LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
 

 

   

Humberto Vacaflor
Recuerdos del Presente y Economía de Palabras · Bolivia

   
   
 

LatinPress. 14 /04/ 2016. Humberto Vacaflor Ganam. Bolivia.

   

El nuevo Contralor y El país distorsionado.

 

Economía de palabras: El nuevo Contralor

Menudo trabajo le espera al ciudadano que resulte designado como nuevo Contralor General para reemplazar al actual que, en realidad, ha estado sin hacer nada hasta ahora.

Las tareas del futuro contralor han comenzado a aparecer incluso ahora, cuando su nombre es un enigma y se anuncia que el parlamento lo designará conforme manda la ley.

La señora Cristina Choque, imputada en el caso Zapata, sugiere que se haga una auditoría del dinero gastado por el programa Bolivia cambia, Evo cumple, porque el ministro Juan Ramón Quintana lo habría manejado a capricho.

Pero hay una tarea más difícil todavía para el futuro Contralor. Deberá desentrañar cuál fue el origen de los recursos que utilizó ese programa antes de que comenzara a ser cubierto con los dineros del Tesoro.

En los primeros años del gobierno de Evo Morales, él mismo decía que el programa que lleva su nombre, fue financiado por donaciones y aportes que le hacían llegar sus “amigos del exterior”.

Es probable que una explicación así de genérica la hubieran aceptado las bases cocaleras del Chapare para justificar donaciones, regalos o aportes, pero esta vez se trata de dineros enviados al Estado boliviano por quien sabe qué personajes.

Por aquella época se decía que uno de los donantes sería Muhamar el Gadafi, dictador de Libia, o Hugo Chávez, que cumplía el mismo rol en Venezuela, pero siempre quedaba una duda sobre los otros donantes que habían decidido respaldar obras sociales de Morales.

Los precios altos de las materias primas todavía no habían llegado y las arcas del Estado no estaban tan repletas como lo estarían después, cuando los precios se inflaron.

Pero el dinero de las fuentes desconocidas llegaba por cientos de millones de dólares y el gobierno lo usaba a manos llenas, como si hubiera encontrado un tesoro. El presidente era un Papa Noel repartiendo regalos de dudoso origen.

Sería preocupante que esos dineros hubieran llegado también de fuentes vinculadas con actividades económicas ilegales. De alguien que hubiera estado festejando que el líder cocalero se había convertido en presidente de un país sudamericano.

El futuro contralor no podrá aceptar explicaciones vagas sobre el origen de esos recursos. Y ese será uno de los trabajos más difíciles que tenga porque la honorabilidad del país está en juego.

Recuerdos del presente: El país distorsionado


Los obispos bolivianos han hecho el papel del niño que, en el cuento de Hans Christian Andersen, mira con ojos inocentes y dice: el rey está desnudo. Los obispos nos acaban de decir que la economía boliviana se nutre del narcotráfico.

Quizá hubiera correspondido al colegio de economistas advertir sobre esta realidad, pero los prejuicios de algunos de ellos sobre los temas de los que no existen estadísticas los inhibe de mencionar siquiera estas cosas.

A falta de economistas, los obispos han decidido decir en palabras, en las exactas palabras, lo que todos los bolivianos ven todos los días: la economía boliviana se alimenta del narcotráfico, que la distorsiona.

¿Cómo distorsiona el narcotráfico a la economía boliviana? Lo sabemos todos, pero alguien tenía que decirlo.

• Me decía un amigo de Cochabamba que en esa ciudad hay avenidas y calles con tantos edificios construidos, pero que permanecen desocupados, que da miedo pasar por allí en las noches: son callejones oscuros.

No hay campañas publicitarias para ofrecer esos departamentos. Los dueños no tienen apuro por venderlos.

Eso sí, han provocado que en las estadísticas se diga que la construcción ha crecido en más de 15% en algunos años, dato que, mezclado con los de otros sectores, provoca milagros en los promedios para establecer el PIB.

Una pequeña distorsión, dirán.

• Las importaciones de cajas fuertes en 2005 eran por 4 millones de dólares pero en 2015 subieron a 25 millones. Eso, a pesar de que los bancos registran los más altos niveles de depósitos de la historia.

• El padre Javier Albó, que no comulga con los obispos criticones, observó un detalle. Dijo que están muy bien los “cholets” que se han construido en El Alto, pero luego propuso preguntar de dónde vino tanto dinero. Esta es, además, una distorsión en el paisaje y en el buen gusto.

• Los cocaleros del Chapare hacen dumping con el precio de la arena en Santa Cruz, usando una poderosa flotilla de camiones muy caros. Pero la venden más barato a pesar de que la deben transportar 350 Km. Distorsión de arena.

La enumeración sería muy larga. Quizá valga la pena que alguna facultad de economía se proponga investigar este tema y establecer cuál es el alcance que tiene la distorsión de la economía provocada por el narcotráfico.

No creo que haya represalias. La furia del gobierno se agotó con los obispos. Vacaflor.obolog.com Colaboración especial para LatinPress®

   
 
 

 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies