LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 7. Marzo 2011 – Septiembre 2018.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.
Panamá.

     
 

 

   

Humberto Vacaflor
Recuerdos del Presente y Economía de Palabras. Bolivia.

   
   
 

LatinPress. 13 / 9 / 2018. Humberto Vacaflor Ganam. Bolivia.

   

Economía de palabras: Argentina no quiere gas

 

Argentina acaba de anunciar que no quiere recibir mayores volúmenes de gas boliviano, y que no construirá el ducto que debía hacer posible que el volumen pase de 20 millones m3/d a 29,9 millones.


El anuncio dice que la construcción del ducto estaba repleta de irregularidades, y que los 2.300 millones de dólares programados ya no serán desembolsados: el GNOE (Gasoducto del Noroeste Argentino) quedó desahuciado.


La corrupción de los gobiernos peronistas de los esposos Kirchner es la responsable de esta decisión, dijo el ministro de Energía argentino, Javier Eguacel.


Y también el hecho de que Argentina, gracias a las políticas aplicadas por el presidente Mauricio Macri, se ha convertido en una potencia gasífera que en 2024 podrá exportar 130 millones m3/d de excedentes, seis veces más de lo que ahora recibe de Bolivia.


Para los bolivianos, la noticia significa que el segundo consumidor de gas boliviano está enterado de que Bolivia no tiene el gas suficiente para cumplir los compromisos de exportación.


Es decir que no cree las historias sobre las reservas de gas natural, historias que fueron tejidas al calor de las exigencias de la campaña electoral del presidente Evo Morales.


La historia sobre las reservas suficientes la creerán los incautos, pero los países que deberán depender del suministro del gas boliviano no parecen decididos a creerlas.


Brasil tampoco cree en las reservas bolivianas, como queda en evidencia con los anuncios de que a partir de 2019 ese país sólo comprará la mitad del gas que estuvo comprando desde 1999, que llegaba a los 30 millones m3/d.


Es que tanto Argentina como Brasil tienen empresas que operan en Bolivia y saben, mejor que las certificadoras de reservas, cuánto gas queda en los campos de producción bolivianos.


Lo malo es que todas estas decisiones de los países vecinos se anuncian cuando el gobierno boliviano acaba de hacer todo un espectáculo para decir que cuenta con reservas de gas suficientes para 14 años. Los vecinos no se las creen.


Pero además, se anuncia que, por primera vez desde 2014, la producción de gas ha caído a 54 millones m3/d, lo que es dramático si se considera que las obligaciones de enviar gas a Brasil son de 30 millones, a Argentina de 20 millones y al mercado interno 14 millones, lo que suma 64 millones.


No se puede mentir impunemente, incluso sin que haya una ley que lo prohíba.


Vacaflor.obolog.com
Colaboración especial para LatinPress®

   
 
 

 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies