LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
 

 

   

Humberto Vacaflor
Recuerdos del Presente · Bolivia

   
   
 

LatinPress. 10 /12/ 2015. Bolivia

   

Recuerdos del presente: La mala hora revolucionaria y Hora crítica del gas.

 

La mala hora revolucionaria.

En algún momento se confundieron los términos de las revoluciones, que terminaron proponiendo a la gente distribuir unas riquezas, sin pensar que no eran eternas.

Este descuido está provocando angustias a los revolucionarios que ahora observan, impotentes, cómo la gente que debía votar por ellos a cambio de los sobornos ha cambiado de idea.

Es decepcionante que la revolución bolivariana de Hugo Chávez se haya mantenido solamente mientras el precio del crudo estaba en US$ 140 el barril. Y que cuando el precio está en US$ 40, deba arriar sus banderas y tenga su Waterloo.

O que la revolución encabezada por una familia acomodada del sur de Argentina haya sido vigorosa solamente mientras la soya se mantenía en US$ 375 la tonelada y que se haga insostenible y pierda elecciones cuando el precio baje a US$ 325.

Esta dependencia de los ímpetus revolucionarios de las fluctuaciones bursátiles es, por lo menos, vergonzosa, sino humillante.

Quizá lo que falle en este caso sea la gestión. Si has decidido hacer una revolución porque los ingresos eran altos, lo mínimo que debes hacer es mantener el nivel de esos ingresos.

Para ello será preciso que manejes todos los factores que tienen que ver con la producción, sin descuidar los costos, y hacer todo lo posible porque los márgenes de utilidad no bajen.

El conflicto se presenta cuando esos márgenes dependen de factores que no puedes controlar, como es el caso de las cotizaciones internacionales. Lo que te obligaría a reducir el grado de dependencia de esos factores.

Pero si estás más empeñado en distribuir que en administrar, puedes cometer algunos errores y terminas como están terminando los revolucionarios de este temporada, de este verano de precios altos, que acaba de pasar.

Lo prudente sería no exagerar en tus promesas, ni en tus pretensiones de permanecer en el poder por mucho tiempo, porque uno nunca sabe.

Y si, de paso, has cometido errores, has incursionado en actividades poco honorables, de esas por las cuales te pueden pasar la factura en cualquier momento, como le pasó a Noriega en Panamá, lo que te queda es ponerte a rezar. La autoflagelación no es recomendable.


Hora crítica del gas


Carlos Darlach es doctor en geología y sabe mucho de la industria petrolera porque trabajó en Estados Unidos y Asia. Y fue presidente de YPFB. Dice que en este momento Bolivia tendría que suspender las exportaciones de gas, porque las reservas están en un nivel crítico.

Según las certificaciones que contrató YPFB, en los últimos cinco años las reservas probadas cayeron de 14 TCF a 9 TCF (billones de pies cúbicos), y las que existen ahora sólo podrían permitir los actuales niveles de producción durante nueve años, porque cada año se consume 1 TCF.


Los actuales niveles de explotación son de 60 millones de metros cúbicos por día, con los que se cubren los 33 millones para Brasil, los 17 millones para Argentina y los 10 millones para el consumo interno.

Con ese ritmo de explotación, Bolivia se quedaría sin gas en el año 2024, asumiendo que se pueda extraer la totalidad de las reservas probadas, hasta llegar a la borra, lo que es imposible.

Pero si las exportaciones fueran suspendidas en este momento, las reservas actuales permitirían atender la demanda interna hasta el año 2030.

En el primer caso (manteniendo la actual explotación) Bolivia tendría que importar gas a partir del año 2024. Y en el segundo caso, reduciendo esa explotación para atender sólo la demanda interna, Bolivia tendría que importar gas a partir de 2030.

Salvo que, dice Darlach, se encuentren nuevos yacimientos de gas, lo que daría la opción de contar con el gas de esos nuevos volúmenes doce años después de que hayan sido descubiertos.  Si se los descubriera en 2016, los nuevos yacimientos entrarían en producción en el año 2028.

Estas revelaciones llegan cuando el gobierno está lanzado en la tardía aprobación de una ley de incentivos para la exploración petrolera. Todas las áreas del país han sido abiertas, se ha anulado la consulta previa, se ofrecen todas las ventajas en precios e impuestos a las petroleras.

Para llegar a esta situación después de tantos años de fingida rebeldía y poses revolucionarias, más hubiera valido ofrecer las actuales ventajas a las petroleras en 2006. Para ello hubiera sido preciso no amenazarlas, ni presentarlas como si hubieran sido nacionalizadas, faltando a la verdad.

Pero ese es un problema de un gobierno. El problema de los bolivianos es que se pasó la era del gas propio. Vacaflor.obolog.com Colaboración especial para LatinPress®

   
 
 

 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies