LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 
LatinPress®. 22 / 10 / 2018. LatinPress.es
   

Venezuela: El desafío de vivir en crisis social

 



Latinpress. 22 / 10 / 2018.
Uno de los más grandes desafíos que enfrentamos los seres humanos es vivir una vida “equilibrada”.

Vivir evitando los extremos, en una sociedad con una profunda crisis social, es un desafío para todos. Lo más fácil, en estas circunstancias, es irse a los extremos. Tenemos la tendencia a hacerlo, porque para poder vivir una vida equilibrada se necesita determinación y disciplina, individual y social.

En estos momentos todos batallamos con la misma tendencia al desequilibrio. En una sociedad conflictiva todos tendemos a hacer algo sin que nos importen las consecuencias. Irse a los extremos es siempre dañino y peligroso. No paga bien hacer mal. No trae buenas consecuencias vivir desequilibrada e irresponsablemente, tanto a nivel individual como en lo social.

Es hora de aprender que los actos extremos, de las personas y del gobierno, tienen consecuencias que nos alejan de vivir equilibradamente.

Lamentablemente vivimos en una sociedad, con un gobierno autoritario y populista, con grandes tendencias a los extremos. Son extremistas.

Muchos caen víctimas del consumismo (comprar comida compulsivamente), del egoísmo, del emocionalismo y muchos otros “ismos” que motivan el desequilibrio.

Vivimos en una sociedad de urgencia extrema que enseña extremos y por ello es se hace más difícil la tarea de llevar una vida equilibrada.

Cada vez es más difícil establecer buenos sistemas de disciplina ciudadana y fiscal. La falta de respeto, la apatía, y la rebeldía creciente hacen que sea casi imposible otro tipo de formación ciudadana.

Cada vez existen más padres ausentes. Están ocupados de procurar el sustento para sus familias. Esto es destructivo para el sistema familiar, base fundamental de toda sociedad democrática.

Y a pesar de las buenas intenciones, estamos haciendo daño (psicológico y moral) pues estamos impidiendo aprender las lecciones de vida que necesitamos aprender.

No nos damos cuenta de las terribles consecuencias de un estilo de vida inapropiado. Nuestra sociedad está produciendo ciudadanos emocionalmente inválidos, que con frecuencia conservan sus características de dependencia del gobierno de turno, en una especie de adolescencia perpetua.

Por otro lado, los ciudadanos debemos permitir que nuestros líderes sufran las consecuencias indeseables por sus actos irresponsables. Los líderes tienen que probar el fruto amargo que produce la irresponsabilidad, para que sean motivados a vivir con responsabilidad.

Alberto De Luca Bartolomeo


 
 





 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies