LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 7. Marzo 2011 – Octubre 2018.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.
Panamá.

     
 

 

   

Humberto Vacaflor
Recuerdos del Presente y Economía de Palabras. Bolivia.

   
   
 

LatinPress. 14 / 10 / 2018. Humberto Vacaflor Ganam. Bolivia.

   

Recuerdos del presente: Y ahora ¿de qué vamos a vivir?

 

Después de 46 años de estar comprando gas boliviano, Argentina anuncia que ya no  lo quiere. Y Brasil, con estilo suave, como el idioma portugués, hará el mismo anuncio en los próximos meses.


En 2006, apenas inaugurado su gobierno, Evo Morales había olvidado ya a la Pachamama cuando preguntó: “Y ahora, ¿de qué vamos a vivir? Era a propósito de la negativa de los aborígenes del norte de
La Paz al ingreso de la empresa PDVSA, que entonces todavía se dedicaba al petróleo.


Ahora, con la decisión de Argentina y Brasil de dejar de comprar el gas boliviano, el tozudo candidato Morales quisiera repetir aquella pregunta, pero sus urgencias electorales le obligan a cumplir con el libreto que le prepararon los asesores venezolanos para que pueda seguir los pasos de Nicolás Maduro y consolidarse como dictador.


Él sigue hablando del imperialismo (el yanqui, no el chino) y de los “vendepatrias”, mientras el negocio de la venta de gas natural se desvanece y Bolivia deja de ser el país proveedor de gas natural en la región.

No ha tenido tiempo para ocuparse de entender los problemas económicos del país, comenzando por el derrumbe de las exportaciones de gas.


Bolivia recibió, desde 2000 a 2017, un total de US$ 43.500 millones, que fueron muy mal manejados. El gobierno de Morales recibió todo ese dinero sin saber leer ni escribir, literalmente hablando. No había hecho nada para que eso sucediera. Ahora, cuando ve que faltan esos ingresos, no atina a reaccionar.

Cuando llegó la avalancha de dólares, dijo que él y su modelo la habían generado. Ahora, cuando todo se derrumba, no dice palabra. O dice que no entiende.


Argentina y Brasil lo saben, porque se lo dicen sus propias empresas que operan en Bolivia, que el gas boliviano se ha acabado. De nada sirve que una empresa canadiense haya “evaluado” que las reservas de gas llegan a 10,7 TCF: lo cierto es que son inferiores a 4 TCF y es con esa certeza que están actuando Argentina y Brasil.


Petrobrás maneja los megacampos de San Alberto y San Antonio y sería absurdo que autorizara comprar gas boliviano para Brasil sabiendo que se ha agotado. Las empresas argentinas saben lo mismo.


Y ahora, ¿de qué vamos a vivir? Quienes viven de la economía legal, de su trabajo honesto, saben que el presidente está hablando solamente de la economía formal y legal. Y que la economía ilegal sigue boyante.


Gran dilema: ser presidente de la Bolivia legal o de la  ilegal. Vacaflor.obolog.com Colaboración especial para LatinPress®

   
 
 

 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies