LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
 

 

   

Humberto Vacaflor
Recuerdos del Presente y Economía de Palabras. Bolivia.

   
   
 

LatinPress. 20 /07 / 2016. Humberto Vacaflor Ganam. Bolivia.

   

Economía de palabras: Importar gas de Chile.

 

La calificadora internacional Fitch Rating acaba de sumarse a las voces de alarma sobre la caída de la producción de gas natural en Bolivia, y la posibilidad de que el país tenga que importarlo en un futuro cercano.

La calificadora dice que en 2019 comenzará a ser incierta la producción de gas debido a que no se ha hecho ningún descubrimiento desde 2004, y que los yacimientos en explotación están agotándose más rápido de lo previsto.

Esto de la posible importación de gas lo vienen diciendo dos expertos tarijeños, Carlos Darlach y Carlos Cherroni, y ahora se ha sumado a ellos Mauricio Medinacelli, quien cree que ya no es posible encontrar megacampos en Bolivia, similares a los que se agotan ahora.

Las posibilidades de importar gas son pocas. Se lo podría traer de Argentina, si ese país lograra tener excedentes, o desde Brasil, pero la posibilidad más segura sería traerlo desde Chile.

El viaje del canciller David Choquehuanca, con propósitos de verificar el funcionamiento de los puertos de Arica, Iquique y Antofagasta, podría ampliarse a los puertos de Mejillones y Quintero, donde desembarcan el gas natural licuado los metaneros que llegan de ultramar.

Desde esos dos puertos chilenos le llega el gas a Argentina, y es probable que, cuando se dé la situación crítica en Bolivia, el país tenga que pedir a Chile que le permita comprar gas natural desde Mejillones.

Para eso sería necesario habilitar las conexiones de otro de los siete gasoductos argentinos que fueron construidos para enviar gas a Chile.

Una previsión similar, o cualquier otra, debe ser tomada ahora, cuando Bolivia está a distancia de diez años de tener que importar gas natural.

Los tiempos petroleros son muy rígidos. Hacen falta entre ocho y diez años, o más, para que un campo descubierto comience a entregar su producción y llevarla a la red de ductos. El caso de Incahuasi es emblemático: han pasado doce años desde su descubrimiento y su producción de gas todavía no llega a los ductos, recuerda Darlach.

Traerlo desde Brasil sería muy costoso, aunque en ese caso se podría contar con el ducto existente. No habría que descartar ninguna posibilidad.

Cualquier descubrimiento que se haga ahora no resolvería la crisis que se prevé para 2025, el año del bicentenario.

Es la dura realidad.


Vacaflor.obolog.com Colaboración especial para LatinPress®

   
 
 

 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies