LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Jose Luis González
Estados Unidos

   
   
 

LatinPress®. 19 / 5 / 2020. José Luís González. Estados Unidos.

   

Crónicas de Ítaca: Pandemia en Norteamérica west

 

En San Juan Capistrano, un pueblito al sur de California ubicado  entre Los Ángeles y San Diego, con una población de 36.000 habitantes,  la peste del corona virus se encontró con un paisano, quien asustado le pregunto: ¿A dónde  vas con tanta prisa? La peste le responde “Voy a Los Ángeles a matar medio millar de cristianos.”

De regreso, después de cumplir su cometido paró otra vez en San Juan Capistrano, viendo por ahí a quién infectaba –infectó 44- antes de seguir su camino a Tijuana, ciudad fronteriza la cual ya tenía derecho habientes de la muerte, primero por la violencia criminal de los traficantes de droga, ahora por la peste.

Se encontró de nuevo con el paisano, quien estaba fuera de toda sospecha ya que era un hombre sano, que no tomaba, no fumaba y bien se alimentaba, sin enfermedad crónica alguna.

El paisano le preguntó si había cumplido su cometido. La  parca del corona virus le respondió: “Murieron cinco mil en esta primera etapa”. ¡¿Cómo?!, le increpó éste. “Si dijiste que ibas a matar solo 500.”

“Si –contestó la pandemia- yo sólo maté quinientos. A los demás los mató el  miedo.”

Esta mortandad selectiva solo es la punta del iceberg, lo que vendrá después es la verdadera “pandemia”. 

Treinta y seis millones y medio de desempleados, que afecta al 40% de la población más frágil, con la población carcelaria más grande del mundo en gran parte negra. 

Un país donde la atención médica está privatizada, donde los indocumentados están en el campo de los “moridores”, donde los vividores  seguirán haciendo de las suyas, recontratando a mitad de precio o menos, según la ley de la oferta y la demanda.

Los restauranteros, para evitar la quiebra, han pedido un préstamo al gobierno.

Los que llenan los requisitos han sido favorecidos, siempre y cuando recontraten al menos un 70%  de los despedidos, y  todos ellos deberán tener documentos que certifiquen su estancia legal en el país.   Hay millones que no los tienen.

Los que inventaron el bicho fueron muy  certeros. Principalmente eliminar a los viejos con padecimientos crónicos (diabetes, alta presión, problemas cardiacos etc.). Curiosamente a los niños no les afecta masivamente el virus. (1)

Tienen que dejar a quien explotar en el próximo futuro. Un virus de relativa baja intensidad, pues hay que cuidar el mercado.

¿Quiénes  son las víctimas? En su mayoría hasta que no se compruebe lo contrario, los pobres desde luego. Un aforismo de antaño decía: <<Cuando los blancos en Norte América tienen gripa, los negros tienen pulmonía, cuando los blancos tienen corona virus, los negros y los hispanos mueren>> en una mayor proporción.

En Chicago los Afro estadounidenses, que son el 30 % de la población, suman el 70% de las muertes por corona virus. En Louisiana, uno de los focos del virus en el país los Afro estadounidenses representan la tercera parte de la población, pero el 70% de los muertos por la misma razón.

En Nueva York, las personas de color representan el 18% de los muertos a pesar de ser solo el 9% de la población del Estado. Los latinos ahí representan el 29% pero el 34% de los muertos. 

Hasta el 16 de mayo habían muerto en el mundo  por coronavirus 308.899 personas, en Estados Unidos, con 1.446.875 infectados, fallecido 87.841. 

En el oeste la cosa no es tan crítica como en el este: Nueva York con 345.813 cuenta con 27.878 bajas. Ya mengua la curva de la muerte.

En California, que es donde vivimos, con 76.942 infectados se ha cobrado la pandemia 3.154 vidas. Las víctimas se concentran en Los Ángeles que tiene uno de los aeropuertos más visitados del mundo. Con 36.316 infectados  han muerto 1.753, más de la mitad de las muertes en el estado dorado.

Si tomamos el freeway cinco al sur, nos encontramos con zonas de baja intensidad de la pandemia, después del condado de Los Ángeles que es inmenso, a un poco más de una hora llegamos a lo que llamo el “condadito” por su tamaño, el condado de Orange con 84 muertes y 4.125 infectados. 

Nosotros vivimos ahí, por el momento, en la ciudad principal, Santa Ana donde el 80% de la población habla español, con 499 casos y un número incierto de muertes.

Al sur del condado de Orange se encuentra la misión de San Juan Capistrano, las lomas que bordean su valle invitan a guardarse de la muerte hacia allá dirigiremos nuestros pasos en los próximos meses, no por miedo sino por precaución.

Más al sur, San  Diego, ciudad condado cuenta con 5.391 infectados y 200 bajas.

No cruces la frontera con México donde el estado de Baja California Norte tiene unas de las tasas de infecciones más pronunciadas de México, donde ya hay 514 difuntos. Tijuana, antaño la ciudad más visitada del mundo, ahora con 2.479 infectados y 354 muertos.

Esta pesadilla no acaba, y será de larga data. Espero que al menos no nos mate el miedo.

1.         Aunque en la última semana se ha reportado un extraño síndrome inflamatorio que mata a los niños rápidamente. Hasta ahora la cantidad sigue siendo mínima, solo tres de cuarenta y ocho en todo el país, se teme que  se expanda y se le relaciona con el corona virus. La mayoría de estos niños sufre de enfermedades crónicas.


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies