LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 7. Marzo 2011 – Julio 2018.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.



     
 

 

   

Leopoldo Puchi
Enfoque. Venezuela

   
   
 

LatinPress. 3 / 7 / 2018. Venezuela. Leopoldo Puchi.

   

Venezuela y la desaceleración de la presión externa

 

Publicado en Efecto Cocuyo de Venezuela y latinpress.es. España. Se puede observar una ligera distensión en lo que se refiere a la presión de factores extranjeros sobre Venezuela.

Un respiro en las tensiones que, de actuarse con rapidez, puede facilitar una reformulación de las políticas del Estado en dos direcciones: las líneas económicas y las de la esfera  internacional, con el fin de aliviar la carga social de la hiperinflación y reactivar la producción nacional.

La desaceleración de la presión externa es consecuencia de una serie de eventos de menor intensidad, pero que indudablemente han influido sobre la evolución de los acontecimientos.

Así como la iniciativa del Grupo Boston de promover la excarcelación de Joshua Holt y la decisión tomada por el presidente Nicolás Maduro de liberarlo han contribuido a crear este instante que puede ser utilizado para cambios y para propiciar el diálogo.

Del mismo modo, la lectura que se le ha dado a lo acontecido en la última  reunión de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, por parte de muy importantes funcionarios de Washington, apunta en la dirección de una reevaluación de los procedimientos utilizados.

Igualmente, habría que anotar que el cambio de gobierno en España saca de juego una punta de lanza ultra radical e inclina la balanza europea hacia posiciones menos pugnaces, como las de Portugal y Grecia.

La existencia de esta rendija de distensión brinda la oportunidad para que en lo interno el Gobierno proceda a tomar medidas en sus políticas macroeconómicas que contribuyan a controlar la inflación y permitan la formación de los precios, lo que brindaría un mínimo de la estabilidad necesaria para el crecimiento de la producción.

Entre esas decisiones estaría la modificación de la Ley de ilícitos cambiarios, para permitir al sector empresarial importar bienes terminados e insumos con sus propias divisas de forma legal y pueda asentar los costos en la contabilidad.

Sería un primer escaño de una reforma económica que debe contemplar a la disminución de la emisión monetaria sin respaldo en la producción.

Al mismo tiempo, debe emprenderse una reorientación de la política exterior para contener la presión externa, que se ejerce por medio sanciones como el bloqueo financiero y que afectan la capacidad de producción nacional, en particular a la industria petrolera, lo que trae como consecuencia que disminuyen los ingresos del país y se agravan las condiciones de vida de los venezolanos.

El grado tan elevado al que han llegado las sanciones y el deterioro tan fuerte de las relaciones de Venezuela con Estados Unidos y sus países aliados no es solo consecuencia de la actitud de los círculos más belicistas de Washington, sino que también hay que tomar en cuenta que Venezuela durante mucho tiempo no ha ejercido eficazmente su diplomacia en función de neutralizar a los más radicales y ganar aliados.

Un redimensionamiento de la diplomacia, en medio del respiro de la actual distensión, puede contener nuevas sanciones. Nunca está demás la corregir. elepuchi @gmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies