LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 30 / 3 / 2018. México. Blanca Nieves Palacios Barreda.

Entre Campañas y Muertos


 

   

Día tras día, en la mayoría de los estados de la República Mexicana, nos enteramos de asesinatos y desapariciones  de ciudadanos, para los que no hay explicación alguna por parte de las autoridades.
Victimizar a las víctimas se ha hecho costumbre, así como declarar que,  tras 10, 15  o 30 muertos, son el resultado de los enfrentamientos entre  cárteles del narcotráfico.

Igual se habla de miles de millones de pesos, destinados a las campañas electorales de los candidatos, aspirantes a ocupar la silla presidencial, que de miles de personas desaparecidas o asesinadas en esos encuentros, ya sean entre cárteles de la delincuencia, que entre delincuentes y miembros de la marina y el ejército.

Casi al término de su mandato presidencial, Enrique Peña Nieto (2012-2018), no da respuestas al reclamo de explicación y justicia ante estos miles de hechos - tal cual lo hizo el ex presidente Felipe Calderón -,  padecidos por los familiares, que devastados por el dolor, sufren igualmente el temor de que ocurra lo mismo con otros familiares, por el solo hecho de exigir justicia.

¿Qué ocurre en México? , nos preguntamos los ciudadanos ¿Cuál fue la real intención de, una “declaración de guerra”  al narcotráfico por parte de Felipe Calderón?; ¿por qué al término de su nefasto y sangriento sexenio, los cárteles del narcotráfico no fueron derrotados, antes, al parecer, se fortalecieron y proliferaron, y los desaparecidos, fueron miles de mexicanos, y  miles de asesinados, considerados… daños colaterales?

El instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (INEGI), lo mismo que el Sistema de Seguridad Nacional de Seguridad Pública,  dieron a conocer que durante el sexenio de Calderón fueron 120,935  homicidios dolosos, sin dar el número de desaparecidos, dicen, éstas instituciones oficiales que, durante éste sexenio de Peña Nieto son 114, 061; sólo de enero a octubre fueron registrados 23,968 asesinatos, sin contar el número de desaparecidos, que al decir de expertos, han sido 13 cada día, en su mayoría jóvenes entre los 15 y los 29años de edad.

Pesa  sobre esos  datos oficiales dudas justificadas, pues la realidad nos dice algo muy diferente,  las calles ensangrentadas y las familias en luto, nos hablan de una situación inocultable.

La Universidad UPPSALA de Suecia, sostiene en base a sus investigaciones, que México está entre los diez países del mundo más violentos. El Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, de Gran Bretaña, dice que las cifras en México de asesinados y desaparecidos rebasa a las de países como Afganistán  y Somalia, ubicando a nuestro país como el 2 más letal  a nivel mundial.

Por si alguna duda hubiera, la Organización Mundial de la Salud (OMS), afirma  que el número de muertes en México son equiparables a las que ocurre en países en guerra.

Ante los más de 28 mil desaparecidos en el periodo de Felipe Calderón,  la Organización Human Rights Watch (HRW), al inicio del sexenio de Peña Nieto, advertía la imperiosa necesidad de contar o diseñar un programa, enfocado a la búsqueda de los desaparecidos, así como a la detención de las desapariciones, pero a casi diez años, ni se investigan y las desapariciones van en aumento.

Miles de familiares, capitaneados por las madres de familia, al recibir alguna vaga información, van de Estado tras Estado, arañando la tierra,  en busca de sus desaparecidos, ya que  las autoridades, tienen oídos sordos, ni los escuchan ni los atienden, y voltean su vista a otro lado, cuando en algún evento en donde aparecen haciendo campaña para ocupar otro cargo público, hacen acto de presencia los familiares  de los desaparecidos.

Los señalamientos de “levantamientos” de muchos de los desaparecidos, por parte de corporaciones policiacas, miembros de la marina y el ejército,  con pruebas y testigos, caen en el vacío y,  la impunidad, el autoritarismo y la represión, campea cada vez con más fuerza, a lo largo y ancho del país.
En tanto, los candidatos en sus campañas, se tiran con lodo y algo más; se acusan mutuamente de sus corruptelas, se atacan, se insultan, como siguiendo un guión,  y como miembros que son, de un sistema corrupto, cuya degradación va en aumento,  se descubren como lo que son y  hablan y prometen del maravilloso país que dirigirán, pero nada dicen de los miles de asesinados y los miles de desaparecidos…para ellos ni promesas hay.  bnpb146@hotmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 7. Marzo 2011 – Marzo 2018.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies