LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 8. Marzo 2011 – Septiembre 2019.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Rafael Peralta Romero
República Dominicana

   
   
 

LatinPress. 30 / 9 / 2019. Rafael Peralta Romero. República Dominicana.

   

Voces y ecos: La reforma oportuna

 

En  un país donde tanto se tira y estira la Constitución de la República, las modificaciones a la Ley Sustantiva deberían  clasificarse en oportunas e inoportunas.

Esto, a partir del fin que se persiga  con el cambio del texto constitucional.

Las circunstancias sociales y políticas  indican la pertinencia o no  de una reforma.

En artículo anterior (13-9-19) me he referido a las reformas constitucionales inmediatas a la decapitación de la tiranía de los Trujillo, en 1961. Pero falta algo por decir.

La primera ocurrió en diciembre de 1961, promovida por el presidente Joaquín Balaguer, títere del trujillato,  y puede considerarse oportuna, aunque insuficiente.

El texto constitucional votado por el Consejo de Estado el 16 de septiembre de 1962 representa un magnífico ejemplo del buen sentido.

Los siete ciudadanos que  componían esa junta de gobierno ejercían el Poder Ejecutivo y el Legislativo. Su  ecuanimidad quedó demostrada en la aceptación de la  transitoriedad de sus funciones.

Intentaron emprender la reforma mediante una Asamblea Constituyente, pero debido al poco tiempo para elegir diputados constituyentes y amparados  en la Constitución vigente (diciembre de 1961), los consejeros  optaron por constituirse en Asamblea Nacional Revisora para dotar a la nación del urgido nuevo  texto.

Previamente, el Consejo de Estado emitió la ley 5968, del 20 de junio de 1962, mediante la cual ordenaba  una revisión completa de la Constitución y convocaba a las Asambleas Electorales para reunirse el 15 de agosto a fin de elegir los representantes, a razón uno por cada sesenta mil habitantes o fracción de más treinta mil.

Esa disposición fue derogada  por la Ley 6007,  del  14 de agosto de ese año.
Esta última  contiene cuatro considerandos y solo un artículo, pues su objetivo era dejar sin efecto la elección de diputados constituyentes por la dificultad material de su aplicación.

Pese a la urgencia de los cambios, estos señores actuaban con mesura.

Luego, el Consejo de Estado emitió la ley 6027, 10 de septiembre, en la  que “Se declara la necesidad de reformar la Constitución de la República con el fin…”. 

La ley tiene  solo dos artículos, pero en cada uno los literales sobrepasan el número de letras  de nuestro alfabeto y los caracteres se repiten con un apóstrofo (a’, b’, c’…).

La nueva Carta  se proclamó  el 16 de septiembre de 1962. Esta enmienda incluyó la restitución de la vicepresidencia, dispuso que para ser presidente de la República bastaba con ser dominicano de nacimiento “u” origen y haber cumplido treinta y cinco años de edad.

Es ejemplo de reforma oportuna y pertinente. Lo contrario es   reforma impertinente.


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es
rafaelperaltar@gmail.comColaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies