LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 5. Marzo 2011 – Agosto 2016.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
 

 

   

Rafael Peralta Romero
República Dominicana

   
   
 

LatinPress. 4 /08 / 2016. Rafael Peralta Romero. República Dominicana.

   

Voces y ecos: Vargas Llosa y López Rodríguez.

 

En diciembre de 2013, el escritor Mario Vargas Llosa  pidió públicamente al papa Francisco la destitución del  arzobispo metropolitano de Santo Domingo, a quien acusó de  apoyar  “leyes racistas que privan de la nacionalidad dominicana a cerca de 200.000 dominicanos por ser hijos o descendientes de haitianos”.

Para entonces, monseñor Nicolás de Jesús López Rodríguez sobrepasaba con tres  años la edad canónica para el retiro de los obispos.

Informes confidenciales indican que el sumo pontífice  habló  con el prelado y tomó  en cuenta que éste  esperaba una vivienda –en construcción-  para alojarse cuando abandonara la  residencia arzobispal.  

“Quédate ahí”, le habría dicho el Papa –Jorge Mario Bergogilio-  a López Rodríguez, con quien bastante había compartido en reuniones del colegio cardenalicio.

De manera que el resoplo del novelista peruano-español  pudo contribuir a extender a cinco años  el tiempo extra del estigmatizado arzobispo al frente de la Arquidiócesis. Cesará el 10 de septiembre.

Quizá sea coincidencia que nueve días después el gobierno dominicano entregará a Vargas Llosa el Premio de Literatura Pedro Henríquez Ureña, dotado de 25 mil dólares y destinado a reconocer, por su trayectoria, a un autor hispanoamericano. Ese acto debió ocurrir en el pasado abril, pero hubo de ser pospuesto, dadas las circunstancias.  

El homenaje  se efectuará en el marco de la XIX Feria Internacional del Libro que  se inaugurará el 19 de septiembre. La ceremonia será regida  por el  presidente de la República, Danilo Medina, de cuyas manos  recibirá  Jorge  Mario Vargas Llosa el galardón. Voceros autorizados del gobierno criticaron duramente el otorgamiento del premio.

Por ejemplo, el  ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, deploró la elección  de Vargas Llosa y  la juzgó  inapropiada, porque el novelista, dijo,  “en momentos en que la República Dominicana se defendía de una campaña internacional en su contra, realizó pronunciamientos agresivos y falaces sobre las leyes y su aplicación en el país”.

El ministro de Cultura, José Antonio Rodríguez, debió sufrir estoicamente  la cadena de críticas a la decisión. Mostró madurez y templanza.

La Feria del Libro y la entrega del premio estaban, como cada año,  previstas para  el 23 de abril, aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes. Por  conveniencia política fue cambiada para septiembre.

Pasaron las elecciones del 15 de mayo, bajaron las aguas de la protesta, monseñor López Rodríguez será entonces arzobispo emérito y ya no habrá temor de juntarlo con Vargas Llosa.

El tocayo del Papa estará sonriente y seguro, para su bien   ni se enterará de posibles conatos de repudio. Tal vez hasta se anime a buscar  una “Conversación en la catedral”. rafaelperaltar@gmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies