LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 5. Marzo 2011 –Octubre 2016.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.



     
 

 

   

Leopoldo Puchi
Enfoque. Venezuela

   
   
 

LatinPress. 8 /10 / 2016. Venezuela. Leopoldo Puchi.

   

Enfoque: Mercosur no tiene seguidores progresistas.

 

Flash Rojo

AL ORGANIZAR el proceso de recolección de firmas y no establecer con claridad las normas, el CNE queda mal. Todavía hoy no se sabe si el 20% de la firmas debe ser nacional o si debe reunirse ese mismo porcentaje en todos los estados. No es un asunto “hipotético”, por lo que se requiere una información precisa.

ES POSIBLE que un sector de la oposición se lance en noviembre por la aventura de un paro nacional. Pero ese no es el verdadero problema del Gobierno, porque tendría con qué vencerlo. El punto reside en si la oposición puede o no recoger las firmas, porque de lograrlo obtendría un éxito que llevaría a un revocatorio en 2017.

Flash Negro

AL DECIDIR que va a participar en el proceso de recolección de firmas organizado por el CNE, la oposición está en el deber de anunciar que va a aceptar los resultados del evento, en el cual es tan probable que se alcance la meta del 20% de las firmas requeridas como que no se logre ese objetivo. La pelota es redonda.

LA PROPUESTA de excluir a Venezuela del Mercosur fue criticada por Timoteo Zambrano. Algo natural para un venezolano. Pero llama la atención la reacción en su contra. Una soledad que es reflejo de la perturbadora debilidad de las ideas progresistas en la oposición, hecho que trasciende la simple lógica de la polarización.

Desde la Sala Situacional
Carril democrático

Aunque las amenazas acechan, el proceso político venezolano continúa transcurriendo en el marco del sistema vigente sin descarrilarse. Los factores de oposición se han encauzado por el mecanismo del referendo y recientemente el Consejo Nacional Electoral ha fijado la fecha para la recolección de las firmas necesarias para su activación, que, de realizarse, sería a mediados del primer trimestre del próximo año.

Una situación tensa pero manejable.

Seguramente algunos sectores de la oposición, de reunirse el 20% de las firmas, insistirán en que el referendo se celebre en 2016 y algunos incluso pudieran estar pensando en recurrir a métodos violentos para que así sea. Pero el ambiente general se inclina más hacia el acatamiento a las decisiones establecidas por el CNE, aun cuando puedan ser objeto de críticas.

Por otra parte, el proceso de recolección de firmas en nuestro país ocupará el mes de octubre, que es la etapa decisiva de las elecciones estadounidenses, por lo que es de esperarse que desde Washington no se impulsen iniciativas de ruptura del tipo de las revoluciones de colores.

De haber una nueva orientación seguramente estará pospuesta para luego del 8 de noviembre, ya que es razonable que se intente evitar cualquier incidencia, por pequeña que sea, que pueda perturbar la contienda, sobre todo cuando se trata de un país petrolero.

De modo tal que tanto el cuadro nacional como el internacional abren una ventana de posibilidades, haya o no referendo, para que los diferentes sectores construyan un marco de convivencia para los próximos dos años utilizando los instrumentos apropiados del diálogo y la negociación. De ser así, habría que crear las condiciones para que ante un eventual triunfo de la oposición en 2018 pueda tener lugar sin traumas la alternancia y se construya un marco de cohabitación para el mediano y largo plazo, puesto que son dos grandes fuerzas políticas y sociales que no van a desaparecer, gane quien gane los venideros procesos electorales.

El Socialismo en la Historia
O barbarie

El dilema planteado por Rosa Luxemburgo, socialismo o barbarie, tiene la marca de su momento histórico, 1915, cuando la guerra mundial amenazaba con destruir los cimientos de la civilización y en las entrañas de la sociedad alemana se engendraban las raíces del nazismo. El mundo ha cambiado desde entonces, pero la humanidad se encuentra sometida a nuevas amenazas de regresión, bien sea hacia formas de despotismo abierto, que se manifiestan en cruentas guerras por el reparto del planeta, o modalidades sutiles pero siniestras de avasallamiento masivo de poblaciones por medio de paradigmas culturales y de las nuevas tecnologías de vigilancia y control.

Frente a la barbarie, el socialismo no emerge en la formulación de Rosa Luxemburgo como una opción única y automática, sino como una alternativa abierta, que solo puede avanzar en la medida en haya una intervención consciente. Esto significa, desde la perspectiva de hoy, que las modalidades de construcción del socialismo no obedecen a esquemas predeterminados y que el éxito de un nuevo modelo depende del factor subjetivo, de la flexibilidad, la capacidad y la eficiencia para mejorar la vida concreta de la gente.

elepuchi @gmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies