LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
 

 

   

Rafael Peralta Romero
República Dominicana

   
   
 

LatinPress. 26 /06 / 2016. Rafael Peralta Romero. República Dominicana.

   

Tres horas frente al mar.

 

Es cierto que la muerte acecha en cualquier parte, pero unos seres humanos andan más expuestos a sus ataques que otros. De ahí que los demógrafos   usen el índice de mortalidad como uno de los parámetros para medir el desarrollo de una sociedad. En las  naciones atrasadas muere más gente por enfermedades prevenibles que en las otras.

En las naciones atrasadas también ocurre mayor número de decesos ante sucesos, aun imprevistos, en los que organismos de socorro asisten a ciudadanos en condiciones  de vulnerabilidad.

 

En Estados Unidos, por ejemplo, el que un gato caiga en una fosa  es razón para mover  bomberos y otras entidades de servicio público.

En República Dominicana, en cambio, dos personas útiles y productivas,  se lanzan al mar bravío y mueren en presencia de decenas de curiosos  y en ausencia de órganos de auxilio que pudieron, con intervención oportuna, arrancarlos de las fauces de la muerte. Pero fueron sumados a la estadística de la muerte inoportuna y atemporal.

Contrariamente a lo que crean los destinistas  (“ese era su día”, dirán)  el 14 de junio de 2016 no  tenía que ser la fecha de muerte del ingeniero Engel García Peralta ni tampoco la de su esposa, la arquitecta Raquel Reyes de García. Ella, afectada de un estado de confusión mental, se lanzó –como Alfonsina- al mar de las Antillas.

Él, apremiado por un impulso varonil, se echó al agua con la pretensión de  redimirla. A ella la captó  con vida un  rescatista voluntario, quien la entregó a una lancha de la Armada. Poco después, murió.

Consignamos que la actuación de la antigua Marina de Guerra fue la única ayuda del Estado para preservar la vida de dos ciudadanos.

“A  los viejos les espera la muerte a la puerta de su casa; a los jóvenes les espera al acecho”, ha  escrito san Bernardo. Pero ¿y si hubiesen aparecido los organismos de auxilio, los sacan de las aguas y les proporcionan las debidas atenciones, habrían perecido? Medidas efectivas pueden  prevenir los acechos de la muerte. Y ocurre en algunos países.

La única medida efectiva procedente de una institución oficial, fue la de la Autoridad Metropolitana de Transporte que acudió aquella fatídica mañana, con notable prontitud,  a recoger el vehículo de los fallecidos sin que éste se hubiera accidentado. A esa hora, del cuerpo de Engel García sólo se sabía que yacía bajo las aguas.

No hubo ambulancias ni paramédicos,  no hubo bomberos ni buzos de la Armada. Buzos civiles vendieron el servicio de búsqueda y recuperaron el cadáver. Tres horas debimos esperar  los parientes la llegada de ese  momento.

A pocos metros, el gobierno inauguraba un costoso centro de convenciones. Nosotros aguardábamos frente al mar. rafaelperaltar@gmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies