LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 6. Marzo 2011 – Marzo 2017.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Humberto Caspa
Estados Unidos

   
   
 

LatinPress. 31 /3 / 2017. Humberto Caspa. Estados Unidos.

   

La banalidad de la mentira.

 

Una persona común y corriente, con alto sentido de ética, normalmente no miente. 


De acuerdo al Diccionario de la lengua española, la mentira “es una expresión o una manifestación contraria a lo que se sabe, se cree o se piensa”.  En el sentido más usual, la mentira se opone a la verdad.


¿Por qué las personas mienten? En base a la investigación de Sandra Farrera, psicóloga clínica y pericial, existen varias razones.  Puede ser para quedar bien, para excusarse, para obtener lo que se quiere, para dar una imagen positiva de sí mismo, para no ofender o hacer sufrir a otras personas.


También nos dice que algunas personas mienten porque no saben o no tienen el valor y la convicción de decir no.   Tienen temor al rechazo o al castigo.  Obviamente, existen personas que mienten más que otras.

Por otra parte, hay personas que hacen de la mentira un hábito, una forma de vivir, una banalidad. 


La mentira para este último grupo ya no es una parte excepcional de sus vidas, sino se convierte en un comportamiento normal.


En términos concretos, la mentira es una característica principal del corrupto, del charlatán y del demagogo. Donald Trump personifica exactamente este tipo de personas.


La mentira y Trump van pegados de la mano. Para el hombre de copete rojizo, hoy convertido en una de las personas más poderosas del mundo, la mentira es su pan de cada día, su sustento cotidiano y el hábito que, hasta ahora, le ha conducido a logros inimaginables, incluyendo su llegada a la Casa Blanca.


Lo que pretende Trump con la mentira no tiene límites.  Muy similar a lo que ocurrió con el régimen totalitario de Adolfo Hitler, la mentira logró permear el tejido de la sociedad alemana. 


El ciudadano alemán común y corriente terminó con hacerse convencer por la propaganda Nazi que los judíos no solamente eran los causantes de sus desgracias, económicas sino que eran sucios, indignos de una sociedad organizada.


Hoy, aproximadamente a tres meses de gobierno trumpista, la mentira pretende insertarse como normalidad y como una forma de vida dentro de la nuestra sociedad. 


Trump mintió descaradamente que el Presidente Barack Obama y agencias gubernamentales del Estado habían instalado mecanismos de intercepción electrónico en uno de sus edificios para escuchar sus llamadas y conversaciones.  La mentira abunda cada vez que hace uso del twitter.


Con tanta falsedad del máximo representante del país, la gente se está desensibilizando con la mentira y seguramente, como sucedió con los alemanes del periodo de Hitler, terminará aceptándola como una normalidad absoluta.


Trump y sus mentiras permean el tejido social norteamericano. hcletters@yahoo.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies