirigente del Partido Político, Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA),  como a las  21:00 hrs. aquello fue motivo de alegría nacional.

Las incertidumbres de un nuevo fraude cayeron por su propio peso, cuando fue precisamente el candidato del Partido oficial, el Revolucionario Institucional (PRI), José Antonio Meade Curibeña, quien salió en todos los canales televisivos a reconocer que el voto no le había sido favorable y felicitaba a López Obrador por su indiscutible  triunfo, hurtándole tal derecho declaratorio al mismo Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdoba.

La militancia morenista descansó, pues estaba presta a defender el triunfo de su candidato, “hasta con la vida”, decían, a pesar de que a AMLO, se le veía más que tranquilo y declarando desde meses antes de la elección: “éste arroz ya se coció”.

Se empezó hablar de la “reconciliación”, y los mexicanos entendimos que sería una reconciliación entre los ciudadanos, que en sus diferentes preferencias políticas, hasta entre familias se dieron distanciamientos y enojos.

Desde antes de las elecciones ya AMLO había venido dando a conocer el nombre de algunas personas que conformarían  su gabinete, y lo ha seguido haciendo.

Gran inconformidad ha ocasionado algunos de esos  nombramientos; la sorpresa e inconformidad se ha venido manifestando no solo entre la ciudadanía, sino entre sus propios militantes e incluso algunos de los ya favorecidos como parte del equipo que detentara el poder este nuevo sexenio, así lo han dicho.

Recordando la historia de México, los mexicanos hemos aprendido que en política, nada es espontaneo, y todo es producto de negociaciones, de acuerdos, de componendas y que la confianza ha sido motivo de muchos asesinatos.

Emiliano Zapata un reconocido líder campesino que destacó en la Revolución de 1910, llamado “el caudillo del sur”, fue traicionado por el Presidente Venustiano Carranza, encomendando al General Jesús Guajardo Martínez lo asesinara.

Guajardo se ganó la confianza de Zapata, quien le pidió una prueba de su lealtad, se la dio, fusilando a aproximadamente unos 50 soldados de sus tropas, previa autorización de Carranza; Guajardo le preparó una emboscada en la Hacienda de Chinameca y un 10 de abril de 1919 fue acribillado desde diferentes frentes. Así perdió la vida, quien fuera el símbolo más importante de la resistencia campesina mexicana.

Francisco Villa, “el centauro del norte”, cuyo verdadero nombre era, José Doroteo Arango Arámbula,  fue igualmente asesinado en una emboscada, en Hidalgo del Parral,  Chihuahua, un 20 de julio de 1923, organizada por el Presidente Álvaro Obregón y quien lo sucedería en la presidencia, Plutarco Elías Calles, llevando a cabo el asesinato, el Coronel Félix Lara, mediante el pago de 50 mil pesos y su grado de General.

Francisco I. Madero, presidente electo y su vicepresidente, José María Pino Suarez, fueron víctimas de la traición y asesinados por quien fuera su Comandante de las Fuerzas Armadas, Victoriano Huerta un 22 de febrero de 1913.

Luis Donaldo Colosio, quien fuera candidato del PRI a la presidencia de la República, fue asesinado en un acto multitudinario de campaña un 23 de marzo de 1994, siendo señalado culpable un joven de 24 años,  Mario Aburto Martínez, recibiendo una sentencia de 50 años.

Tras una serie de investigaciones, a la fecha se sigue sosteniendo que Aburto fue solo un “chivo expiatorio”, y en la mente colectiva persiste que, fue un complot orquestado desde la misma presidencia, encabezada por Carlos Salinas de Gortari.

Son muchas las personas que formarán parte del gabinete del Presidente electo, cuya reputación es más que dudosa en lo que a honradez y respetabilidad se refiere y, a  quienes nosotros los ciudadanos les  cubriremos sus salarios, como se los hemos venido pagando desde muchos años atrás.

El oportunismo de muchos de esos personajes raya en el cinismo pues han sido unas verdaderas ratas, que viendo que su barco se hunde, sin pudor alguno, brincan al que va a flote.  

El Presidente electo, López Obrador, constitucionalmente ésta en todo su derecho de nombrar a las personas  que le acompañarán durante un sexenio a dirigir los destinos del país, como también tiene la sagrada y democrática obligación de escuchar a un pueblo que le dio su confianza y apoyo para que viera realizado su más preciado sueño y que, tras las barreras que ya nos empiezan a imponer, vemos con claridad meridiana que… está metiendo al enemigo en casa. bnpb146@hotmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 7. Marzo 2011 – Julio 2018.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies