LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 5. Marzo 2011 – Septiembre 2016.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.
Panamá.

     
 

 

   

Humberto Vacaflor
Recuerdos del Presente y Economía de Palabras. Bolivia.

   
   
 

LatinPress. 19 /09 / 2016. Humberto Vacaflor Ganam. Bolivia.

   

Economía de Palabras: Empresas del socialismo.
Recuerdos del presente: Las arcas vacías.

 

Economía de palabras: Empresas del socialismo.

El partido de Lula da Silva creó 40 empresas estatales durante los trece años que estuvo en el poder. Ahora, todas están operando a pérdida.

En ese lapso, la cantidad de empleados de las empresas estatales pasó de 35.000 a 67.000, una herencia que el gobierno de Michel Temer debe enfrentar despidiendo a por lo menos 10.000. Y creó 20.000 nuevos cargos públicos cada año. El déficit de las empresas estatales pasó de 1.500 millones de reales a 7.500 millones.

Y se sabe que la deuda externa de Petrobrás es de 120.000 millones de dólares. Un funcionario de esa época “devolvió” 100 millones de dólares que, al parecer, se filtraron en sus cuentas sin él haberlo deseado siquiera.

Es una moda esto de crear empresas y aumentar empleados públicos en los gobiernos del “socialismo del siglo XXI”.

Una moda que consiste en crear empresas estatales y luego administrarlas tan mal que terminan, de todos modos, siendo deficitarias. Esa es la receta completa.

De esa manera, los empleados de las empresas creadas terminan siendo una carga que deben soportar los ciudadanos que pagan impuestos.

El gobierno boliviano ha hecho grandes logros en esta moda. Según los datos del economista José Luis Jofré, el gobierno boliviano superó al de Brasil por 7-1.

En los diez años del gobierno de Evo Morales, los empleados de las empresas estatales pasaron de 673 a 16.366. Realmente una verdadera inflación de empleados. Una hiperinflación.

En Bolivia, los empleados públicos pasaron, entre 2005 y 2015 de 218.241 a 387.926.

En Brasil, los lulistas ya están en el momento de rendir cuentas. La destitución de Dilma Rouseff fue el primer castigo. Ahora vienen los siguientes. Muchos van a tener que devolver dinero, y mucho dinero.

En Argentina las cosas fueron tan malas que la señora Cristina Fernández está ahora en la disyuntiva de ir a la cárcel por ladrona o por pésima administradora de la cosa pública.

La diferencia con Bolivia es que en esos dos países la justicia quedó más o menos intacta. Por eso es que ahora los corruptos argentinos y brasileños están en problemas.

Es que no fueron previsores. No destruyeron la justicia, como se hizo en Bolivia. Son unos socialistas improvisados.

Recuerdos del presente: Las arcas vacías.

Se tomaron en serio algunos alcaldes el mensaje del gobierno del MAS, cuando se acabaron los recursos del IDH, un mensaje que al parecer ellos entendieron más o menos así: “Id y buscad nuevos recursos, esquilmando a los ciudadanos”.

“Buscaros la vida. Podéis crear impuestos, crear empresas de cualquier cosa, siempre que sean estatales y sus empleados masistas. Id y propalad la nueva verdad: las arcas que Hormando nos dejó repletas, ahora están vacías. Sed creativos.”

El alcalde de La Guardia, en Santa Cruz, Jorge Chichino Morales, fue trastornado por este mensaje con ecos bíblicos. Fue iluminado por el nuevo credo, a tal punto que renunció a sus anteriores creencias y se convirtió en un apóstol de la mala nueva. Le pasó como a San Pablo camino a Damasco, pero al revés.

Morales había hecho noticia en 2009, cuando, en sus primeros meses de alcalde, rechazó el cheque que el presidente Evo Morales (no es su pariente) quería entregarle, como había hecho con todos los demás alcaldes. Chichino respondió entonces de esta manera: “Yo no soy el dueño de La Guardia, soy solamente su alcalde. Y la alcaldía  tiene una cuenta en el banco. Que depositen ese dinero en la cuenta, o a través del Sigma. Yo no tengo por qué recibir cheques. No es mi función”.

El caudillo había quedado ofendido con el desdén de Chichino.

Pero han pasado siete años y Chichino ha sido ganado por las mieles del poder. El joven que había tenido una niñez muy triste pero que se convirtió en una persona seria y responsable, fue conquistado por el festín que se dio con los recursos dejados por Hormando.

Después de haberse convertido a la fe de los poderosos, pidió perdón por haber rechazado aquel cheque. Fue su primer acto de renunciamiento a sus antiguas creencias y virtudes. Era la condición para estar a la diestra del dadivoso caudillo.

Ahora es otro. No le han ofrecido cheques en público, para no ponerlo en evidencia, pero no ha vuelto a molestar al poder político nacional.

Lo que ha hecho ahora es expulsar a las pequeñas empresas que explotaban los áridos de los ríos y también a quienes explotaban la arcilla de Pedro Lorenzo.

No les ha pedido que paguen impuestos: sólo los ha expulsado o mandado a la cárcel.

Afanosos empresarios recién convertidos a la economía legal están esperando que Chichino les abra la puerta para comenzar a operar.

Son los milagros de la nueva fe. Vacaflor.obolog.com Colaboración especial para LatinPress®

   
 
 

 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies