LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 5. Marzo 2011 – Febrero 2017.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Humberto Caspa
Estados Unidos

   
   
 

LatinPress. 9 /2 / 2017. Humberto Caspa. Estados Unidos.

   

Fenómeno reaccionario.

 

Donald Trump tiene razón cuando sugiere que su llegada a la Casa Blanca se debe a un movimiento de bases sociales.  Empero, el movimiento que hace referencia no es progresista, ni mucho menos incluyente y ecuánime.

Más que un movimiento, el “trumpismo” es un fenómeno reaccionario de unas bases sociales que ven con desagrado los cambios hacia adelante.

No es la primera vez que tenemos estos fenómenos reaccionarios. Hubo situaciones parecidas en el pasado.  Cada vez que la sociedad avanza dos pasos a la vanguardia, estos movimientos reaccionarios luchan para que la sociedad se detenga y de un paso hacia atrás. 

La Ilustración del Siglo XVIII produjo cambios significativos en las sociedades europeas a partir de la comprensión de hechos, fenómenos sociales, económicos y políticos a través de la razón.

En el plano político, en este periodo surgieron los Estados-nación (los países) en la forma como las conocemos actualmente.  En el plano económico, el espíritu del mercado libre de Adam Smith se impuso al mercantilismo del sistema caduco de los reinados.

En la segunda mitad del Siglo XIX, surgió otro movimiento intelectual en Europa.  Al igual que la Ilustración, este movimiento fue un detonante político que tuvo efectos significativos en Europa como también en el continente Americano.

Fue esencialmente un movimiento reaccionario a los diversos cambios sociales que se suscitaron durante el periodo revolucionario e independista de la Ilustración.

Uno de los precursores de este movimiento reaccionario fue el filósofo inglés Hebert Spencer, quien encontró en la teoría evolucionista de Charles Darwin la fuente y la cuna de sus estudios socio-económicos.

Spencer propuso que la población blanca del Occidente de Europa produjo enormes descubrimientos en el mundo debido a los atributos naturales de su especie y, especialmente, porque fueron ellos los que evolucionaron –y no las poblaciones de otras regiones— a través del tiempo.

Los hallazgos de Spencer tuvieron aceptación alrededor del mundo, principalmente en aquellas regiones donde los grupos minoritarios nacionales y étnicos empezaban a tener afluencia en sociedades dominantes por la cultura Occidental.

En Europa, particularmente, en Alemania, los estudios racistas de Spencer fueron uno de los tantos elementos que motivaron al régimen racista de Adolfo Hitler.

Hoy, en pleno Siglo XXI estamos en el centro de un fenómeno reaccionario.  Trump es producto de aquellos que predican la desigualdad de género, el aislacionismo, el machismo, el sexismo, etc.

Como Spencer, la academia universitaria de hoy tiene muchos intelectuales reaccionarios que legitiman, a través de sus escritos, el advenimiento de políticos demagogos como Trump.

Al final, sin embargo, estos movimientos reaccionarios normalmente terminan perdiendo debido a que el mundo siempre se dirige hacia adelante.  hcletters@yahoo.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies