LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 21 / 6 / 2018. México. Blanca Nieves Palacios Barreda.

¡Ganamos!


 

   

El domingo 17 de junio, del año en curso, la euforia a todo volumen; restaurantes, bares, plazas públicas en las que se instalaron grandes pantallas de televisión, llenos de personas viendo el partido de futbol, México contra Alemania.

Familias enteras sentadas a primera hora de la mañana, para disfrutar de ese deporte multitudinario, porque habrá que decir que son millones de personas las que han estado muy atentas a éste evento futbolístico que se desarrolla en Rusia.

En México se ha hecho costumbre que tras el triunfo de algún equipo de futbol, de esos que están en las preferencia de  los aficionados, se congregan en las principales plazas para gritar a  todo pulmón: ¡ganamos!, ¡ganamos!, ¡si se pudo!, ¡si se pudo! y, autoelogiándose como mexicanos gritan: ¡los mexicanos si podemos!, ¡los mexicanos somos bien fregones!

No faltan las personas, que ante tanta euforia cuestionamos, ¿Qué ganamos los mexicanos con que un minúsculo grupo de compatriotas y en ocasiones extranjeros, que conforman un equipo de futbol, llamado la selección mexicana, que por añadidura, ganan miles de millones de pesos, ganen un partido de futbol?, en verdad,  ¿qué ganamos?

Lo que sí  sabemos bien,  es lo que hemos  perdido,  y lo que hemos venido perdido durante muchos años, tras estos eventos multitudinarios en los que la gente centra toda su atención.

Hemos perdido: ferrocarriles, Bancos, minas, petróleo, carreteras, prestaciones laborales, atención a la salud y a la educación,  espacios públicos en ciudades, playas y zonas rurales.

Hemos sido objeto de manipulación por parte de los Presidentes de la República, que las privatizaciones hechas en complicidad con el cuerpo legislativo que padecemos, sostenida en las Reformas Estructurales, siempre las hacen cuando hay eventos de ésta naturaleza. 

Atrapada la atención de los ciudadanos y pasada la embriaguez deportiva, se encuentran con la cruda realidad de aumentos en: gasolina, gas, alimentos,  medicamentos, servicios de agua potable y energía eléctrica, teléfono, reparaciones de todo tipo, transporte,  Educación, etc.  

Los más inimaginables impuestos, aquí los pagamos; sorprende a extranjeros que visitan nuestro país, que paguemos por: tener un carro; una casa y de manera anual y de por vida; por cada producto que compramos; por estacionar el carro en una calle; por trabajar;  por rentar  una casa habitación o comercial; por transitar por carreteras y en éste caso específico, se paga al entrar y al salir, violando flagrantemente nuestra Constitución.

Aquí en México se pagan impuestos por todo, los aumentan a su antojo, no dan explicación a los ciudadanos de cuanto se recauda de impuestos, y se gastan al  antojo del presidente en turno.

En los últimos presupuestos anuales, a iniciativa del Presidente del Ejecutivo y aprobado por el poder legislativo, los menos favorecidos han sido: educación, salud, cultura y deporte. Esto nos habla de que tipo de país es México, así mismo que tipo de gobernantes son los que conducen los destinos de ésta prodigiosa Nación.

No es extraño escuchar a un mexicano decir: “me encanta el deporte”, pero no lo practica, lo disfruta sentado en un estadio con una buena dotación de bebidas embriagantes, portando con orgullo la camiseta,  tenis,  cachuchas y diferentes objetos con el signo distintivo de su equipo favorito.

Se ha vuelto costumbre, como parte del espectáculo distractor deportivo, que se armen reyertas en las tribunas, lo que demuestra que el alcohol y la pasión no son buenos compañeros.

Los candidatos a la Presidencia de la República, sin excepción, haciéndose eco de la algarabía por el triunfo de la selección mexicana de futbol,  no dejaron de aprovechar la oportunidad para, felicitar a los jugadores.

Sí, a esos jugadores que días antes de partir a Rusia, habían sido  exhibidos en todos los medios de comunicación masiva como verdaderos inmorales en una orgía fenomenal, que les atrajo serías críticas por su impúdico comportamiento.

Pero bueno,  un gol,  lo borra todo,  hasta la indignación que  produce que las autoridades hayan quitado de los programas escolares la materia de deporte y que  no lo fomenten debidamente entre nuestra juventud, al grado de negarles el apoyo a aquellos jóvenes  que demuestran  tener  facultades,  decisión, empeño y dedicación.

Habiendo convertido el deporte en un verdadero objeto de manipulación, consumismo y distracción, solo nos queda gritar, ¡GANAMOS!, aunque no sepamos qué. bnpb146@hotmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 7. Marzo 2011 – Junio 2018.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies