LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 7. Marzo 2011 – Septiembre 2018.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Rafael Peralta Romero
República Dominicana

   
   
 

LatinPress. 1 / 9 / 2018. Rafael Peralta Romero. República Dominicana.

   

Voces y Ecos: Los gentilicios en la historia (2/2)

 

En la Biblia abundan relatos  en los que se mencionan  y etnias más por el gentilicio que por el nombre del lugar donde habitaban los involucrados  en la narración. Mire esta breve  historia de los judíos: “…hicieron huir delante de ellos a los cananeos, a los fereceos, a los jebuseos, a los siquemitas y a todos los guergueseos y habitaron en esa tierra mucho tiempo”. (Judit 5,15-16).

Los israelitas, hebreos o judíos, se destacaron no solo por su capacidad de guerrerismo y de atropello a los vecinos, sino porque su religión se ha impuesto y ha dejado sus marcas en otras religiones  que practican otros pueblos del mundo.

Aún hoy, algunos religiosos siguen creyendo  que los  hebreos constituyen  el pueblo de Dios,  posibilidad que quedó derogada con el nacimiento de Jesucristo.

Precisamente, entre ellos nació Jesucristo, el hombre más influente,  hoy por hoy, en la historia de la humanidad. Nació en un lugar  llamado Nazaret y vino a ser llamado  nazareno, pero de niño fue llevado a vivir  la región de Galilea y adquirió el gentilicio  galileo.  Compartió con samaritanos y una magdalena, fue perseguido por los romanos, traicionado por un iscariote.

Los judíos no se  llevaban bien con la gente de Samaria, por eso una mujer de esa estirpe se extraña de que Jesús le pidiera agua mientras ella la sacaba de un pozo. “Dame de beber”, reclamó el Maestro. Entonces la samaritana le dijo: "¿Cómo es que tú, siendo Judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana? Porque los judíos no tienen tratos con los samaritanos”. (Juan 4, 9).

Que los samaritanos no disfrutaban de aprecio entre los compueblanos de Jesús queda evidenciado en el ejemplo usado por el nazareno para  demostrar quién es el verdadero prójimo  de alguien, frente a la desgracia sufrida por un hombre víctima de malhechores. Pasó un sacerdote  y no hizo nada por él, tampoco un levita. Un samaritano lo curó y vendó sus heridas. De ahí el símbolo del buen samaritano.

Tras la desaparición física de Jesús, a sus discípulos  se unió Saulo de Tarso, posteriormente llamado san Pablo,  quien llevó a cabo una intensa predicación de la doctrina cristiana  y sufrió persecuciones.

El  rey Areto IV y los nabateos  lo hicieron huir de Damasco. Luego disfrutó la generosidad de los macedonios. En Corinto se entendió con su gente, luego envió dos cartas a los corintios.

El Apóstol  visitó también  y luego escribió cartas a los gálatas. Galacia es una ciudad del Asia Menor que recibió ese nombre de los galos  (luego franceses) que en el siglo III a C atravesaron el mediodía  europeo e invadieron el Asia.

Vencidos, los galos se unieron a los romanos y muerto el último rey gálata (25 aC), Augusto convirtió la Galacia en  una  provincia romana

Pablo  estuvo en la tierra de los tesalonicenses (Tesalónica);  de los efesios (Éfeso),  de los corrintios (Corinto), de los filipenses (Filipos), de los colosenses (Colosas, ciudad próxima a Laodicea) y por igual predicó a los hebreos y les  remitió  un texto teológico.

Sin duda, la Biblia es abundante en el uso de los gentilicios, muchos de ellos gentilicios que han hecho marcas en la historia de la humanidad.

Lea: Los gentilicios en la historia (1/2)

rafaelperaltar@gmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies