LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 5. Marzo 2011 – Febrero 2017.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.



     
 

 

   

Leopoldo Puchi
Enfoque. Venezuela

   
   
 

LatinPress. 21 /2 / 2017. Venezuela. Leopoldo Puchi.

   

Enfoque: Venezuela, ¿con menos patriotismo y orgullo de ser venezolano?

 

Flash Rojo.

ES NATURAL que los partidos cumplan con ciertos requisitos para su funcionamiento. La ley establece que organización que deje de postular en dos procesos, debe renovar su inscripción.

Pero este no es el caso del PPT, y se le quiere aplicar la norma. En realidad, lo más plural es facilitar los trámites y no poner barreras que limitan la participación ciudadana.

NO SE JUSTIFICAN prohibiciones migratorias sin orden judicial. Tampoco se puede aceptar que los cuerpos policiales desconozcan las boletas de excarcelación emanadas de tribunales. La Fiscalía y el Tribunal Supremo deben hacerse respetar, porque los cuerpos de seguridad no pueden desobedecer a los poderes públicos. Sería el colmo.

Flash Negro


DE ACUERDO con la periodista Sebastiana Barráez, el Gobierno tiene razón cuando ha denunciado conspiraciones en la Fanb. Según sus fuentes, no se trataría de un simple show o de montajes. De ser cierto, sería una situación que justificaría las medidas disciplinarias y detenciones. Ahora, parece ser que son casos limitados y controlados.

FEDERICA Mongherini, jefa de la diplomacia de la Unión Europea, ha señalado que no aceptará ninguna tipo de interferencia de Estados Unidos en los asuntos internos de la Unión Europea.

Eso está muy bien. Pero el caso es que cuando se trata de Venezuela la Mongherini no aplica la misma regla. ¿Creerá que Europa tiene derechos especiales?

Desde la Sala Situacional. Patriotismo.


La situación del país continúa siendo muy crítica, el malestar es grande y la coyuntura es muy difícil, a pesar de los Clap y los aumentos de sueldo. El descontento es viento a favor de la oposición. Sin embargo, graves deficiencias en la conducción limitan sus posibilidades futuras.

Entre ellas destaca la ausencia de una estrategia definida. Unos sectores son partidarios de una rebelión y el derrocamiento militar de Nicolás Maduro. Otros consideran que deben avanzar hacia las elecciones de 2018. Y algunos grupos apuntan a la intervención extranjera como factor decisivo.

Del mismo modo, la dirigencia de oposición ha venido dejando espacios vitales del simbolismo nacional del lado gubernamental, y se ha alejado de la noción de patriotismo y del orgullo de ser venezolanos.

Se menosprecia la gesta independentista, que en muchos círculos es considerada como “un error” o una anacrónica fatalidad y hasta a Bolívar se le tiene ojeriza y se le contrapone “la civilidad”.

El episodio más reciente de esta comedia de equivocaciones ha sido la reacción virulenta contra la Federación y Ezequiel Zamora.

En todas partes, los himnos nacionales tienen letras anticuadas, que dicen poco al ciudadano moderno, pero que inflaman sus corazones hasta el llanto.

Lo mismo ocurre con el escudo, la bandera y los héroes nacionales, seres de carne y hueso a los que se les tiende una mirada idílica.

Quien no tenga estos sentimientos, o al menos los comprenda, difícilmente podrá conducir su país.

Ya lo señalaron con claridad los expertos del marketing, cuando recomendaron a la oposición, a partir de 2002, que utilizara la bandera nacional en marchas y campañas electorales.

La actitud de desprecio hacia Zamora no es un asunto coyuntural o secundario. Al contrario, es una limitante de fondo para la oposición.

La vena de igualdad social que él representa es la misma del Juan Bimba utilizado por la Acción Democrática de otros tiempos y componente esencial de nuestra idiosincrasia.

La dirigencia de oposición al renegar de los símbolos históricos colectivos, se corta sus propias alas.

El Socialismo en la Historia. Democracias populares.


Luego de la Segunda Guerra Mundial, en los países Europa oriental se instalaron gobiernos denominados democracias populares, emparentados con el socialismo de la URSS pero también diferentes de éste, básicamente porque –con la excepción de Yugoslavia– no eran el resultado de un movimiento de masas que los hubiera llevado al poder y no se había constituido previamente, como en la revolución bolchevique, una hegemonía de los obreros o de las clases populares, ni se habían creado consejos autónomos y paralelos, con su propio poder de fuego.

En este caso la balanza la inclinaba el Ejército Rojo, y no su propio ejército revolucionario. Entre 1945 y 1948, se le podía considerar como una forma intermedia entre capitalismo y socialismo. Se contemplaba el predominio del proyecto socialista, pero al mismo tiempo la pluralidad de partidos, libertad de prensa, sufragio universal y en el plano económico, al lado de las nacionalizaciones de las industrias más importantes, se mantenía un importante sector privado.

A partir de 1948, al encenderse la Guerra Fría, se abandonó el pluralismo y se estatizó la economía. Pero nunca superaron el mal de origen: no habían nacido de una auténtica revolución. elepuchi @gmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies