LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 6 / 4 / 2019. México. Blanca Nieves Palacios Barreda.

El ocaso de un partido


 

   

Dieciocho años, tendrían que trascurrir para que, el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), se convirtiera en un Partido Político; el esfuerzo de miles de ciudadanos convergió en su formación, la gran mayoría de estos participantes, gente de clase media y de la clase de los más desposeídos de nuestra sociedad mexicana.

Académicos, obreros, campesinos, artistas, ancianos, mujeres y hombres, ávidos de un cambio en el país, en sus vidas; ansiosos de ser respetados y reconocidos como el verdadero motor en el que se sostiene la clase alta y la clase política.

MORENA, organización ciudadana que, desde los inicios de su formación, junto con su líder, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), eran denostados, criticados y ridiculizados de diversas formas, fue creciendo hasta llegar a convertirse en una organización ciudadana que, aglutinó a millones de ciudadanos, que vieron en López Obrador, a ese líder tan esperado, vieron en él, el renacimiento de un Emiliano Zapata, de un Francisco Villa.

La cultura de los mexicanos contiene mucho de la deidificación de nuestros ancestros y mucho del fanatismo de estos modernos tiempos, y AMLO fue el depositario de la confianza, aun cuando muchos de sus seguidores ignoraban su trayectoria política priista.

El hecho de no haberle permitido llegar a la presidencia en dos ocasiones anteriores, (2006, 2012), fue hasta la tercera contienda electoral (2018) cuando se le reconoció el triunfo, avalado por aproximadamente 30 millones de votantes, dispuestos a defender el triunfo, a costa de su vida, según decía.

AMLO, que hoy se proclama amante del “amor y paz”, casi al término de la campaña, en la convención de banqueros en, Acapulco Guerrero, diría aquella frase, que puso a pensar seriamente a la oligarquía mexicana, y más allá de nuestras fronteras:  "Si se atreven a hacer un fraude electoral, yo me voy a Palenque, y a ver quién va a amarrar al tigre, el que suelte el tigre que lo amarre, yo ya no voy a estar deteniendo a la gente luego de un fraude electoral, así de claro, yo por eso deseo con toda mi alma que las elecciones sean libres y limpias; y que decida el pueblo quién será el presidente".

Tras estas declaraciones, muchos de sus seguidores, entendieron por qué en las anteriores elecciones, en las que a todas luces había sido el triunfador, nada hizo por defender el triunfo; también tras esto, AMLO, empezó a cambiar radicalmente, a hacer a un lado a quienes le ayudaron a construir el camino que lo llevaría, con seguridad a ocupar la silla presidencial.

Abrió las puertas a priistas, panistas, y a todo aquel del partido político que fuera, bajo el argumento de que: “había que sumar y no restar”; empezó a formar su gabinete con personajes bien identificados como miembros de la, “mafia del poder”; al llegar a la presidencia, empezó a poner en práctica una socorrida estrategia, que es dar dinero para callar bocas, no para que a las personas les cambie su forma de vida, ni para que tengan la zona de confort  de los de arriba; nada de esos cambios de forma y fondo que se habían estado esperando se han llevado a cabo, ni se les menciona.

Y la lucha por los espacios de poder entre, priistas contra morenistas, y morenistas contra priistas, cada vez se agudizan más, y da inicio lo mismo que ocurrió con el Partido de la Revolución Democrática (PRD), surgen los grupos, fracciones, que están dividiendo a ese Partido emanado de un genuino movimiento ciudadano.

Hoy en México la “democracia” está centralizada, en manos de un hombre que, aunque lo niegue,  hablando todos los días de libertades, él es el encargado de dar la palabra, de quitarla, de recibir o no a quien le parezca, de dar instrucciones sobre qué se aprueba o no en el poder legislativo, de hacer y deshacer a su antojo contratos, para los fines de semana salir a abrazar a un anciano, a un niño, tomarse la foto con una mujer y, todos contentos.

Se ha deslindando públicamente AMLO del Partido MORENA, aun cuando ve que el esfuerzo de muchos mexicanos se está yendo a un abismo, por la ambición de sus nuevos militantes priistas morenistas, porque, “se pelean las comadres y salen las verdades” y, la secretaria general y presidenta del mismo, Yeidkol Polevnski solo acata a decir que, le gusta más el nombre de PRI…MOR.


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es bnpb146@hotmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 8. Marzo 2011 – Abril 2019.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies