LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 
LatinPress®. 4 / 11 / 2018. LatinPress.es
   

En Marbella los inversores tienen el apoyo de Izquierda Unida

 




Latinpress. 4 / 11 / 2018.
Marbella. España.- Miguel Díaz es el candidato de Izquierda Unida a la alcaldía de Marbella 2019, su ideario político no deja lugar a ninguna duda: el trabajo digno, la igualdad social, la lucha laboral o el movimiento activo vecinal, un escenario de contrastabilidad de donde proviene la independencia ideológica de este joven líder.

Latinpress.es.
conversó con quien fue un principalísimo colaborador del anterior Gobierno socialista en la glamurosa ciudad española de la Costa del Sol.

Señor Díaz con la época digital hemos pasado de la plena confianza en los líderes políticos a la incertidumbre y al entredicho. Cada día que pasa aquello de la “clase política” cobra más sentido, pareciendo que es imposible revertir el daño causado por la corrupción, la falta de transparencia, el situarse por encima de las leyes y las promesas incumplidas. En este contexto, ¿por qué los ciudadanos de Marbella deben creer en usted para gobernar esta ciudad?

Con una casi escondida sonrisa, de esas que revelan saber que responder, Díaz puso por delante toda su trayectoria y la de su equipo, destacando que Izquierda Unida Marbella (IU) ha sido una defensora firme contra la corrupción, incluso solitariamente durante la época del gilismo (Jesús Gil) y durante los gobiernos del Partido Popular.

El candidato también señaló que durante los dos años de Gobierno socialista una de las áreas que lideraba IU logró que la transparencia, desconocida durante los gobiernos del Partido Popular, la organización Transparencia Internacional la calificara de sobresaliente cuando venía de un suspenso. Hoy el Gobierno bipartito la ha  desmontado de nuevo, afirmó Díaz.

Nosotros somos un movimiento por la defensa de los servicios públicos y medio ambiente, somos parte de esa ciudadanía que está exigiendo una transformación. Nuestro fin no es llegar al poder, sino lograr desde las instituciones darle poder a la gente para que haya una verdadera transformación.

Lps.
Pero le recuerdo que hubo promesas de IU que no se cristalizaron en los dos años de gobierno, por ejemplo aquello de la remunicipalización del transporte público. ¿No le parece que es más fácil hacer promesas cuando se está fuera del gobierno que cuando se está dentro?

MD.
Sí, claro. Hemos aprendido que para hacer promesas hay que dejarse llevar por la experiencia y la responsabilidad. Pero formalmente sí cumplimos esa promesa que usted menciona. Nosotros dijimos que trabajaríamos por ello y lo hicimos, pusimos en marcha los estudios e informes; pero como le he dicho con la experiencia vimos la dificultad que existía para dar ese servicio.

También trabajamos sobre la supervisión y la gestión para que cuando saliera cualquier servicio de transporte existiera un control por parte de la administración y de la ciudadanía sobre cualquier concesión privada.

Queríamos ir sentando las bases para que, pasados los 10 años de contrato, hubiera una remunicipalización, con todas sus complejidades.

Ahora le digo a nuestros votantes y, a los que están por darnos su confianza, que tenemos una nueva oportunidad y que contamos con un valor añadido, la experiencia en la gestión diaria, lo que nos hace ser mucho más escrupulosos a la hora de realizar promesas.


Lps.
En algún momento durante el Gobierno socialista usted dijo que iban a velocidad de crucero, ¿No cree que debieron ir más rápido y mejor?, me refiero a que usted durante ese Gobierno llevaba Sostenibilidad y Movilidad; Participación Ciudadana; Comunicación; Extranjeros y la Tenencia de alcaldía de las Chapas, nada más y nada menos que cinco áreas ¿no era demasiado el riesgo como para ser más eficiente?, ¿repetiría la misma receta?

MD.
Bueno nuestra estrategia fue buscar un equilibrio entre tener un menor equipo de cargos de confianza y directores generales, por ejemplo, que a lo que existe hoy mismo. Pero también es cierto que en la primera fase de trabajo nos encontramos un Ayuntamiento hecho a la medida del Partido Popular después de ocho años de mayoría absoluta.

Hubo que comenzar por reconstruir toda una estructura y una dinámica existente y, eso lleva su tiempo, para después de ello implementar  el nuevo proyecto de Gobierno.

Lamentablemente fueron dos años escasos de Gobierno, pero dimos muchos pasos importantes. En todo caso no creo que fuéramos tan lentos, lo que ocurrió es que muchos de esos pasos  estaban o quedaron pendientes de consolidarse como los Presupuestos Participativos que pasaron por la fase de votación pero no dio tiempo a llegar a la de ejecución por la moción traición.

Esa interrupción no permitió que hoy se valore toda nuestra gestión, si hubiésemos tenido más tiempo nuestra capacidad se vería de otra manera.

Sin embargo es cierto que nos hubiese venido bien - no en el número de los cargos de confianza, porque la austeridad iba en nuestro programa y la gente la demandaba - una mayor capacidad ejecutiva para resolver y descargar a los concejales  de muchas tareas.

Es cierto que había mucho trabajo y nos cargamos de esa cantidad de labores. Pero le advierto que lo volveríamos a hacer.

Lps.
¿Me está diciendo que la formación y el conocimiento de la gestión en el caso de los directores generales, primarían sobre la lealtad ideológica en un nuevo gobierno?

MD.
La capacitación es fundamental y el equipo que nombramos la tenía, pero la cuestión ideológica es muy importante. 
Hay que marcar una dirección política porque es el complemento para los funcionarios y técnicos del Ayuntamiento; se debe tener claro cuál es el objetivo político al que se va; por eso tienen sentido los llamados cargos de confianza o libre designación.

Lo que ocurre, le repito, es que no hemos podido evaluar los resultados porque no concluimos todo el período de Gobierno.


Lps.
¿Pero no puede ser que cuando uno está en el Gobierno cree que va a toda marcha y, cuando se  está en oposición, que los otros van a cámara lenta?


MD.
Puede ser, pero esas son percepciones que nos faltaron, cuando se está en la oposición se tiene una visión de conjunto sobre cómo lo está realizando el gobierno de turno. Uno, cuando está en el gobierno se autofiscaliza a través de las opiniones de los medios de comunicación, de los órganos en los que se está presente  y del diálogo permanente con los otros partidos, es complejo y, además no olvide que no éramos un solo partido, sino cuatro opinando sobre cómo hacer las cosas.

Esa dinámica generaba un trabajo añadido a la hora de tomar las decisiones, no podíamos decidir para que los demás obedecieran, sería hacerlo como lo hace el Partido Popular.

Lps.
Muy bien, pero existe otra lectura, por ejemplo ¿no cree que los políticos nos han acostumbrado a que todas las cosas hay que hacerlas hoy porque lo que se piensa a largo plazo no es rentable?

MD.
Lamentablemente es así. La misma demanda ciudadana genera expectativas y necesidades para usar y tirar. El consumo también se hace sobre lo político. Pero nosotros entendemos que no debe ser así, por eso uno de nuestros proyectos que primero aprobamos y que intentamos vehicular desde IU, fue el Plan Estratégico 2022. Así que el horizonte no era inmediato sino a medio plazo y cierto, no obstante hay cuestiones a las que hay que responder con inmediatez, como la demanda diaria de los ciudadanos.

Si no se mira a largo plazo no resolveremos los problemas de Marbella que, desafortunadamente,  siguen siendo los mismos que hace 20 años: comunicaciones, servicios públicos o, mejora del litoral.

Lps.
Muy buena observación así que le pregunto, dentro de esos conceptos del corto, medio y largo plazo, si regresa al gobierno, ¿qué hará de primero, segundo y tercero?

MD.
Bueno nuestros objetivos prioritarios requieren de un trabajo coordinado porque hablamos de los servicios y equipamientos públicos, me refiero a las áreas de deportes, cultura, sanitarios y, educativos.

Lps.
Sí, pero,  ¿a cuál de ellos le dedicará su primera atención?

MD.
A la sanidad y a la educación.

Lps.
¿A qué se refiere?

MD:
Al centro de salud, al hospital y a los centros educativos. Aunque hay un sector clave, el turismo y el litoral. Estoy hablando de la sostenibilidad porque ello se traduce inmediatamente en destino de calidad de vida, y para que haya esa calidad de vida debe existir el compromiso de la sostenibilidad.

Desde la oposición hemos madurado esos proyectos, fundamentalmente el del litoral 2022 porque abarca las playas, que son nuestro elemento principal de identidad, además la situación con el efecto del cambio climático se hace preocupante.

Lps.
Usted suele habla hablar insistentemente de la comunicación y sostenibilidad en la ciudad, ¿puede ser algo más concreto?

MD.
Me refiero a la comunicación entre las personas, a la apuesta por la peatonalización, a los carriles bici, al transporte público y su trazado; estos apartados son claves para que Marbella continúe siendo un referente internacional, no podemos olvidar que han y están aflorando nuevos destinos turísticos en el Mediterráneo, incluyendo precios muy atractivos.

Así que la competitividad y la sostenibilidad van de la mano, pero con una planificación a medio y largo plazo.

Lps.
Señor Díaz, el próximo dos de diciembre hay elecciones al Parlamento Andaluz, para esa contienda Podemos e IU marchan unidos (Adelante Andalucía) y con un solo candidato, ¿sucederá lo mismo aquí en Marbella, qué debemos esperar, uno, dos candidatos, quién lo será?

MD.
No podemos extrapolar los ejemplos, Adelante Andalucía parte de una realidad concreta  donde ambas organizaciones comparten  un mismo papel en el Parlamento Andaluz donde han habido muchos puntos de cooperación y donde la representación de Podemos es mayor que la de IU, 15 vs 5 diputados. Así que ahí hay un peso evidente a nivel electoral y de representación, por lo que se decidió, por consenso,  que fuese Teresa Rodríguez la candidata a la presidencia y Antonio Maíllo lo fuese a la vicepresidencia.

Aquí – en Marbella  - trabajamos en un plano de igualdad y tampoco hemos llegado al mismo plano de compenetración ni de personalidades. Pero ahora comenzaremos a trabajar juntos.

Lps.
¿Ahora, cuándo?

MD.
Ya. Lo haremos para la campaña Adelante Andalucía, hoy mismo (29/10/018) tendremos la primera reunión para formar el Comité Electoral  Municipal para Adelante Andalucía y, a partir de aquí tendremos una segunda reunión para abordar cómo se puede llegar a esa confluencia.


El objetivo, y así lo votamos en IU, fue ir a la confluencia, esperando que después de las elecciones andaluzas se realicen las votaciones, pero la propuesta de la dirección de política local decidió que yo fuera el candidato que encabece esa confluencia, aunque habrá que escuchar a la otra parte (Podemos).

Lps.
Los que siguen el mundo político entienden que algo así está sucediendo, pero que también pueda haber un choque entre vosotros por el tema de la candidatura a la alcaldía, ¿están en los cierto?

MD:
No debe haberlo. Lo que se ha acordado  en los documentos redactados entre IU y Podemos, es que vallamos a una lista  de consenso, que no haya que hacer primarias para hacer las listas locales porque no hay tiempo y, no podemos perdernos en ese tipo de pugna.

Estamos buscando los puntos que unen y no los que nos diferencian; en todo caso antes de designar a la persona que lidere estas elecciones, hay que elaborar un programa para establecer las acciones a emprender.

Lps.
¿Cuándo habla de “estamos”, habla de IU y Podemos o, de qué?

MD.
En IU ya hemos comenzado a hacer una jornada con Marbella Necesaria y otros colectivos y, ahora lo haremos con Podemos para ver los temas a tener en cuenta para elaborar un programa.

Lps.
¿Esas comisiones cuántas personas las forman?

MD.
Bueno las comisiones son abiertas, no obstante siempre hay un núcleo, por ejemplo en esta comisión hablamos de cinco áreas en las que habrá unas cinco personas por  cada una. Me estoy refiriendo a las elecciones andaluzas; pero luego serán reuniones abiertas incluso a la ciudadanía.

Después de esas reuniones  las decisiones deberán ser refrendadas y, a partir de ahí se hará el programa y se pondrán delante las personas que liderarán esos programas.

Lps.
Usted ha dicho que no quiere gobernar a cualquier precio, esa afirmación entendemos que se dirige a OSP y PP, pero no ha dicho que rechaza una alianza con Ciudadanos, ¿qué puede decir de ello?, ¿cree en que IU y Psoe pueden ganar por si solos las próximas elecciones municipales?, le recuerdo que el Psoe si busca un acuerdo con Ciudadanos.

MD.
Nosotros lo tenemos claro, hablo de IU a nivel regional y nacional, entendemos que son una versión  que quiere pasar por un filtro más moderno de la derecha que representa el PP, ellos junto con Vox, son parte del proceso de descomposición de la derecha española, pero son los mismos, así que nosotros no formaremos Gobierno con ellos.

Lps.
Luego, ¿cree que IU y el Psoe, ganarán las elecciones sin ningún tipo de alianza o, no piensa formar Gobierno si ellos le dicen sí al Psoe?

MD.
Nosotros estamos poniendo todo el empeño buscando coaliciones amplias donde entren colectivos, activistas, personas comprometidas.

Buscamos hacer un amplio frente transformador. No olvide que podemos tener un revulsivo con las próximas elecciones andaluzas con Adelante Andalucía que integra además de los actores conocidos, otras voluntades sociales.

Lps.
Hace un momento habló de los Presupuestos Participativos, ¿Fueron ellos su mejor apuesta?

MD.
Esa fue nuestra intención, porque con ello se revitaliza la gestión democrática, hablamos de la gestión de algunos de los fondos de los presupuestos sobre los que pudieran influir los vecinos.

Logramos que los vecinos se reunieran en Asambleas para que diagnosticaran,  colectivamente, cuáles eran las necesidades y votarlas universalmente para poder llevarlas a cabo.

Lamentablemente todo ello requiere su tiempo y madurez de ejecución lo que no se logró por la moción traición.

Lps.
Todos los que vivimos en Marbella vendemos la ciudad como una ciudad de millonarios ¿No tiene IU una imagen muy roja, marxista, aunque usted sea independiente, para una Marbella con tanto glamour?

MD.
No, para nada.  Nosotros entendemos que Marbella es una superposición de muchas Marbellas, que es la suma de muchas realidades.

Claro que sabemos, los trabajadores, que hay una Marbella que sólo vemos a través de los escaparates. Nosotros, los trabajadores, no aspiramos a conducir un Rolls Royce  ni a tener una villa de gran lujo, pero a lo que si aspiramos es a tener unas condiciones de vida y trabajo dignas.

Es más, el logro de esa dignidad se ve favorecida por los turistas y residentes de gran poder adquisitivo, porque consumen lo que ofrecen los grandes hoteles y comercios de la ciudad; además ese turismo es más sostenible porque no es tanto el número de ocupantes sino el poder adquisitivo que tiene.

Nosotros sabemos leer esa realidad, sin duda que estamos con los derechos laborales de los trabajadores, quienes también son conscientes de que gracias a ese alto standing del turismo se logran más empleos y hay mayores garantías para mejorar las condiciones de vida; por otro lado este tipo de turismo ayuda a romper la estacionalidad profesional.

Como puede ver, IU también quiere una ciudad de cinco estrellas, lo que no se puede ni se debe es entrar en el tópico de que no sabemos entender que existe esa Marbella de alto poder adquisitivo, claro que es una realidad a la que apoyamos, pero siempre y cuando el objetivo de ese gran lujo se revierta en beneficios y mejores condiciones para los empleados de la ciudad.

Para nosotros, digo IU, los inversores serios tienen nuestro apoyo, pero aquellos que buscan sólo el beneficio rápido, el pelotazo urbanístico o la depredación del territorio, esa clase de inversor no debe esperar nuestro beneplácito.


Lps.
Tal y como están las cosas, políticamente hablando, ¿el que España esté gobernada por un gobierno socialista, las próximas elecciones de mayo pueden ser una nueva oportunidad para regresar a la alcaldía de Marbella?

MD.
El cambio habido es importante, especialmente porque se ha apeado del Gobierno a un partido corrupto y a un consejo de ministros totalmente bajo sospecha; por ello Unido Podemos apoyó al partido socialista, pero exigiendo y ahora demostrando que esa unión no sólo valdría para aprobar los presupuestos sino también para que se tomen medidas sociales esenciales como el salario mínimo y el establecer impuestos más justos.

Eso entendemos que se puede dar en Marbella, además con ello demostraremos que distintos partidos pueden entenderse, porque la democracia se construye con hechos.

Lps.
¿Pero, es o no, para ustedes, una oportunidad esta realidad política nacional de hoy?

MD.
Sí, sí. Es una referencia política, lo mismo deberá suceder con las venideras elecciones andaluzas. Sin embargo hay que dar otro paso, esperamos que el gobierno nacional se implique más con los trabajadores que el anterior del PP que fue desastroso.

Lps.
Sabemos que hubo lo que ustedes llamaron la  moción traición, pero no sabemos por qué no lograron evitarla o no la vieron venir, ¿no hubo algo de responsabilidad por parte de ustedes mismos, incluido Costa del Sol Si Puede / Podemos?

MD.
Como Izquierda Unida fuimos muy leales a lo acordado con Opción Sampedreña (OSP), hasta el último día trabajamos juntos, hubo un total entendimiento a la hora de las negociaciones, ello lo pueden corroborar los líderes de OSP, los señores Rafael Piña y Manuel Osorio.

Pero ellos no leyeron con toda la responsabilidad la situación que se vivía en Marbella y, aunque no era el gobierno que hubiera hecho en solitario IU, apostando por una transformación más clara, había que entender de donde veníamos, que teníamos detrás quince años de gilismo y ocho del Partido Popular.

Esa falta de lectura también le sucedió a Costa del Sol Sí Puede / Podemos, es cierto que tensaron más de lo debido la cuerda. Pero nunca esperábamos que OSP diese ese giro hacia la moción porque ya había sido negada por sus propias bases que querían la continuidad con nosotros.

Sin embargo hubo ese giro donde se nos pierden las negociaciones que hubo entre el PP y OSP, un giro que hizo cambiar al Consejo  de Ciudadanos forzándole al cambio del voto de forma artificial.

Nosotros entendemos que fue ahí donde hubo el pacto para repartirse intereses particulares como el de los cargos de confianza que ahora tienen o, el que se haya entregado el término de San Pedro para ser gobernado de forma desastrosa y totalmente autonoma como están siendo hoy día, algo que nosotros no permitimos en su momento.

Lps.
¿Quiere decir que de ganar las elecciones de mayo, no permitiríais  esa autonomía en San Pedro?

MD.
Como está actualmente entendida no la permitiríamos; evidentemente la tenencia de alcaldía debe tener autonomía pero con participación central. Todo debe obedecer a un proyecto común que debe nacer en Marbella.

No se pueden seguir criterios distintos en Marbella y San Pedro porque somos una misma ciudad. Por supuesto que puede haber distintas velocidades, dependiendo de las necesidades de ambas partes

Pero lo que no se pueden tener dos Gobiernos con criterios y proyectos distintos; lo que hizo el PP fue vender San Pedro para comprar el sillón de la alcaldía de Marbella.

Lps.
¿Cómo ve usted a la alcaldesa Ángeles Muñoz?

MD.
Su partido la ha amortizado, la ha apartado de sus principales responsabilidades nacionales como las del Senado o del Parlamento Andaluz de donde ha desaparecido, así que lo que le queda es aferrarse al sillón de la alcaldía vendiendo medio municipio a OSP. Nosotros también entendemos que esa amortización cerrará su ciclo en mayo aquí en Marbella; estos dos años han sido de prestado gracias a OSP.

La empatía de Muñoz ya su empatía no es la misma.

Lps.
Si se marcha Victoria Morales al Parlamento Andaluz, en Sevilla, ¿cómo se elegirá su sustituto?, ella ha dicho que compaginará ambas tareas, si es así tendríamos lo que estamos viendo ahora en el Ayuntamiento, concejales que trabajan a medio tiempo, ¿no es una contradicción?

MD.
Victoria es la número cinco, no olvide que la suma de IU y Podemos, suman cuatro diputados, es un puesto de salida y las posibilidades de que salga elegida son muchas. Claro que trabajaría para Marbella, pero desde ahí.

El sustituto es una decisión a valorar, en el caso de las municipales existe un listado de candidatos y su sustituto sería el que esté en el número siguiente. El caso de Victoria es un reconocimiento a Marbella y a la Costa del Sol.

Lps.
Permítame una última pregunta, algo intimista. Cuando usted decidió entrar a formar parte del Gobierno socialista ¿qué sensación tuvo? y, ¿cuándo se fue, cómo se sintió?

MD.
Cuando entré a formar parte del Gobierno de Bernal, fue una sensación especial porque teníamos muchos años esperando esa oportunidad. Fue como concluir toda la trayectoria de una cadena de lucha con personas como Enrique Monterroso y de mucha más gente que ha venido aportando su compromiso durante años.

Fue pasar de la denuncia a la posibilidad real de cambiar y transformar las cosas. Fue muy gratificante, pero llena de gran responsabilidad.

Cuando salimos, por un lado me sentí sereno en cuanto al trabajo hecho, porque di todo lo mejor que tenía, pero por otra parte, tuve una gran tristeza y se lo comenté a Bernal, porque el papel histórico que teníamos, y que era el poner fin al gilismo y marcar una nueva etapa en Marbella, se vio truncado a mitad del camino.

Sentí tristeza porque con la moción traición parecía que la izquierda había fallado; también tuve otra sensación el día que salí del gobierno: sentí que había nacido un mayor y espontáneo respaldo popular y, así lo testimonian las fotos de los ciudadanos que acudieron al Ayuntamiento a expresarnos su solidaridad. Incluso días después de la salida la gente nos aplaudía en las calles.

Ahora tenemos las ideas más claras, sabíamos que se criticaba mucho nuestra gestión porque al abrir la televisión pública a todas las fuerzas políticas y la toma de decisiones, cabían más críticas.

Lo que nadie poner en duda es que cuando salimos del gobierno comenzamos a trabajar inmediatamente para poder regresar en mayo de 2019.


 
 





 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies