LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 7. Marzo 2011 – Mayo 2018.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Rafael Peralta Romero
República Dominicana

   
   
 

LatinPress. 5 / 5 / 2018. Rafael Peralta Romero. República Dominicana.

   

Voces y Ecos: Se llamaba Esperalvillo

 

La primera vez que oí ese nombre conversaba con don  Antonio Rosario –luego rector de la UASD-  y Raúl Reyes Vásquez, ambos profesionales de sólida formación. Hablaban de ese lugar  como gran productor de cacao.  Era entonces una sección de Yamasá. Recuerdo cómo se refería a Esperalvillo el  meticuloso jurista Reyes Vásquez.

En junio de 1989 fue promulgada  una ley (la  53-89) mediante la cual la sección Esperalvillo fue  elevada a la categoría de distrito municipal. En el  primero de sus considerandos dice: Que la sección de Esperalvillo, del municipio de Yamasá,  ha tenido en los últimos años un considerable desarrollo político, económico, social y cultural…

También consideró “Que la sección de Esperalvillo cuenta, en la actualidad, con una población de más de 20 mil habitantes y, además posee las obras primarias básicas necesarias para el uso de la población y su crecimiento, tales como escuelas primarias, dos liceos secundarios, una clínica de salud, dos cuarteles de la policía, capillas y …”

En ocasiones corregí a personas que se referían a este pueblo y no pronunciaban su nombre completo.

Hace unos días publiqué en Facebook que estaba indagando el gentilicio de Esperalvillo  y surgió un montón de respuestas acotando que el nombre era Peralvillo. Pero nadie  nativo de allí respondió.

Cité la ley 53-89 como prueba documental, pero el municipalista Pedro Richardson me remitió  a la 184-04.  Ahí está el detalle, y no lo dijo Cantinflas. En junio de 2004 fue promulgada esa ley para elevar el distrito municipal de Esperalvillo a la condición de municipio. No sé si por displicencia o  malicia el municipio vino a llamarse Peralvillo.

No  necesitó el legislador colocar un párrafo para precisar que se cambiaba el nombre al lugar.  Es viciada la referida ley, por cuanto promueve  un  distrito que no existía: “ARTICULO 1.- El Distrito Municipal de Peralvillo, del Municipio de Yamasá,  de la Provincia de Monte Plata, queda elevado a la categoría de Municipio”.

Por igual cada considerando y el resto de la parte dispositiva  menciona a Peralvillo: “ARTICULO 2.- El Municipio de Peralvillo estará integrado en el área urbana por los siguientes barrios o sectores…”. Se aplicó la ley del menor esfuerzo para este cambio y la gente de allí al parecer ha quedado conforme. Nadie ha dicho nada.

Por extraño sortilegio, como en la leyenda del pájaro choguy, el cambio se ha propagado.  Cierto es que ambos nombres se emplean hasta en esferas oficiales, pero habrá que optar por el que dice la ley 184-04.  Desde ya no insistiré  en el viejo nombre de aquel pueblo, y si lo mencionara será para decir: Se llamaba Esperalvillo. rafaelperaltar@gmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies