LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 14 / 5 / 2018. México. Blanca Nieves Palacios Barreda.

Cuentas pendientes  


 

   

Sexenio tras sexenio las muertes en México, se van acumulando, los mexicanos habremos perdido la cuenta, pero no el recuerdo de aquellos que han sido asesinados, siendo el motivo principal, el temor de los gobernantes de perder el poder que acumulan y utilizan en su propio beneficio.

Desde la década de los 50’s  la represión se intensificó contra obreros y campesinos, desatándose la que fue llamada: “guerra de baja intensidad”, por no presentar a los detenidos ante las autoridades correspondientes y por  tratarse de diversas acciones de represión, con la complicidad de los medios masivos de comunicación, al ocultar y en ocasiones, tergiversar los asesinatos, cometidos por miembros  del Ejército Mexicano, como ocurrió con los trabajadores copreros de Acapulco, Guerrero, en 1967, acribillados al exigir un aumento en el pago de su producto.

La impunidad de quienes han venido detentando el poder  ha traspasado todo límite y queda demostrado, con la desaparición del cantautor, Rosendo Radillo, cuando fuera detenido en un retén militar, un 25 de agosto de 1974, en el Estado de Guerrero, al preguntar Radillo el motivo de su detención, la seca y autoritaria respuesta fue: “por componer corridos”, a lo que el compositor, preguntó: “si eso era un delito”, la cínica respuesta sería: “no, pero mientras, ya te chingaste”.

Ha sido precisamente a través de esas canciones, llamadas popularmente, “corridos”, que la ciudadanía  se ha enterado de masacres, desapariciones y  asesinatos, como el ocurrido contra el líder campesino Rubén Jaramillo, un 23 de mayo de 1962,  junto a toda su familia, compuesta por su esposa, embarazada, y sus dos hijos, a manos de soldados.

Incontables resultan los asesinatos tanto de  líderes campesinos, obreros, mineros,  del magisterio, como de estudiantes y, queda claro, cuáles son las intenciones y propósitos de los gobernantes, cuando consideran  a sus principales enemigos a Maestros o, a estudiantes, que han luchado contra las injusticias y la represión.

Ilustrativo resulta  el caso del maestro Genaro Vázquez, egresado de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapan, Guerrero, quien tras organizar la Asociación Cívica Guerrerense (ACG) y la Central Campesina Independiente (CCI)  en 1959, durante la gubernatura de Raúl Caballero Aburto y denunciar sus corruptelas, fue perseguido y encarcelado.

Tras recuperar su libertad, encabezó una marcha para entrevistarse con el entonces Presidente de la República, Adolfo López Mateos, ante quien denunció la situación que prevalecía en Guerrero, señalando a Caballero Aburto,  como responsable de: despojos de tierra; represión injustificada; fraudes electorales, robos descarados y ausencia de las garantías individuales, por lo que se solicitó al Presidente, la desaparición de esos poderes.

Ese evento fue en junio de 1960, en octubre, de ese mismo año  Genaro Vázquez fue encarcelado, tras su liberación mediante el pago de  una fianza, nuevamente fue detenido y remitido a la cárcel de Lecumberri, de ahí sería  rescatado en 1968 por miembros de la ACG; convencidos de que de manera legal sería imposible combatir la corrupción, organizó un grupo guerrillero que sería perseguido  hasta el día de su muerte por el ejército mexicano.

En 1958, tras atacar el gobierno con ferocidad al movimiento ferrocarrilero y encarcelar a sus líderes, entre los que destacaban, Valentín Campa y Demetrio Vallejo, la desigualdad, la represión, aunada a una corrupción galopante dio, origen a la formación de grupos guerrilleros, esparcidos por toda la República Mexicana,  mismos que fueron sometidos mediante asesinatos, tortura y desapariciones. 

Semejante situación vivió el Maestro, Lució Cabañas, normalista ayotzipence, líder del grupo armado Partido de los Pobres en la década de los 70’s;  las masacres han proliferado.

México es señalado por organizaciones internacionales, como uno de los países en el que las ejecuciones extrajudiciales quedan en la impunidad, y son los familiares de las víctimas quienes recorren el país en busca de sus familiares desaparecidos y, organizaciones independientes que realizan investigaciones, cómo Seguridad  Nacional Hoy, que reportan aproximadamente 22 masacres registradas en: Sonora (1906); Ciudad de México (1968-1971); Acteal, Chiapas (1997); Tlataya, Edo. de México (2014); Ciudad Juárez (2009-2010-2013); Chihuahua (2010-2011); Guerrero (1974-1967-1995-2010-2014); Torreón (2010-2011; Tamaulipas (2010-2011); Sinaloa (2008-2010-2011); Veracruz (2011 agosto y septiembre); Monterrey (2011); Jalisco (2011) y, Nuevo León (2012).

Por su parte, el Centro de Investigación y Docencia Económicas, da a conocer que, de 2006 a 2011 se suscitaron 68 masacres en 20, de las 32  entidades del país, considerando masacres a un número mayor de 10 ejecutados.

Los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapan, detenidos y desaparecidos en septiembre de 2014, vienen a sumarse a la de miles y miles de desaparecidos, de los cuales los gobiernos priistas y panistas… no han dado cuenta. bnpb146@hotmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 7. Marzo 2011 – Mayo 2018.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies