LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
 

 

   

Humberto Vacaflor
Recuerdos del Presente y Economía de Palabras · Bolivia

   
   
 

LatinPress. 18 /03/ 2016. Humberto Vacaflor Ganam. Bolivia.

   

El socialismo latinoamericano y. Las plantas chinas.

 

Economía de palabras: El socialismo latinoamericano.

El estruendo que produce el derrumbe de los regímenes populistas de Sudamérica es tan intenso que impide, por el momento, meditar acerca de lo que vendrá después, cuando todo este bullicio haya pasado, cuando estén presos los corruptos y sus secuaces, cuando vuelva a imperar la ley.

Tres millones y medio de brasileños marcharon por las calles de Río, Sao Paulo y Brasilia exigiendo la destitución inmediata de Dilma Rouseff y la cárcel para Lula da Silva, por corruptos. Era inminente la quiebra de Petrobrás, que tiene una deuda de 120.000 millones de dólares (más que la deuda argentina).

Los venezolanos no saben qué hacer con el chofer que les dejó Hugo Chávez como presidente.

Según Siglo 21, “mientras la mayoría de los exportadores de petróleo del mundo aprovecharon el boom de los precios para ahorrar, Venezuela y el régimen chavista lo usó para cuadruplicar su deuda externa. Esto permitió que el gasto aumente como si el precio real del petróleo en 2012 hubiese sido de US$197 el barril cuando en la realidad sólo llegaba a US$ 111.”

Los argentinos deben lidiar con la deuda dejada por el kirchnerismo, pero lo que más les cuesta es conseguir que los representantes del anterior gobierno en el parlamento aprueben las soluciones desesperadas para la deuda externa. Los K miran, sonriendo, cómo el despido de 20.000 supernumerarios dejados por Cristina se convierte en un problema para Mauricio Macri.

Y en Bolivia, debido a una noticia sobre las aventuras del presidente se destapa una olla podrida de escándalos, de negociados, de un manejo tan corrupto, además de inepto, que anuncia la llegada del fin.

Quizá el sistema judicial no funcione como en Brasil, por estar controlado, pero el juicio ciudadano ha tenido el veredicto y es inapelable.

Por todo esto, hay que preguntar qué viene ahora. Mi amigo Carlos Chalup cree que después de este carnaval, de esta farra, deben venir gobiernos severos que traten de poner las cosas en su lugar.

Y que el keynesianismo se aplazó; el populismo es su más burda representación, su caricatura. El populismo quiere poner al Estado al servicio de los oprimidos, supuestamente. Y ya vemos lo que produce.

Me quedo con el anarquismo, que se propone eliminar al Estado porque de esa manera la gente se libera de los corruptos y de los explotadores.

América latina está ofreciendo un espectáculo para alquilar balcones.

Economía de palabras: Las plantas chinas.


La planta separadora de Yacuiba costó 700 millones de dólares y fue comprada, por supuesto, sin licitación. El único detalle importante, para quienes ordenaron la compra, era cuánto costaba la planta y
cuánto recibirían ellos.


Puesta en marcha la planta, a pesar de los discursos incongruentes y las salvas repetidas, alguien observó el error. No era el error el precio ni la comisión: era la idea de instalar la planta.

Ocurre, según dice Siglo 21, que cuando la planta entra en funcionamiento, el gas que pasa a Argentina es muy pobre. Y los argentinos observan el hecho, porque el BTU que contiene el gas no es el convenido en los contratos.

Entonces, para cumplir con el comprador, la planta debe ser apagada. Es, para decirlo en pocas palabras, un perjuicio. No debía haber sido instalada.

Un prestigioso profesional cruceño, de cuyo nombre no quiere acordarme en estos días en que el presidente Evo Morales ordena el despido de los funcionarios que hubieran tenido una pegatina del NO en sus vehículos, habiéndolo consentido o no, sostiene que la planta de Yacuiba fue un error.

Se extrae del gas que va a Argentina los líquidos que contiene, y por los que ese país paga, porque, según esta urgencia masista, es preciso acumular esos líquidos para luego, en lugar de que vayan por un tubo, puedan ser puestos en camiones cisternas para que vayan cómodamente por las excelentes carreteras del país y, favoreciendo a que algún empresario de ese partido pueda adjuntar otras cargas en los cisternas, como lo hizo José Luis Sejas. Valor agregado.

El ingeniero Guillermo Tórrez, experto en estas cosas, sostiene que el propano que produce la planta de Yacuiba no es apto para la petroquímica porque tiene un costo de producción demasiado alto.

Es decir que la planta fue instalada no por razones de interés nacional, sino porque era preciso en ese momento hacer aquella adquisición.

Los chinos no tienen la culpa. Y ni siquiera es necesario para este caso que la planta haya sido vendida por una empresa china. Son los funcionarios del gobierno del MAS los responsables de esto. Lo importante era el precio y la comisión. Si la planta sirve o no sirve es un cuento aparte.

Los cargos contra Lula da Silva en Brasil son parecidos a este caso. El “mérito” de Lula es haber puesto a Petrobrás en quiebra. ¿Cómo está YPFB? Vacaflor.obolog.com Colaboración especial para LatinPress®

   
 
 

 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies