LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
 

 

   

Leopoldo Puchi
Enfoque. Venezuela

   
   
 

LatinPress. 1 /02/ 2016. Venezuela. Leopoldo Puchi

   

Enfoque: Tempestad y cohabitación.

 

Flash Rojo

AQUELLO de “las colas sabrosas” fue un error demasiado grande como para reincidir. Pero de nuevo se cae en lo mismo.


Para la ministra de agricultura urbana “tenemos mercados vacíos y la nevera llenas”.


La de sanidad dice que se utilizan muchas medicinas. Niegan la escasez y atribuyen los problemas al “consumismo”. Total, “la culpa” es de la gente.


MUY INTERESANTE
la iniciativa del Congreso de la Patria, dirigido a reactivar la vanguardia política y social del GPP. Los desafíos son grandes, puesto que la derrota electoral de diciembre no es consecuencia sólo de maquinaciones de adversarios o de simples errores. La revisión debe ir más allá, a fondo.


Flash Negro


EL LEVANTAMIENTO
 de las sanciones contra Irán permitirá que ese país pueda comerciar libremente en el mercado su petróleo y recibir inversiones extranjeras en los hidrocarburos.


Para los analistas esto hará descender aún más los precios del crudo. Esto último es una mala noticia para Venezuela, pero que es celebrada con bombos y platillos por algunos medios de comunicación.


EN REALIDAD ES AL EJECUTIVO
al que le corresponden las decisiones en materia de políticas económicas. Pero la oposición, si aspira a hacerse del gobierno en seis meses, debería salir de las generalidades o de la repetición de preceptos ideológicos y concretar sus propuestas en aspectos cruciales como el aumento de precios y el salario mínimo.


Desde la Sala Situacional


Tempestad y cohabitación

Existe, de hecho, una modalidad de cohabitación en el país. No es una situación completamente novedosa, porque otros gobiernos también lidiaron con mayorías opositoras en el parlamento.


Pero sí tiene un rasgo específico que viene dado por el grado de antagonismo programático y de ideas que separa a Gobierno y oposición.


En el pasado, las fuerzas políticas en cohabitación, como Acción Democrática y el socialcristianismo, siempre fueron variantes de un mismo proyecto.


Así que el asunto reside en determinar hasta qué punto pueden establecerse los términos de la cohabitación y cómo organizarla en las circunstancias actuales.


Para ello hay que olvidarse de aproximaciones idílicas y consensuales, pues se trata de una convivencia en medio de la confrontación durante todo un período histórico, hasta que se defina a cuáles sectores sociales corresponde la hegemonía.


De modo que lo que se debe buscar en este momento es una convivencia viable y realista, sin pretender cogobiernos o una agenda única.


En las pocas semanas que han transcurrido ya existe una experiencia del cómo ir modulando esa cohabitación. La Asamblea se instaló en la forma acostumbrada, el Presidente dio su mensaje, el parlamento acató la decisión del Tribunal Supremo de Justicia y el Ejecutivo debe aceptar el rechazo parlamentario del decreto de emergencia.


Por supuesto, siempre los acontecimientos ocurrirán en medio de una fuerte polémica, pero esto no tiene por qué ser considerado como lo esencial.


La clave de la sustentabilidad de una cohabitación está en que ninguno de los poderes se exceda en sus atribuciones. Pero como no siempre las fronteras son nítidas y además las reglas están sujetas a interpretaciones, es necesario  designar equipos y crear mecanismos de diálogo que faciliten un manejo razonable de la situación, ya que es un proceso en construcción y nada está dicho definitivamente.


Sin embargo, hay que señalar que en el actual cuadro político sobre la cohabitación pesan dos nubarrones peligrosos.


De una parte, la crisis económica y la reticencia gubernamental a introducir cambios en la macroeconomía. Del otro lado, la decisión de la oposición, planteada como irrevocable, de  sacar a Nicolás Maduro de la Presidencia en los próximos cinco meses.


Más allá de que la iniciativa pueda emprenderse en el marco de la  legalidad, es evidente que se genera una situación de intensa conflictividad. Siempre ocurre así cuando se plantea la salida de un presidente antes de que finalice su período constitucional, en cualquier parte del mundo. Nubes demasiado cargadas generan tempestades.

 

El Socialismo en la Historia
Coyuntura

En el punto en que se cruzan la historia y una situación concreta surge lo que se conoce como coyuntura, momento que conjuga determinantes estructurales y circunstancias específicas. Es el pan de cada día de periodistas, líderes empresariales y dirigentes políticos y la materia prima a partir de la cual se han formulado las teorías sobre la acción política.

Para los marxistas, la coyuntura expresa un determinado estado de la correlación de fuerzas entre intereses de clase en un momento particular, por lo que ninguna coyuntura política repite a otra y tiene siempre su propia especificidad, que se construye no sólo a partir de los rasgos generales de la historia o la economía, sino también a partir de los actores individuales y sociales, así como de las formas en que transcurre efectivamente la vida social. Al decir del filósofo húngaro Georg Luckács (1885-1971), no puede haber coyuntura política en ausencia de subjetividad.

En la historia del socialismo, el análisis de las coyunturas ha estado siempre unido a redefiniciones y deslindes, a rupturas con visiones dogmáticas y a la reformulación de los postulados teóricos que han perdido vigencia. Es lo que Lenin llamaba el “análisis concreto de la situación concreta”.

elepuchi @gmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies