LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 6. Marzo 2011 – Febrero 2018.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Humberto Caspa
Estados Unidos

   
   
 

LatinPress. 23 / 2 / 2018. Humberto Caspa. Estados Unidos.

   

Mitt Romney, no tiene espacio para el error

 

¿Qué actitud tomará Mitt Romney una vez que alcance el Senado de la República?  ¿Será uno de los críticos de Donald Trump?  O, tal vez, al igual que la mayoría de los republicanos en el Congreso, velará sus intereses e ignorará toda la vileza que se propaga desde la Casa Blanca.

Son realmente muy pocos los que dudan que Romney llegará al Senado en las elecciones de noviembre. 

A pesar de haber nacido en Detroit, el ex candidato a la presidencia es uno de los políticos más representativos del estado de Utah.

Dentro de las filas del Partido Republicano, Romney se ha hecho conocer por su conservadurismo económico; es uno de los empresarios más exitosos de Utah; estuvo al mando de los juegos olímpicos de 2002; y sobre todas las cosas, es miembro activo de la iglesia mormona, misma que es elemento indispensable para alcanzar cualquier puesto político en Utah.

En el proceso electoral de 2016, a pesar de no haber participado directamente como candidato oficial, se convirtió en un crítico acérrimo de Trump.  Lo llamó candidato “fraudulento” e “impostor”; censuró su ineptitud e inexperiencia política; vaticinó que el país emprendería una marcha hacia el pasado con un Trump en la presidencia.

Asimismo, Romney se unió al grueso de la sociedad nacional para condenar a los neonazis que marcharon en Virginia; defendió a Leigh Corfman, la mujer que fue molestada por el candidato al senado Roy Moore cuando apenas tenía 14 años; también criticó los comentarios racistas de Trump hacia las poblaciones del Continente Africano y los migrantes de América Latina.

Sin embargo, toda esa solidaridad con las mayorías del país podría irse a la borda, si, en dado momento, Romney decide copiar la postura de sus futuros correligionarios del Congreso.

Esta semana, Donald Trump lo felicitó por buscar un puesto en el Senado.  Romney expresó su gratitud a través de un tweet, pero también mostró preferencia por el “respaldo de la gente de Utah”.

La idea central de Romney es llegar primero sin crear fisuras políticas con el mandamás de la Casa Blanca, ni tampoco alienar al voto moderado-conservador, cuyo apoyo es fundamental a la hora de derrotar a Trump.

Es una línea muy delgada por la que camina Romney.  Un traspié al lado derecho lo dejaría maltrecho en las manos de Trump y sus bases racistas.  Un traspié al lado izquierdo no le permitiría ni siquiera llegar al Senado, aunque sería el camino más ético a seguir. Como en otras oportunidades cruciales en su carrera política, Romney no tiene espacio para el error. Esta vez no debe fallar. hcletters@yahoo.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies