LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 5 / 11 / 2018. México. Blanca Nieves Palacios Barreda.

La paz de la transición, en peligro


 

   

La situación en México, antes y después de las elecciones  del 1° de Julio, era de entusiasmo y de un decidido apoyo  al Candidato del Partido del  Movimiento de Regeneración Nacional  (MORENA), Andrés Manuel López Obrador (AMLO), favorecido con aproximadamente 30 millones de sufragios. 

Fue notorio que la decisión de los mexicanos se basó en dos  factores fundamentales, las promesas hechas por AMLO y el hartazgo de los mexicanos ante la desastrosa situación a la que ha llevado al país, el Presidente en funciones, Enrique Peña Nieto (EPN).

Al tener conocimiento el candidato morenista del reconocimiento de su triunfo, por parte del  Instituto Nacional Electoral (INE), abiertamente empezó a dar a conocer los nombres de quienes formarían su gabinete.

La inconformidad, aunque de manera soterrada, no se hizo esperar por parte de los verdaderos militantes de MORENA, pues entre esos personajes se encontraban algunos que eran ampliamente reconocidos como parte de “la mafia del poder”. En aras de la unidad se mantuvo la ecuanimidad y la aceptación del ingreso a MORENA de panistas, priistas, verde ecologistas, muchos de los cuales abiertamente habían venido atacando a AMLO y su grupo MORENA.

En la conformación de la Cámara de Diputados y  Senadores, así como en los Congresos Estatales, surgen discrepancias e inconformidades al favorecer por la vía plurinominal a personas que no eran militantes de MORENA, antes eran ampliamente conocidos, en muchos casos, por su militancia en otros Partidos Políticos.

Nuevamente privó la cordura y el respeto a las decisiones del candidato electo y jerarca máximo de MORENA.

Los encuentros de AMLO con EPN, se empezaron a dar en situaciones de cordialidad y respeto mutuo, así lo declaraban ambos, para en aras de una transición civilizada y de respeto, se llegara a  la fecha en la que le sería colocado al Presidente electo la Banda Presidencial.

Varios factores han venido poniendo en riesgo esos anhelados propósitos, porque es difícil, al decir de militantes  y simpatizantes morenistas, “tragar sapos sin hacer gestos”.

En varios Estados de la República, los favorecidos con altos puestos de dirección, han tirado sus máscaras y han venido formado sus respectivos gabinetes, como era de esperarse, con puros priistas y personas cuya profesión ha sido el descarado oportunismo, lo que ha venido acrecentando la desconfianza hacia esa tan mencionada,  “cuarta transformación”.

Y por si esto no fuera suficiente, en tanto se avizora un resquebrajamiento en esa unidad demostrada por la militancia de MORENA en torno a su líder máximo, el coloquio que pareciera amistoso de AMLO con  la cúpula empresarial, con la que había venido teniendo varios encuentros, empieza a tornarse ríspido y contestatario por parte de los hombres del poder.

El motivo, la suspensión de la obra del aeropuerto en Texcoco que, a los millonarios empresarios acostumbrados a,  ganar, ganar, y ganar, a costa de los ciudadanos,  sobre todo con el apoyo y complicidad de los gobiernos panistas y priistas se les vino abajo, pues en consulta ciudadana, ésta dijo: ¡aquí no, pues se daña el medio ambiente!.

Los ciudadanos que votaron contra ese proyecto inicial empresarial, encabezado por Carlos Slim, difícilmente podrían dar una explicación argumentativa sobre el sentido de su voto, y mucho menos saber quiénes serán los próximos favorecidos con la construcción del aeropuerto en Sta. Lucía.

Aunado a esto, la situación geográfica de México, obliga a los ciudadanos del centro y sur de América, a transitar con sus caravanas, por éste territorio, para poder llegar a su destino, Estados Unidos, dónde al decir de su  belicoso y deshumanizado Presidente Donald Trump, se les recibirá a balazos, de intentar entrar por la fuerza a su país.

En todas las declaraciones de Trump, en relación con éstos miles de inmigrantes, hay un marcado sello de la xenofobia, el racismo, la violencia y, dice a sus ciudadanos que está defendiendo a su país,  y se lo creen; Trump, intenta relegirse.

Ya en varias ocasiones anteriores, ha dicho que el muro entre México y E.U. se hará, pues los Presidentes mexicanos solo se han dedicado a acumular riquezas, esto es a robar a los mexicanos empobreciéndolos y obligándolos a irse a trabajar a su país de manera ilegal; supongo que será el mismo mensaje para los presidentes de Honduras, Guatemala y el Salvador.

Pero eso dice de los inmigrantes pobres, porque a los funcionarios mexicanos  millonarios, a esos sí se les recibe y se esconden en su país, y no los deportan ni los entregan a las autoridades mexicanas.

En tanto AMLO,  proclive en eso de prometer, declara que, al llegar a la presidencia, a todos los inmigrantes, refugiados o exiliados se les dará empleo; ante eso responden los millones de desempleados mexicanos: “el prometer no empobrece, el dar es lo que aniquila”.

Y justamente eso es lo que ha aniquilado a México y a sus ciudadanos, las miles de promesas recibidas durante ocho décadas de gobiernos priistas y panistas.

A partir del 1º de diciembre de 2018  AMLO  detentará el poder,  falta saber si la oligarquía mexicana organizada le permitirá ejercerlo, o esos 30 millones con toda y sus inconformidades, saldrán a defender en un marco de paz,  la cuarta transformación prometida. bnpb146@hotmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 7. Marzo 2011 – Octubre 2018.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies