LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 6. Marzo 2011 – Enero 2018.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Humberto Caspa
Estados Unidos

   
   
 

LatinPress. 5 / 1 / 2018. Humberto Caspa. Estados Unidos.

   

Niño grande, niño pequeño

 

En un juego de niños, el más grande y abusivo a menudo trata de imponer sus caprichos sobre el más pequeño.  Ni el grande ni el chico prevén una resolución racional de conflictos, como normalmente lo hacen las personas adultas.


El niño grande a menudo opta por la fuerza bruta para no simplemente resolver el problema a su favor sino también descalificar y hacer a un lado al más pequeño.  Por su parte, el niño pequeño, por su tamaño y relativa debilidad física, opta por un golpe sorpresivo, un estacada brutal en la espalda para dejar sin capacidad de reacción del grande.

La forma cómo se comportan los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte es muy similar a cómo resuelven los problemas los infantes.

Tanto Donald Trump como Kim Jong Un no contemplan una opción racional para dirimir el conflicto y facilitar una salida pacífica a través del diálogo.  Los dos pretenden utilizar la fuerza bruta para interponer la voluntad del uno sobre el otro.

El líder norcoreano, el más chico de los dos, a diferencia del comportamiento típico de un niño pequeño, no busca acertar un golpe sorpresivo para dejar totalmente inmovilizado al más grande, sino que adquiere complejos de su oponente y opta por el “bullying”.

Su reciente comentario sobre su capacidad de tener control del manejo de las bombas nucleares de su país pondera este hecho:

“Estados Unidos nunca va provocar una guerra ni contra mí ni contra mi país.  Los norteamericanos deberán entender que todo su territorio está al alcance de nuestras bombas nucleares y los ‘interruptores’ están sobre mi escritorio”, dijo públicamente.

Por su parte, Donald Trump reúne todas las características de un niño grande, un personaje irracional que se remite a la fuerza bruta para resolver los problemas internacionales.  Su respuesta a través de un tweet patentiza claramente su proceder en torno al conflicto en la región asiática.

“El líder norcoreano Kim Jong Un acaba de decir que el ‘interruptor de las bombas nucleares está sobre su escritorio’.  Que alguien de su empobrecido e inservible régimen le informe que yo también tengo interruptores nucleares; el mío es más grande y poderoso que el suyo, y es operable”.

Tenemos a dos individuos obstinados en resolver un problema delicado a través de la fuerza e irracionalidad.  Un pequeño descuido puede ocasionar una guerra nuclear con terribles consecuencias para la humanidad.

Nunca es tarde para hacer a un lado a uno de las mentes infantiles del conflicto.  En noviembre de este año, los ciudadanos estadounidenses tenemos la opción de devolver el liderazgo del país a un Congreso adulto y demócrata. hcletters@yahoo.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies