LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 7. Marzo 2011 – Junio 2018.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Humberto Caspa
Estados Unidos

   
   
 

LatinPress. 29 / 6 / 2018. Humberto Caspa. Estados Unidos.

   

Sociedad disfuncional

 

Tenemos una sociedad disfuncional.  Los abusos de los grupos dominantes a los grupos subordinados y los constantes “fuetazos” de los jefes de gobierno a los más débiles son el pan de cada día.

Lo triste de todo este panorama es que la sociedad está empezando a acostumbrarse al abuso que se gesta día a día.  Los males que ocurren cotidianamente se van transformando en una normalidad enfermiza.

Lo que pasa en nuestra sociedad es como una mujer abusada verbal y físicamente por un esposo abusivo.  La mujer lamentablemente termina acostumbrándose a este tipo de tratos por miedo a las represalias o simplemente por cuestión de sobrevivencia.

Nos estamos desensibilizando y eso debe preocuparnos.  Los golpes del gobierno extremista de Trump han sido tan fuertes recientemente que los castigos pequeños ya no nos importa.   A este fenómeno desensibilizante, la gran filósofa alemana Hannah Arendt la llamó “banalidad del mal”.

El año pasado, las víctimas del acoso del gobierno y de los grupos dominantes fueron los inmigrantes documentados e indocumentados.  Después de todo, un policía con prejuicios raciales no sabe distinguir a una persona documentada de otra indocumentada si en el momento que hace una detención de tráfico lo hace en base al color de la piel de la persona.

Después, las víctimas cambiaron de color y fueron los afroamericanos quienes volvieron a sufrir la persecución irracional de la policía y los grupos racistas, los cuales han proliferado con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

No es fácil tener la tez morena en Estados Unidos.  Lamentablemente los afroamericanos son el blanco de todos los ataques que genera la derecha.  Los latinos no nos excluimos de los prejuicios que se crean en contra de ellos.  Hay veces nuestra gente es más racista que los propios europeo-estadounidenses.

Las mujeres también fueron víctimas del actual gobierno y sus bases sexistas.  A nuestra sociedad, especialmente al ordenamiento jurídico, no importa que unas mujeres se quejen por acoso, abuso o violación sexual. 

Hubo tantas demandas de mujeres en las cortes, pero las leyes pareciera que amparan a los hombres.  ¿Será que las leyes tienen genitales masculinos y no genitales femeninos?  Catherine Mackinnon, dijo una vez: “las leyes son hechas por los hombres; por consiguiente, los protege”.

Recientemente los niños se convirtieron en las últimas víctimas de este fenómeno radical.  Al gobierno y a sus bases no les importa que la separación forzada de padres e hijos creará traumas psicológicos a largo plazo en los pequeños.

Para esta gente racista, especialmente para Trump, estos niños no tienen la tez “blanca” como ellos; por eso no son bienvenidos en este país. hcletters@yahoo.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies