LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 8. Marzo 2011 – Julio 2019.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Rafael Peralta Romero
República Dominicana

   
   
 

LatinPress. 13 / 7 / 2019. Rafael Peralta Romero. República Dominicana.

   

Voces y Ecos: La barquilla azul

 

Desde  su creación,  en 1939, los fundadores del Partido Revolucionario Dominicano pensaron que su logo sería un jacho encendido “sostenido por una mano vigorosa”.

Jacho es  adaptación de la voz hispana hacho a los usos lingüísticos de los  dominicanos. Los fundadores  del PRD eran conscientes de esta realidad.

También sabían del valor simbólico contenido en un leño resinoso usado para alumbrar.

El  partido  aparecía en medio de las tinieblas implantadas por la dictadura de los Trujillo. Hacía falta luz.

Además de luz, un  jacho constituye  un arma para quemar lo que merezca ser quemado.    Las malezas se extinguen con fuego.

Durante tres cuartos de siglo, el PRD representó un baluarte de la democracia dominicana.

Mayormente fue dirigido por hombres y mujeres con sentido de la historia. Ellos  aplicaron el concepto de que   el pasado es el espejo del porvenir.

Desde hace  cinco años la otrora poderosa organización ha devenido en entelequia.

Cuando las instituciones caen  en las manos –o las garras- de sujetos inmediatistas, incapaces de interpretar el valor simbólico de las cosas y por demás con los sentidos inhabilitados para captar las palpitaciones colectivas,  tiene que ocurrir  el ocaso de esas instituciones y la consiguiente disfunción, palabra parecida a defunción.

En semejante situación se encuentra el una vez glorioso Partido Revolucionario Dominicano, el de más larga duración en la historia dominicana.

En la semana que termina se ha anunciado  que  la organización  se deshace de lo único que le quedaba de lo que antes fue: un instrumento para servir a la democracia.

Algún “experto”, quizás de esos que fuman mucho y cobran en dólares,  debió haber recomendado al presidente del PRD la sustitución de esa cosa caduca.

El señor Vargas, cuya especialidad es ganar dinero, no podía distraer tiempo en idealismos. Y de la lista de favorecidos, apareció  el dibujante para la gran tarea.

El jacho fue sustituido por un helado en barquilla.  Es obvio que ni alumbra ni quema.

Dicen algunos que  Vargas ha querido ser coherente con  el estado actual del  una vez poderoso PRD, convertido  ahora en alicate de la cohorte que alienta  los planes nefastos del presidente Danilo Medina para mantenerse en el poder.

Ojalá  la administración del PRD –negocio del señor Vargas- quiera informar  cuánto  pagó por  el dibujito de la barquilla azul que le servirá de logo a ese partido.

Ojalá informen también el nombre del dibujante y a cuál dirigente está vinculado. Al fin y al cabo, son fondos públicos los que se están manejando. ¿Cuánto costó    la barquilla azul?


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es rafaelperaltar@gmail.comColaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies