LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 7. Marzo 2011 – Julio 2018.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Rafael Peralta Romero
República Dominicana

   
   
 

LatinPress. 28 / 7 / 2018. Rafael Peralta Romero. República Dominicana.

   

Voces y Ecos: Lo insólito se hizo común en República Dominicana

 

La República Dominicana vive una etapa en la que lo insólito  se ha hecho común. Insólito es sinónimo de raro, extraño, desacostumbrado. Lo común es habitual y rutinario. En el periodismo esta dicotomía ha sido el punto  de partida para definir lo que es noticia. Aquí, ahora, lo que antes  hubo de ser noticia, deja de serlo.

El maestro Alberto Malagón, digno de mejor recordación, ilustraba este planteamiento con la alegoría siguiente: No es noticia que un perro  muerda a un hombre, porque es un suceso común, pero sí es noticia  que un hombre muerda a un perro, porque no es habitual, porque es lo raro.

Bajo la viciada atmósfera que cubre a los dominicanos ocurren a diario sucesos más extraños que la mordida de un ser humano  a un beligerante  ejemplar canino.  Y todo pasa como si nada  hubiese pasado.  Robar en la calle o robar al Estado, matar de día o matar de noche se han tornado   hechos ordinarios como llover y escampar. 

Un sujeto con amplio ensarte delictual, cuando al fin se consigue que entre a prisión, de repente enferma y de repente muere sin que nadie –autoridad ni familia- sepa de su velatorio ni de su cadáver y , peor aún, sin que un suceso  así sacuda los carcomidos cimientos del sistema judicial dominicano. Ni el eficiente DNI ha dado con Pedro Alejandro Castillo, alias Quirinito.

Otro individuo, con perfil  para la alta delincuencia de cuello blanco y relacionarse con  gobernantes y ministros,  es traído al país por el Partido de la Liberación Dominicana y sin que fuera este el propósito embadurna al Gobierno dominicano de materia pestilente. Dado  que su inteligencia delictual es de carácter internacional, el tal Joao Santana  fue detenido en Brasil, su país de origen. 

Pudo ser insólito  -pero no fue- que el Gobierno se hiciera dependiente de este hombre y pagara valores dispendiosos por sus  servicios. Quizá resulte insólito que  estando preso  el famoso truhan, la Presidencia de la República le pagara cuantiosas sumas por presunta asesoría. Fue necesario que el PRM, pese a su tímida oposición, denunciara  pagos por 1,400 millones de pesos para que  administración Medina admitiera el hecho, pero señalando que la suma era menor.

Una vez pudo ser asombroso, pero ya es habitual, que policías y militares estén involucrados en robos, atracos y crímenes por paga, o que los agentes del orden se maten entre sí  en disputas por un botín. Pero no, eso ocurre como decir que atardece, que anochece o que amanece. La tragedia del momento es que lo insólito se ha hecho común. Es preocupante. rafaelperaltar@gmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies