LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 
LatinPress®. 5 / 10 / 2017. LatinPress.es
   

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos: las expulsiones en caliente son ilegales.

 

Latinpress. 5 / 10 /2017. Amnistía Internacional (AI) ha declarado que esta condena confirma las prácticas ilegales que se están produciendo en la frontera española con Marruecos y que lleva denunciando desde 1995. Según Esteban Beltrán, director de AI España, desde entonces, miles de personas han sido expulsadas de manera ilegal, corriendo el riesgo de ser sometidas a tortura y malos tratos.

Amnistía Internacional, junto con las organizaciones ECRE, AIRE y la Comisión Internacional de Juristas, presentaron un informe ante el TEDH, en el que aseguran que las expulsiones en caliente incumplen el artículo 4 del Protocolo número 4 del Convenio Europeo de Derechos Humanos y el artículo 13 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, ya que obligan sumariamente a un grupo de inmigrantes a cruzar la frontera de vuelta sin cumplir con los procedimientos establecidos en la ley nacional vigente y diferentes normas internacionales, tales como que se tomen en cuentan sus circunstancias individuales, que accedan a intérpretes y asistencia jurídica, así como información sobre los procedimientos legales a su disposición, entre ellos el asilo.

Casi 10.000 afganos en peligro de muerte.


Un nuevo informe der AI indica que las devoluciones desde Europa están aumentando mientras la situación en Afganistán se vuelve más peligrosa.

Los gobiernos europeos han puesto a miles de personas afganas en situación de riesgo al devolverlas a un país donde corren serio peligro de sufrir tortura, secuestro, homicidio u otros abusos graves contra los derechos humanos; así lo afirma AI en un nuevo informe publicado hoy 5 de octubre.

Según se indica en el informe, justo cuando Afganistán está registrando los índices más altos de víctimas civiles de su historia, los gobiernos europeos están devolviendo a un número cada vez mayor de solicitantes de asilo a los peligros de los que huyeron, en flagrante incumplimiento del derecho internacional.

En Forced Back to Danger: Asylum-Seekers Returned from Europe to Afghanistanse detallan casos terribles de personas afganas devueltas desde Noruega, Países Bajos, Suecia y Alemania que posteriormente han resultado muertas o heridas en ataques con bombas o que tienen que vivir con el miedo constante a sufrir persecución por su orientación sexual o su conversión al cristianismo.

Según el informe, entre los afganos devueltos desde Europa hay menores no acompañados y adultos jóvenes que eran menores de edad cuando llegaron a Europa.

Según datos estadísticos oficiales de la Unión Europea, entre 2015 y 2016 el número de personas afganas devueltas por países europeos a Afganistán casi se triplicó de 3.290 a 9.460.

El auge de las devoluciones se corresponde con un marcado descenso en el número de solicitudes de asilo aceptadas, que pasó del 68% en septiembre de 2015 al 33% en diciembre de 2016.

Al mismo tiempo ha crecido el número de víctimas civiles, según datos estadísticos de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA). En 2016, según la UNAMA, 11.418 personas resultaron muertas o heridas. Hubo ataques contra civiles por todo el país, en su mayoría perpetrados por grupos armados, entre ellos los talibanes y el autodenominado Estado Islámico. Sólo en el primer semestre de 2017, la UNAMA documentó 5.243 víctimas civiles.

El 31 de mayo, en uno de los peores atentados de la historia de Kabul, más de 150 personas perdieron la vida y al menos el doble resultó herido cuando una bomba estalló en las proximidades de varias embajadas europeas.

Lejos de desconocerla, los gobiernos europeos reconocieron la peligrosa situación que había en Afganistán cuando la Unión Europea firmó el acuerdo “Joint Way Forward”, una solución conjunta para devolver a personas solicitantes de asilo afganas.

En un documento filtrado, agencias de la UE reconocían “el empeoramiento de la situación de seguridad y los peligros que se ciernen sobre la población” en Afganistán, así como los “índices sin precedentes de atentados terroristas y víctimas civiles”. Sin embargo, insistían insensiblemente en que “podría haber necesidad de devolver a más de 80.000 personas en un futuro próximo”.

Hay indicios fiables de que esta “necesidad” ha sido trasladada al gobierno afgano en forma de presión. Ekil Hakimi, ministro de Economía de Afganistán, dijo al Parlamento: “Si Afganistán no coopera con los países de la UE en relación con la crisis de refugiados, la cantidad de ayuda humanitaria asignada a nuestro país pagará las consecuencias”.

   
 
 





 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies