LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Jose Luis González
Estados Unidos

   
   
 

LatinPress. 8 /4 / 2017. José Luís González. Estados Unidos.

   

Crónicas de Itaca: No cruzaron la línea de Ecuador.     

 

El “avance” de la derecha en América Latina se detuvo en Ecuador. El presidente Rafael Correa deja a la Revolución Ciudadana sobre ruedas, Lenín  Moreno ganó las elecciones con más de doscientos mil votos.


Le apostábamos a eso, cuando una revolución es verdadera, los líderes carismáticos no son imprescindibles, lo vimos ahora en Ecuador, lo veremos mañana en Bolivia, lo estamos viendo en Cuba, es la hora de los pueblos organizados.

Desde luego no estará mal que regresara Lula en Brasil para sacar del gobierno a los delincuentes encabezados por Temer, y que Cristina Kirchner le diera reversa a ese chivo en cristalería llamado Macri, que ya ha sentido en carne propia el enojo del pueblo con una huelga general.

Tal vez en estos dos últimos países les esté  faltando partido, al igual que en Venezuela, para acabar  de organizar al pueblo, no solo para ganar elecciones, sino para lo mero principal, educarlo para que ejerza el poder, armarlo de una filosofía que lleve a construir un estado moral, apertrecharlo con todo lo demás, ejército y pueblo dos puños en un proceso revolucionario donde haya unidad de acción y dirección.


En entrevista a Rafael Correa en Rebelión en artículo de Cynthia García de Página doce, leemos:


–Presidente, la derecha avanzó en la región. ¿Qué pasó? ¿Por qué la derecha no cruzó la línea del Ecuador?


–“La respuesta es fácil: hay legado. El país se ha transformado, hay convicción, creemos en lo que hacemos porque somos gente buena que actuamos en función de principios.

Teníamos candidatos y propuestas. Y cuando se comparaban las propuestas de Lasso con las nuestras, las suyas eran privatizar la salud, la educación, los parques nacionales, la seguridad ciudadana.

Uno leía ese plan de gobierno y decía: no lo puedo creer. Que en el siglo XXI me propongan estas cantinfladas”.


Créalo presidente Correa, en México, país donde nació  Cantinflas, tenemos treinta años de eso, nuestro hombre bueno y honesto, Andrés Manuel López Obrador, ha dicho que “en México, privatizar es robar.”  Y en el caso principalmente  de los energéticos, tiene toda la razón.

Lenín Moreno ganó con una ventaja de 2,3 puntos, aunque es un margen contundente para ganar las elecciones, esto nos deja ver que falta más partido, para educar a la gente, hacerle saber quiénes son los verdaderos enemigos, “saber para ser libres” dejo escrito el maestro de las Américas, y ese poeta peruano llamado Cesar Vallejo precisó, “saber  más para ser más libres”.


Esa caverna platónica, estanco de sombras, donde tienen encerrada la mente de las gentes, los maestros del cinismo neoliberal, a través de sus medios mentirosos, debe ser vulnerada por ejércitos de alfabetizadores en política, trincheras de ideas pueden más que trincheras de piedras.


En la mitad del mundo estos depedradores sociales no han podido cruzar la línea del Ecuador. En buena hora.


En la misma entrevista al presidente Correa arriba citada, precisa, “...la oligarquía tiene más conciencia de clase que los pobres.” 

A eso nos referimos cuando decimos que apremia profundizar sobre esa  tarea, para llevar a los pueblos a una revolución política, a una revolución moral, donde la vida, el bienestar de los de  abajo sea lo primordial. “Supremacía  del trabajo humano sobre el capital” apunta en otro momento Correa.


En Ecuador pasa lo mismo que sucede en  cualquier país inmerso en un proceso pacífico del cambio de una estructura por otra, no se puede ir de una vez por todas en una línea recta al cambio instantáneo, ni siquiera del todo en un proceso revolucionario más radical, donde se toma el poder a través de las armas, por una razón de mutación gradual del ADN político; el antiguo régimen no acaba de morir, y el nuevo a pesar de que nació, no acaba de crecer lo necesario para fortalecer sus pasos hacia el bienestar social.

Pasa en Venezuela, está pasando en  Bolivia y Ecuador, pasó en Cuba donde en lo más crudo del periodo especial ante la caída de la URSS, Fidel tubo una primera preocupación: “Salvemos la cultura.” Pues un pueblo sin cultura, es un pueblo sin alma.


Terminamos esta reflexión citando de nuevo a Rafael Correa, que tras diez  años de lucha regresa a su otra Ítaca, su familia, a Bélgica, la patria de su esposa. “Falta mucho por hacer, pero ahora se ha hecho más que nunca.” Échenle  un ojo a la historia de Ecuador y verán por qué lo dice. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies