LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 16 / 2 / 2018. México. Blanca Nieves Palacios Barreda.


De Coalición  a Colación


 

   


Para que no haya confusión alguna, traemos a colación (hacer mención, según el Diccionario Larousse) el tema de los procesos electorales, previos a la elección de Presidente de la República de México, así como de Gobernadores, Diputados y Senadores y,  sus coaliciones (hacer alianzas, según el mismo diccionario).

Existe en México, la tradición de romper piñatas en cualquier tipo de festejo,  se acompaña de una canción que dice: “la piñata tiene caca, tiene caca…cacahuates de a montón”, refiriéndose a la colación (variedad de dulces, -según el mismo Diccionario en mención- que en ella se deposita).

Los mexicanos, no dejamos de sorprendernos de que, en cada período electoral los Partidos políticos andan a velocidad extrema buscando hacer alianzas y/o coaliciones con otros Partidos, con los que existen diferencias ideológicas diametralmente opuestas, a fin de derrotar al Partido de estado por más de ocho décadas, el Revolucionario Institucional (PRI), quien históricamente ha venido siendo apoyado por el Partido de Acción Nacional, (PAN), el Popular Socialista(PPS); el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana( PARM).

Las reformas que a lo largo de los años se han venido haciendo a la normativa electoral, no ha tenido  de manera alguna el propósito de que se  garantice el mejor desarrollo de las mismas, ni transparencia ni respeto al voto que los ciudadanos emitimos en las mismas, surgen a partir del descontento manifiesto de la ciudadanía desde la década de los 50’s, agudizándose en 1968, durante el período presidencial de Gustavo Díaz Ordaz, quien asumiera la responsabilidad total de la masacre de Tlatelolco,  teniendo como secretario de gobernación a, Luis Echeverría Álvarez, sobre quien recayó el benéfico dedazo para nombrarlo Presidente de la República de México, a pesar que, era sobre él precisamente, sobre quien recaían los señalamientos de la autoría de la masacre del 68.

La “apertura democrática” de Echeverría Álvarez, que llegó a la presidencia bajo las siglas del PRI y con el apoyo de sus Partidos rémoras, PPS y el PARM, fue una verdadera simulación, pues buscando su legitimación ante una sociedad que empezó a dar muestras contundentes de su inconformidad ante tanta desigualdad y autoritarismo, manifestada mediante  la conformación de guerrillas urbanas y rurales, pues tal apertura democratizadora solo se manifestó mediante tibias reformas a la Ley Federal Electoral, que fueron un señuelo para cooptar a jóvenes militantes y seguidores que padecieron el autoritario rigor oficial.

Sería hasta el período presidencial de José Guillermo Abel López Portillo y Pacheco (1976-1982), cuando  siendo el único candidato con registro del PRI, se enfrentaría a la candidatura, sin validez oficial, del líder ferrocarrilero y militante del Partido Comunista Mexicano (PCM) Valentín Campa Salazar; alcanzando aproximadamente un millón de votos, Campa Salazar evidenció al sistema político electoral, manejado desde las cúpulas del poder.

Y se da el pluripartidismo bajo la reforma de 1977, que impulsara Jesús Reyes Heroles, quien se desempeñaba como Secretario de Gobernación, dando por terminado el régimen de Partido hegemónico; surgen así legalmente a finales de la década de los 70’s y los 80´s, el PCM; Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT; Partido Socialista de los Trabajadores (PST); Partido Revolucionario de los Trabajadores ((PRT); Partido Demócrata Mexicano (PDM).


Como conservar el poder es la primordial tarea del gobierno priista, se han valido de innumerables artimañas y corruptelas para conservarlo, desde la conformación de más Partidos, para su exclusivo apoyo, lo que ha significado inversiones millonarias en este nuevo sistema pluripartidistas, hasta un derrame económico en procesos electorales, que supera en mucho a los presupuestos de salud, educación, vivienda, salarios, etc.

Bajo el argumento de que hay que derrocar al PRI, los Partidos que dicen ser de izquierda,  han cometido el error de hacer coaliciones vergonzantes, sin ponerse a pensar que el PRI, lleva años practicando esas estrategias aliancistas  y la de estar construyendo “Caballos de Troya” en su beneficio; en tanto las fuerzas, otrora de izquierda se van desdibujando al no hacer coaliciones con sus pares, lo que han hecho son unas verdaderas colaciones; solo esperamos los mexicanos que al romper esta piñata electoral el 2 de Julio, no  vaya a caer sobre nosotros  “caca…caca.. cacahuates de a montón”. bnpb146@hotmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 6. Marzo 2011 – Febrero 2018.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies