LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 
LatinPress®. 21 / 5 / 2017. LatinPress.es
   

En México, a los periodistas, nos están matando.  

 

 

Latinpress. 21 / 5 / 2017. El pasado lunes  15 de Mayo, al mediar el día, en pleno centro de la ciudad de Culiacán en Sinaloa, le han quitado la vida a un hombre valiente, a un periodista crítico, que denunció con sus artículos y libros al narco Estado mexicano con todas sus complicidades. Pocas horas después fue ultimada Sonia Córdova del semanario El Costeño de Autlán, en Jalisco.

En la ciudad de México, al pie del Ángel de la Independencia, aparece una leyenda con letras del tamaño de un auto: EN MEXICO #NOS ESTAN MATANDO. NO AL SILENCIO. (1)

Esta frase es literalmente cierta, a los cientos de miles de muertos que ha generado la estúpida guerra contra el narcotráfico, guerra entre mafias, una de éstas que despacha en los Pinos, sumamos la muerte de periodistas, 127 en 2000 y a la fecha, 23 desaparecidos.

Javier Valdez Cárdenas fue ultimado a la mitad de la calle a unos pasos de su periódico, Riodoce, con doce balazos en el pecho.

En México cada mes es asesinado un periodista. En lo que va del sexenio de Pena Nieto van 34, hay quien cuenta 42(2). En los últimos cinco meses ya van ocho. (3).

En el 99% de los casos la justicia no ha alcanzado a los autores intelectuales ni a los sicarios.

México “paraíso” del crimen. Después de Siria y Afganistán ocupamos el deshonroso tercer lugar como el país más peligroso del orbe. “El 80 % de las autoridades municipales del país tienen algún vínculo con el crimen organizado.” Ricardo Ravelo (Sin embargo.mx). “El ciclo de impunidad, nutre la masacre de periodistas.” Dolia Estévez (Sin embargo.mx) 

México es un país en guerra, entre mafias, con más bajas de periodistas en el mundo. Son corresponsales de guerra en el infierno en que se ha convertido México. Javier Valdez escribe en su último libro “Narcoperiodismo”:

“El gran pecado, el imperdonable delito, escribir sobre los dolorosos acontecimientos que sacuden a nuestro país. Denunciar los malos manejos del erario, las alianzas entre narcos y mandatarios, fotografiar el momento exacto de la represión, darles  voz a las víctimas, a los inconformes, a los lastimados. El gran error, vivir en México y ser periodista.”

Javier estuvo entre nosotros hace dos años y un día, a la fecha de su fallecimiento, en la Casa Roja en la ciudad de Los Ángeles, haciendo un análisis sobre la coyuntura de la narcoviolencia en México. (4). Una charla de casi dos horas, donde hubo preguntas y respuestas. Ahí estuvo radiomorena.net tomando nota, el 16 de Mayo del 2015.

Que nos dijo: “No hay nada más peligroso en México, que decir la verdad. Hace tres años anduve por acá, en el sur de California, en el 2012, ahora en México, la cuestión está  más cabrona, para decirlo en “términos científicos”.  He estado escribiendo en Zeta, Proceso, la Jornada, haciendo la crónica del narco, hasta donde es posible cubrir tanto infierno. Ahora tenemos un gobierno cómplice, subordinado al narco, en México el narco manda. La muerte es contemporánea, ahora mismo en Baja California Sur hay veinte homicidios al mes, en Sinaloa tenemos doscientos.

Todo se ha complicado porque regresó al gobierno el PRI (Partido Revolucionario Institucional), este es el peor PRI, el de las catacumbas, el de las artimañas, el de la mentira; no es el PRI que concierta, acuerda con el narco para la represión, es el de la sevicia, que usa la violencia con fines de control de hegemonía, para infundirnos miedo, típico de gobiernos autoritarios. En Ayotzinapa se les pasó la mano, se les fue de control.

Ahora el narco es cada vez más poderoso, en Sinaloa tenemos cien años conviviendo con el narco.

Todavía hace 15 años, en el 2000, al partido que ganaba las elecciones, le presentaban una terna al capo del momento, para  que eligiera al jefe de policía, al secretario de gobierno etc, ahora el narco financia campañas, el narco va a los partidos, el narco impone sin necesidad de ninguna terna  a los gobernantes.

El narco no es un apéndice del gobierno, el narco está por encima del gobierno, ha callado a la prensa, te llama y te dice, “pobre de ti si publicas esa foto” y el otro cártel te dice “si no publicas esa foto te trueno”, no hay gobierno, ¿a quién acude el periodista amenazado, al gobierno, al ejército, a la marina, a la policía federal, a la municipal? están infiltrados por el narco.

Hay medios que ni siquiera tienen ya nota roja. Puede haber una balacera en la madrugada y no sale nada otro día en la prensa. [En México hay actualmente catorce cárteles en pugna por el dominio territorial].

Los periodistas que escribimos sobre esto, acudimos a otros periodistas que están conectados con organizaciones internacionales en defensa de la libertad de expresión y seguridad para ejercer el oficio, con la esperanza de protegernos, y nos autocensuramos por prudencia, pero sin dejar de decir al menos lo substancial para informar al mundo la tragedia que sufre nuestro pueblo.

Hasta donde podemos llegar, uno tiene que hacer periodismo prudente. Aun  así lo que uno publica es muy fuerte, esto puede provocar una reacción violenta. Es un peligro en México decir la verdad, la verdad es el enemigo número uno para los dueños del país.

Estamos en una economía de guerra, y según sean los intereses de los gringos, inflan o desinflan a uno u otro cártel, pues el tráfico de armas y de droga son negocios multimillonarios.

Los dineros de los narcos tomados presos no se tocan, no hay un solo bien que se haya confiscado, el dinero lavado es intocable, pues hay una relación orgánica entre los negocios, los narcos y los gobiernos.

Yo no puedo dejar de escribir, ese es mi oficio, escribir es un acto de esperanza, de amor, de optimismo…” no puedo irme a Cancún y olvidarme de mi deber, o a Somalia donde dicen “que todo está mejor.” [Lo dice con ironía].

Al final dijo no creer en los partidos, creer en la insurgencia cívica, votaría por Obrador pues lo considera un hombre honesto. Obrador ha perdido un voto, la esposa de Javier ha perdido a un hombre que “tiene el corazón del tamaño del universo” (5), para decirlo científica y poéticamente.

(1)       Imagen captada por un drone, de la organización civil, por el derecho a informar, durante una protesta por  los recientes asesinatos a periodistas en México.
(2)       Héctor Bernardo. Rebelión.
(3)       Javier Valdez (Sinaloa) y Sonia Córdova (Jalisco), se sumaron a la triste lista de periodistas asesinados este año, en la que se encontraban el conductor radial Filiberto Álvarez (en el estado de Morelos), la corresponsal de La Jornada, Miroslava Breach (en Chiguagua), el director del diario La Voz de la Tierra Caliente y colaborador del periódico El Universal, Cecilio Pineda Birto (en Guerrero), el director del portal El Político de Xalapa, Ricardo Monlui Cabrera (en Veracruz) y el reportero del blog Colectivo Pericú, Maximino Rodríguez Palacios (Baja California Sur). Sonia Córdova del semanario El Costeño de Autlán, en Jalisco. (Esta última, ultimada pocas horas después del asesinato de Javier Valdez.)
(4)       http://us.ivoox.com/es/un-barco-llamado-libertad-javier-valdez-cardenas-16-audios-mp3_rf_4506015_1.html
(5)       Según decir de la esposa de Javier ante su  féretro. (En lenguaje “culiche” tal vez hubiera citado con esta metáfora, otra parte de su cuerpo.)
Comentarios al libro “Los morros del narco” de Javier Valdez. https://www.youtube.com/watch?v=uvYcXaJmbkI&t=342s


José Lüís González. Columnista de Latinpress.es
   
 
 
 





 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies