LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 11 / 11 / 2018. México. Blanca Nieves Palacios Barreda.

La Robocracia


 

   

Tras ocho décadas de gobiernos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del Partido de Acción Nacional (PAN), finalmente los mexicanos decidieron dar un cambio al estilo de gobierno que tendremos en los próximos seis años con Andrés Manuel López Obrados (AMLO) como Presidente Constitucional de la República Mexicana.

Ya no nos extraña, ni nos sorprende, que los gastos  que la transición ocasiona serán en 86 días,  150 millones de pesos; “pecata minuta” dicen algunos, cuando aquí en México son miles de millones los que gasta la clase política y funcionarios que la componen.

A los mexicanos nos han hecho creer que vivimos en un régimen democrático, cuando en realidad ha sido un régimen robocrático; si la definición de Democracia es: demos - pueblo, kratos – poder, el poder del pueblo; la Robocracia es: robo – apropiarse de lo ajeno, kratos – poder robar; le agregaría:  sin consecuencias.

La enseñanza e institucionalización de la Robocracia en México, viene de tiempo atrás, ya lo dijo quien fuera dictador de este país, Porfirio Díaz (1876-1877-1880-1884-1911), “perro con hueso en el hocico ni muerde ni ladra”.

Y fue inicialmente el ex presidente, Carlos Salinas de Gortari, quien cooptó a importantes personajes, tanto de la política como de la literatura; posteriormente   Enrique Peña Nieto (EPN), reafirmando lo dicho por Porfirio Díaz, silenció a quienes fueran militantes del principal Partido opositor, el de la Revolución Democrática (PRD).
Por su parte, la enseñanza que también dejó Álvaro Obregón (1920-1924), otro ex presidente de éste saqueado país, fue contundente, al decir: “nadie aguanta un cañonazo de 50 mil pesos”.

Y desde aquellos años a la fecha, los mismos que han jurado velar por la seguridad y el bienestar de los mexicanos, han convertido a nuestro país, como uno de los más corruptos del mundo y, quienes se han favorecido, son precisamente esos miembros destacados de la clase política, a quienes los ciudadanos han dado en llamar, “delincuentes de cuello blanco”.

En la manera de robar sin que se note, los políticos mexicanos son expertos, solo que pasan por alto una cosa, que: “el amor y el dinero no se puede disimular”.
Tan sofisticadas, además de cínicas las formas que utilizan para robar del erario, son: la partida secreta; los contratos con empresas fantasmas; las millonarias cantidades destinadas a los gobernadores para destinarlos a solventar problemas causados por desastres naturales, mismos que nunca llegan a su destino, sino a las bolsas de los presidentes, gobernadores, Secretarios de Hacienda, y otras Secretarías.

Los convenios con proveedores y contratistas mediante jugosas comisiones, tanto nacionales como extranjeros ya son cotidianos; los recurrentes préstamos solicitados a instituciones bancarias extranjeras de los que nunca se nos informa, solo nos enteramos, por algunos medios de comunicación no oficiales que, al término de este sexenio de EPN, nos deja con una deuda de mas de ¡10 billones de pesos!, para que los paguemos hasta nuestra cuarta generación.

La auto designación de salarios a esa clase política corrupta ha sido durante décadas un verdadero insulto para la clase trabajadora, asimismo las cuotas que obligatoriamente tienen que dar a un “líder”, que vive en la opulencia y que siempre está dispuesto a proteger al patrón, no así al trabajador.

Baste saber que los 11 Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), han devengado como su salario mensual aproximadamente 400 mil pesos, mas, un cúmulo de prestaciones que van desde el pago de vehículos, teléfonos, seguros médicos, todo un equipo de servidores, (que generalmente son sus familiares, amigas y amantes), alcanzando sus percepciones hasta 600 mil pesos mensuales.

Así van haciendo sus grandes fortunas los miembros de ese círculo dorado, llamado por la vox populi: “cártel de delincuentes políticos”; ante el descubrimiento, con pruebas fehacientes de malos manejos y desvío de miles de millones de pesos del erario público, dado a conocer por parte de algún valiente y honesto periodista, esté no solo firma el artículo, sino su despido, desaparición, encarcelamiento y hasta su sentencia de  muerte.

La partida secreta merece comentario especial, pues son miles de millones de pesos de los que dispone el señor presidente, sin tener que dar cuenta a nadie, repartiendo a su gusto y antojo; esto estuvo contemplado en la Constitución Política de los Estados Mexicanos durante muchos años.

Durante el sexenio de Ernesto Zedillo Ponce de León, tras gestión de algunos diputados se logró su desaparición; al inicio del sexenio de Vicente Fox, envío una iniciativa para que la partida secreta fuera restablecida bajo el nombre de: “partida confidencial”.

Los Diputados y Senadores, hacedores de leyes, son los primeros que dan lecciones de corrupción a sus representados, empezando por el enorme número de legisladores, 500 diputados y 128 Senadores, con sueldos y prestaciones que son la envidia de cualquier profesionista o trabajador.

La impartición de la justicia brilla por su ausencia y solo aparece cuando existe demanda contra alguno de esos miembros de la “clase dorada”, por desvíos de fondos, -le llaman eufemísticamente-, pues inmediatamente corren tras un amparo para evitar ser apresados y poder huir al extranjero a disfrutar de lo robado.

En este régimen Robocrático todos ellos se tapan con la misma cobija y no alcanza para los ciudadanos que, finalmente, son los que trabajan para mantenerlos. Por lo pronto, EPN, ya solicitó el suyo. bnpb146@hotmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 7. Marzo 2011 – Octubre 2018.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies