LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 
LatinPress®. 6 / 10 / 2018. LatinPress.es
   

Las Mujeres refugiadas en Grecia

 


Una mujer refugiada y su hija, en Grecia. Helena Vázquez

 

 

Latinpress. 6 / 10 / 2018. Amnistía Internacional (AI) ha publicado el informe I want to decide my future: Uprooted women in Greece speak out donde revela las arriesgadas travesías que hacen mujeres y niñas y las terribles condiciones y peligros a los que han de enfrentarse cuando por fin llegan a las islas o al territorio continental de Grecia.

El estudio también pone de relieve la tremenda resiliencia y la fuerza que estas mujeres han demostrado para superar la adversidad.


Kumi Naidoo, secretario general de Amnistía Internacional, ha dicho que es deplorable inacción de los gobiernos europeos a la hora de abrir rutas seguras y legales para las personas refugiadas que huyen de la guerra pone a las mujeres y niñas en riesgo de sufrir terribles abusos.


AI ha hablado con más de 100 mujeres y niñas que viven en campos de refugiados y otros alojamientos en Atenas y sus alrededores y en las islas griegas desde marzo de 2017, citando el caso de una mujer refugiada que aseguró que cuando los gobiernos europeos cerraron las puertas a las personas refugiadas, las mujeres quedaron expuestas a los abusos de los traficantes, la mujer afgana dijo que no podían pedir ayuda a la policía ni a otras personas porque son ilegales, lo que es aprovechado  por los traficantes.


La mayoría de las personas refugiadas y migrantes que llegan a Grecia son ahora mujeres, niñas y niños, más del 60% de las personas que han llegado este año. Pero debido al acuerdo sobre migración alcanzado entre la Unión Europea (UE) y Turquía en marzo de 2016, las personas que llegan a las islas griegas se encuentran atrapadas en terribles condiciones en precarios campos de refugiados patrocinados por la UE.


El hacinamiento ha alcanzado un punto crítico, con más de 15.500 personas viviendo en cinco campos en las islas que fueron diseñados para albergar a unas 6.400 personas.

Miles de personas, en muchos casos con necesidades específicas, como las que tienen una discapacidad y los bebés, duermen en tiendas de campaña alrededor de las zonas principales de los campos. La falta de saneamiento, el insuficiente suministro de agua potable para el consumo, las corrientes de aguas residuales y las plagas de ratones y ratas son habituales en todos los campos.


Varias mujeres embarazadas explicaron a Amnistía Internacional que tenían que dormir en el suelo y tenían muy escaso o ningún acceso a atención prenatal.

Debido a la falta de cerraduras en las puertas de los baños y a la deficiente iluminación, actividades cotidianas como ir a los sanitarios, ducharse y hasta el mero hecho de caminar por la noche se convierten en actos plagados de peligros para las mujeres y niñas.


En la Grecia continental hay unas 45.500 personas refugiadas y migrantes viviendo en alojamientos temporales en zonas urbanas o en campos de refugiados.


Las condiciones en los campos del territorio continental siguen siendo deficientes, y este año la falta de alojamiento ha obligado a reabrir tres campos que habían sido cerrados por considerarse inhabitables, sin ninguna mejora sustancial de las condiciones.


Una mujer yazidí procedente de Irak y residente en el campo de Skaramagas, situado cerca de Atenas, dijo a Amnistía Internacional que se sentían olvidadas porque apenas pueden comunicar sus problemas porque nadie habla su lengua, lo que les impide lograr mayor y más adecuada información; la ausencia de mujeres intérpretes es un gran obstáculo para acceder a servicios esenciales, como instalaciones de salud sexual y reproductiva o asistencia jurídica.


Sin embargo, pese a estos descomunales desafíos, las mujeres refugiadas en Grecia se unen para poner en marcha iniciativas que les permitan cambiar su vida, como espacios adecuados para mujeres en zonas urbanas donde mujeres y niñas se reúnen y pueden acceder a servicios, reconstruir redes de apoyo y adquirir conocimientos y aptitudes que necesitan para labrarse una vida mejor para ellas y sus familias.


 
 





 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies