LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
 

 

   

Jose Luis González
Estados Unidos

   
   
 

LatinPress. 30 /05 / 2016. José Luís González. Estados Unidos.

   

Crónicas de Itaca: Golpe de Estado en Brasil.

 

Un tsunami recorre el mundo, la ola tempestuosa del neoliberalismo salvaje que en nuestro continente arremete contra los regímenes progresistas; ayer falló en intensidad en Ecuador y Bolivia, tuvo éxito en Honduras y Paraguay, ahora enfila con todo a la república bolivariana de Venezuela, y ya ha sacado por el momento a la presidenta de la república federativa del Brasil  Dilma Rouseff. La “vacacionaron” por seis meses. Para algunos analistas el golpe es definitivo.

Golpes parlamentarios, golpes de estado “blandos” esa es la nueva estrategia de Washington para retomar el poder, (nunca lo ha perdido del todo),  arrebatar con ello los recursos naturales, energéticos, dominar geopolíticamente a la quinta economía mundial, Brasil, que se atrevió a tener comercio con China y Rusia, y que está construyendo como cualquier potencia económica que se respete, un submarino atómico y, peor aún, sacando de la miseria a millones de brasileños.

La bastardía ha levantado sus banderas, los compañeros de ruta, los traidores de siempre, pero les puede salir el tiro por la culata, pues en Brasil hay un pueblo combativo y está en pie de guerra pacífica pero no por eso menos intensa encabezados por Dilma y Lula, además se espera un frente amplio de las izquierdas quienes inclusive adversaron al Partido de los Trabajadores en el gobierno por quince años por no radicalizarse, y serán la respuesta rápida para detener la ola reaccionaria.

El pueblo de Lula levanta banderas, en Venezuela el pueblo de Chávez levanta banderas, que no se engañen, habrá revolución. 

En Brasil se ha quebrado el orden constitucional, en principio se ha vulnerado  la  voluntad popular como origen y fuente de todo poder legítimo para ejercer el gobierno.

54 millones de votos se han barrido de un plumazo.  Este atropello con estratagemas leguleyas carentes de base legal,  se ha llevado a cabo para favorecer intereses de una clase político-empresarial corrupta, regresiva y antidemocrática.

Este golpe promovido entre otros por el expresidente  del congreso, Eduardo Cunha al que ahora  mismo se le sigue un proceso por corrupción, tenía como fin tender una Cortina de humo para cubrir las traperías de empresarios, políticos y congresistas,  prueba de ello es la filtración telefónica del ministro de planeación del actual gobierno, Romero Jucá, donde se le oye decir que el objetivo del impeachment erar parar las investigaciones por el caso de corrupción Lava Jato. Por esa filtración tuvo que renunciar al cargo.


Michel Temer el actual arribista presidente interino, informante de Washington en el 2006 según documentos  filtrados en Wikileaks, desde ya está alineando la economía brasileña al mandato del país del norte, asumiendo el “Consenso de Washington” que es la estrategia del neoliberalismo rapaz que tanto daño ha hecho a nuestras repúblicas Americanas, desde luego en sus conversaciones “clandestinas” con el big brother da luz verde al ALCA, (Área de Libre Comercio de las Américas) al que Chávez y Kirchner mandaron en su momento “alca…alca…rajo”.

Leyendo sobre el asunto  del golpe nos encontramos con esta reflexión: “El golpe no es (al menos no primordialmente) contra la gestión económico-financiera del petismo, que durante su administración dejó intocadas las grandes fortunas. El golpe es contra los contenidos sociales del petismo.

Es el ascenso de esas clases inferiores dotadas de educación profesional, ciertos derechos sociales y alfabetización política lo que impacienta a los poderosos. Y en un contexto de crisis económica, esas clases modestamente empoderadas cobran la dimensión de clases peligrosas para el poder constituido.”

La reacción de  la derecha brasileña también tiene que ver con el crecimiento de la movilidad de los de abajo que se agudiza en junio del 2013. Multiplicación de las huelgas, la creciente organización de los de abajo.

Durante el gobierno de Lula había un promedio de 300 huelgas anuales. En 2013 se disparó esta variable a 2.050 huelgas. Esto ha puesto muy nerviosos  a los dueños de Brasil.

Por cierto este juego de escarnio que tienen contra la presidenta no ha mostrado alguna prueba de corrupción o de delito contra Lula o Dilma, que justifique esta acción desestabilizadora,  mientras los dirigentes del golpe y más de 200 parlamentarios que lo han votado son reos de procesos de corrupción en el Supremo Tribunal Federal. Los patos tirándoles a las escopetas.  ¿Qué pretenden estos canallas?  

Subordinar la quinta economía del mundo a los Estados Unidos, eliminar la lucha contra la desigualdad, desactivar el rol activo del Estado, por ende paralizar la política exterior soberana.

O sea alinear al Brasil al “consenso de Washington” que es el de: “realineamiento con los organismos financieros internacionales, ataques al ingreso social, recortes al gasto público, aumento de impuestos al consumo básico, y todas las recetas toscamente antisociales consustanciales al programa del consenso de Washington. En suma, asfixia de las clases populares y neutralización de la movilización ciudadana.”

Los de abajo, mejor organizados, están viendo en sus vecinos, los argentinos, lo que les espera si fragua ese golpe de estado en sus tierras.

Lula está listo para reemprender la lucha, lo ha dicho, a nosotros gánenos en las calles, con votos no con juicios políticos sin fundamento.

Sin embargo el petismo ha estado desmovilizado en los últimos años, sacudir la pereza va a costar, otros movimientos de izquierda sin embargo están listos para oponerse al gobierno espurio de Temer.


Desde luego que Temer, el usurpador, es de temer, pues tras él está la plutocracia doméstica y los poderes trasnacionales  que son el Leviatán molusco nada metafísico de los imperios de Occidente, que buscan privatizar  además de los recursos energéticos y minerales, el alma de los pueblos, empresa difícil en tiempos en el que los pueblos despiertan  no a una época de cambios sino a un cambio de época.

Lo que sigue de parte de los golpistas es quizá un golpe de estado a la antigüita, como en los países bananeros de los setentas,  tal vez ante eso los pueblos hagan como acto reflejo una revolución también a la antigüita, recordemos el viejo aforismo “la violencia es la partera de la historia” dios no quiera que llegue la sangre al rio, pero esos depredadores de nuestras naciones andan  buscando camorra, y el que busca encuentra.

Ahora en esta coyuntura los estrategas reaccionarios se encontraran en Brasil  con el más grande movimiento de masas que el país ha conocido encabezado por el liderazgo de  Lula, quien ha dicho que si el partido se lo demanda  ira a las elecciones próximas si con esto defiende las conquistas logradas durante el gobierno del PT para los de abajo.

Sólo eso, “Sólo una resistencia popular de grandes dimensiones podrá desbaratar el intento de restauración conservadora en curso,” Ha dicho  Juan Manuel Karg, periodista.

Brasil ya no será el mismo después de esta crisis. La derecha ya no se vestirá de civilizada, de “democratic”, de reformista, para aparecer como es: corrupta, golpista, cínica. (El gobierno de Temer, por primera vez, desde la dictadura, tiene sólo hombres, blancos de pedigrí, millonarios,  desde luego, adultos, reaccionarios y corruptos.)

La izquierda tiene que regresar por sus fueros  a profundizar las reformas electorales para no otorgar sobrerrepresentación a las mafias evangelistas y  a los terratenientes, a someter los medios mentirosos, a acotar los capitales especulativos privilegiando los capitales productivos, a parar la privatización de los recursos no renovables, que Temer desde ya está poniendo en manos del capital internacional en detrimento de la utilidad pública y la soberanía,  la izquierda tiene que regresar a seguir fundamentando la esperanza, apoyando con todo la educación gratuita a negros mestizos a los pobres con una educación formadora de valores solidarios.

Los golpistas quieren desdibujar en seis meses los logros que el Partido del Trabajo (PT) ha realizado en 15 años. No lo lograrán. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies