LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Mariela Sagel.
Panamá.

   
   
 

LatinPress. 16 /1 / 2016 Mariela Sagel. Panamá.

   

¿Sobreviviremos?

 

Pensaba titular este artículo ‘La antesala del infierno' para referirme a estos días que anteceden a la toma de posesión de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, pero analizando la repercusión que puede tener su mandato en nuestro país —si no se le ocurre una locura— seguramente el nuevo POTUS, (President Of The United States) tiene suficientes frentes abiertos para que no se acuerde de querer que le devolvamos el Canal de Panamá.

Sus últimas intervenciones públicas, especialmente la delirante conferencia de prensa donde insultó e irrespetó a un corresponsal de una cadena internacional de noticias, nos recuerdan a muchos panameños las actitudes de #MachoMan que vivimos aquí en el año 2009, cuando el recién estrenado presidente que está refugiado en Miami le entró a mazazos a una estructura de un centro de convenciones, ubicada en la Calzada de Amador, frente a la entrada al Canal de Panamá en el Océano Pacífico.

En un editorial de El País se le describe como grosero con los periodistas, mal hablado, despectivo y amenazante: ‘Trump demostró que sigue creyendo estar dentro de uno de los reality shows que tanta fama le han proporcionado'.

El futuro gabinete estadounidense, aparte de parecer un club estilo Bildeberg pero de recalcitrantes republicanos gringos de extrema derecha, no augura nada bueno.

El nuevo POTUS insiste en construir un muro en la frontera con México, y que lo paguen los mexicanos.

Promete generar empleos como nunca ha conocido ese país, seguramente pensando que cada uno de sus habitantes va a colocar por lo menos un ladrillo de esa muralla.

No ha moderado su alocado discurso de insultar a todos, se resiste a someterse al escrutinio de sus negocios y posesiones y sobre todo —muy parecido al loco que tuvimos de presidente— gobierna por Twitter.

A nivel internacional los presagios son aún más descorazonadores: Hay una espesa neblina en torno a la relación con Rusia, se tiró de bruces contra China y los países islámicos, contra los dominicanos y ha amenazado con revisar el avance de la normalización de las relaciones con Cuba, que estuvieron congeladas por más de 50 años.

En el tema ambiental ha reiterado su oposición a la realidad del cambio climático y ha nombrado a un negacionista en la agencia responsable.

La industria del cine ha mostrado una cordura y consistencia que no ha tenido el resto de la sociedad. Los artistas fueron y siguen manifestando su desaprobación al desbocado presidente.

Meryl Streep dio un elocuente discurso al recibir un premio en los Globos de Oro en el que, sin mencionar su nombre, señaló que ‘cuando los poderosos utilizan su posición para someter a los demás, todos perdemos'.

Trump se dio por aludido en forma inmediata, diciéndole que ella no lo conocía pero que lo había insultado y que era una de las actrices más sobrevaloradas. La protagonista de ‘La dama de hierro', película basada en la vida de Margaret Thatcher, ha estado en el tope de los comentarios por su elocuente aseveración.

Robert de Niro le escribió una breve nota donde le decía ‘Con tu elegancia e inteligencia tienes una potente voz que inspira a los demás a alzar la suya para que sea escuchada también. Es muy importante que TODOS alcemos la voz'.

Y ese mensaje ha ido calando en muchos sectores de la sociedad estadounidense, al punto que se juntaron 21 artistas para grabar un video con el tema mítico ‘I will survive' de Gloria Gaynor (‘Sobreviviré'), que ha sido utilizado a lo largo de la historia como himno del empoderamiento femenino, del orgullo gay, y que la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos define como ‘cultural, histórica y artísticamente significativo'.

Durante los 30 meses que el actual presidente panameño ha estado en el cargo, a pesar de plegarse a cualquier capricho del embajador gringo —como la disparatada fiesta que ofreció el mismo día y a la misma hora en que la Autoridad del Canal agasajaba a sus clientes más importantes por la inauguración de la ampliación—, no fue invitado a la Casa Blanca.

De los últimos presidentes que han ocupado el Palacio de las Garzas, todos han visitado en su condición de mandatarios a Bush padre, Clinton, Bush hijo y el último fue Martinelli que estuvo con Obama y que ahora está a buen recaudo en sus fronteras.

Valdría la pena revisar la agenda del nuevo POTUS para saber si mirará a Panamá, que no sea para visitar la torre que lleva su nombre y que cuando vino a inaugurar sufrió tantos reveses.


marielasagel@gmail.com
Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies