LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 27 / 6 / 2019. México. Blanca Nieves Palacios Barreda.

Los honorables


 

   

Cuando ocurren cosas muy extrañas, desde violaciones a la ley, enormes fraudes, un alto índice de violencia, masacres inconcebibles, violaciones y asesinatos de niños y mujeres y muchos delitos más, propios de un estado de corrupción, que ha enraizado durante muchos años y, no hay una debida aplicación de la justicia, antes, al contrario, es la impunidad y la injusticia lo que prevalece, se suele decir: sólo aquí en México pasan estas cosas.

Y hay mucha razón en ello, pero en la actualidad, las críticas se han acentuado en estos seis meses y medio en los que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) está al frente del gobierno.

Igualmente, empiezan a aflorar las divisiones en las “benditas redes sociales”, en las que igual se critica, por un sector de ciudadanos acremente todo lo hecho por el nuevo presidente, como se defiende y aplaude a ojos cerrados todo aquello que haga, por sus seguidores.

Y esto trasciende las redes y es utilizado por periodistas, académicos, escritores, en los que también es notoria la división de posturas en torno al presidente y su nueva forma de hacer las cosas.

No se puede, aún, hablar de división de la sociedad porque son muchos millones de personas las que apoyan al presidente en turno, otros muchos millones nada dicen, y menos cuando se han estado viendo favorecidos mediante cantidades mensuales que se les otorga, y que el presidente AMLO lo dice en cada conferencia de prensa mañanera y en cada mitin que realiza en los diferentes Estados y Municipios de la República todos los fines de semana.

Habla con entusiasmo, con fuerza, sin titubear, ni de manera pausada, sobre los programas de asistencia social económicos, destinados a ancianos, discapacitados, estudiantes, y a jóvenes que no estudian ni trabajan, si deciden estos últimos en trabajar como aprendices en cualquier empresa privada.

Es plausible y algo que a los ciudadanos se les daba, solo en períodos de campaña, durante los procesos electorales.

Pero siendo realistas y objetivos, estos apoyos de 2.500 pesos o 1. 600, no son la solución para combatir la pobreza. El programa de “Apoyo a la Palabra”, con el que se adquiere un préstamo de 5 o 6 mil pesos para iniciar cualquier negocio, y que se empieza a pagar a los 3 meses y al cubrir el total del préstamo, automáticamente se le presta otra cantidad mayor.

Es de sorprender que estos y muchos otros programas que, aun no inician, son criticados justamente por quienes menos autoridad tienen, los expresidentes, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, quienes en sus sexenios han sido de los peores que hemos padecido como mexicanos; es de reconocer que, Peña Nieto, nada dice.

Hay Quienes aún los señalan como personas “honorables”, que hicieron lo mejor por su país; y esos “honorables” personajes,  hoy se han dedicado a descalificar al nuevo gobierno, el primero, a sembrar marihuana y a promover su legalización y venta; el segundo a formar un nuevo partido político en compañía de su esposa y, el tercero a bailar, simplemente a bailar.

Sin un ápice de vergüenza los personajes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), cuya corrupción no ha dejado lugar a dudas cómo la de Pedro Joaquín Coldwell, Enrique Reza Ochoa, Claudia Ruiz Massiu Salinas de Gortari, se hacen eco de esas críticas destructivas; del Partido de Acción Nacional (PAN),  el ex presidente, ex diputado y actual  senador y empresario,  Gustavo Madero, sube a la tribuna a vociferar de la peor manera y descalificar, lo hecho y por hacer, por el presidente AMLO. 

Queda claro que esas acciones, actitudes y comportamientos, no son propias de “personajes honorables”, como se autocalifican, ni de miembros de partidos de oposición, sino de corruptos personajes que mucho daño han hecho al país y han sido mantenidos por los mexicanos durante décadas, pues se la han vivido en las cámaras, en las secretarías y en las presidencias de sus partidos políticos, viviendo del erario, haciendo enormes fortunas al amparo del poder.

El presidente López Obrador debe entender que no hay enemigo pequeño, y aunque se la pase haciendo declaraciones de amor y paz y, que  tiene la obligación de asumir su responsabilidad como tal y reconocer que ya no es el candidato, son muchas las tareas y responsabilidad que debe sacar adelante para recomponer este país, y aplicar la justicia contra toda esa mafia del poder que hundió  a nuestro país;  debe demostrarle al mundo que, si bien no es un presidente belicoso, tampoco estará como los anteriores presidentes de México, postrado de rodillas ante el presidente de EE.UU.


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es bnpb146@hotmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 8. Marzo 2011 – Junio 2019.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies