LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Mariela Sagel.
Panamá.

   
   
 

LatinPress. 4 / 7 / 2018 Mariela Sagel. Panamá.

   

La hora decisiva de México

 

Publicado en La Estrella de Panamá y Latinpress.es España. El domingo se celebraron en México elecciones federales en las cuales se eligió al presidente de la República, 128 senadores y 500 diputados.

Estos comicios se llevan a cabo cada cinco años y diez meses, lo que constituye el sexenio de ese país que, como dice el dicho, atribuido a Porfirio Díaz pero que en realidad lo acuñó Nemesio García Naranjo, intelectual regiomontano, ‘pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos'.

Díaz fue presidente en siete ocasiones, por un período total de treinta años. Su gestión al mando de los Estados Unidos Mexicanos se conoció como el ‘porfiriato'. Los senadores y el presidente son electos por seis años y los diputados por tres. La campaña inició oficialmente desde el 30 de marzo y la veda la detuvo el pasado 27 de junio.

Fueron interesantes los debates que se transmitieron a nivel internacional, el primero desde la capital, Ciudad de México, el segundo desde Tijuana y el último desde Mérida.

De una población de unos 125 millones, había 90 millones inscritos en partidos políticos. Las encuestas apuntaban a que el candidato del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), partido en alianza con el Partido del Trabajo y el Partido Encuentro Social que tiene el eslogan ‘Juntos haremos historia' sería el ganador ya que el ‘destapado' del tradicional Partido Revolucionario Institucional (PRI), que estuvo al frente del poder por 70 años, José Antonio Meade, no levantaba ni malos pensamientos.

Había otros candidatos en carrera, que no llevaban chance. La disputa estaría entre Meade, López Obrador (AMLO) y Ricardo Anaya, del Partido Acción Nacional (PAN) en alianza también con otros movimientos.

Termina así el sexenio de Enrique Peña Nieto, que estuvo más lleno de escándalos que de logros. Durante su gestión no solo no disminuyeron los asesinatos y ejecuciones por parte de los sicarios de los cárteles de la droga que controlan muchos de los estados de ese país, sino que se exacerbó el morbo por los turbios manejos que tuvo el presidente y su esposa, entregados a la ‘civilización del espectáculo', que involucraron escándalos por pagos recibidos por la ex actriz de parte de una cadena de televisión y otras acciones impresentables.

También termina un sexenio en que el presidente de México no quiso acercarse a los predios de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara ya que, en campaña, metió la pata, no una sino dos veces, cuando le preguntaron por sus libros preferidos. Confundió autores y títulos.

Durante todos estos años, aun cuando jefes de Estado han ido a la apertura de la feria, como el caso del difunto Primer Ministro Simón Peres (cuando Israel fue el invitado de honor, en 2013), le dejó el protagonismo a Felipe González, ex presidente del gobierno español. Inédito en un presidente de un país donde la cultura ha sabido aliarse con el turismo en las manifestaciones artísticas y literarias.

López Obrador se presentó a las elecciones por tercera vez: en 2006 se dice que ganó y le hicieron trampa a favor de Felipe Calderón, que continuó el mandato que había iniciado el PAN con Vicente Fox, y que le había arrebatado al PRI la hegemonía sobre el gobierno durante esos 70 años anteriores. En el año 2012 volvió a correr, ya con un movimiento partidista resquebrajado (el PRD), y no hubo reclamo de fraude. Ahora las cosas eran distintas.

Se le acusa de ser ‘chavista' o de ser de ‘izquierda', pero antes no había un Trump en la Casa Blanca, ni un muro que levantar entre las fronteras de los países vecinos. AMLO usó sutilmente los términos ‘un gobierno sin privilegios' (de los que ha abusado Peña Nieto), la élite y, sobre todo, la poderosa mafia, para describir a sus enemigos, y la comunidad empresarial, a la que definitivamente no le conviene tener a un hombre progresista en Los Pinos, está alarmada.

México es, definitivamente, un caso de estudio, donde se perfeccionó la dictadura de un partido -el PRI (‘La dictadura perfecta', película cuyos argumentos para mantener el poder hacen palidecer hasta a Nicolás Maquiavelo)- y al PAN, que siguió y sublimizó las tácticas del PRI.

Un país donde los periodistas tienen que disfrazar sus reportajes en novelas y ganar premios para que sean divulgadas, donde la gente no se muere, sino que les matan, donde la corrupción ha alcanzado niveles realmente extravagantes, al mismo tiempo que tiene grandes poblaciones que sufren de enorme marginación.

Hoy día cuando se eligen a nuevas autoridades, esperábamos que prevaleciera el buen juicio y la transparencia, y que ganara el que obtuviese los votos, sin manipulación ni fraude.

De esas nuevas autoridades dependerá el desarrollo de las políticas del loco que ocupa la Casa Blanca y que por supuesto, afectarán a toda la región. Ya es hora de que alguien se le pare firme y le haga respetar a todos por igual. @marielasagel. www.marielasagel.com marielasagel@gmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies